ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial.

14/01/2022 · Valor del arte y la historia de los animales.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que los perros en los conflictos han sido de gran ayuda en el campo de batalla, los gatos han tenido un gran protagonismo en muchísimas embarcaciones.

Los denominados gatos de navío o de embarcaciones como parte de la tripulación.

Desde los antiguos egipcios, quienes hicieron uso de los felinos para atrapar pájaros a lo largo de las orillas del Nilo.

Más tarde llegaría el uso más común a bordo de barcos comerciales con el fin de combatir roedores.

Las ratas y los ratones a bordo de un barco pueden causar daños de todo tipo: a la propia tecnología de la embarcación, a la comida, daños económicos en la mercancía, fuentes de enfermedades.

Por tanto se piensa que precisamente esta actividad fue una de las razones de la la propagación de los gatos en todo el mundo, llegando a prácticamente todos los rincones del planeta, o al menos hasta donde llegaban las rutas comerciales navieras.

Además hay que sumarle que a lo largo de la historia el propio animal ha sido considerado un dios en diferentes culturas, una reputación que iba acompañada de aptitudes propias de deidades, animales mágicos que se creía que podrían mantener protegido a las embarcaciones ante el mal tiempo.

Así que el concepto fue pasando de cultura en cultura, de siglo a siglo, como característica común.

Primero y por el comercio, pero más tarde en la propia exploración del hombre y finalmente también en los conflictos bélicos, en el interior de los buques de guerra.

La capacidad natural de los gatos para adaptarse al nuevo entorno los hacía únicos para este tipo de servicios en los barcos.

En esos largos períodos en la mar los gatos también ofrecían compañía y sensación de hogar o incluso camaradería entre los marineros, especialmente en los extensos tiempos de guerra.

Y aunque han existido un pequeño reducto de grandes gatos de navío a los que la historia les tiene guardado un lugar especial.

De todos ellos sobresale la leyenda de Oscar el gato.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 1

Todo comenzaría en la Segunda Guerra Mundial.

Oscar no era Oscar al principio, era simplemente un gato negro y blanco que comenzó su “carrera” como felino de navíos en la flota del régimen nazi, la Kriegsmarine (Marina de guerra en alemán).

Estamos ante la armada del III Reich entre 1935 y 1945.

Estos navíos no sólo formaron parte de la Segunda Guerra Mundial, también participaron en la Guerra Civil española y tendrían a Hitler como comandante en jefe, quién ejerció su autoridad a través del Oberkommando der Marine (Alto Mando de la Marina).

En el caso de Oscar, su aventura comenzaría en el Bismarck, uno de los dos acorazados de la clase Bismarck de la marina de guerra alemana (Kriegsmarine).

Una inmensidad que junto a su gemelo Tirpitz fue el acorazado más grande jamás construido por el ejército nazi.

El acorazado fue lanzado el 14 de febrero de 1939 con Oscar en su interior.

Medía 241 metros de longitud y pesaba 41.700 toneladas.

El dueño de Oscar formaba parte de la marina en el acorazado, razón por la que incluyó al felino para que pudiera ayudar en labores de control de roedores.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 2

Bismarck solo estuvo en servicio ocho meses y participó en una única operación ofensiva en mayo de 1941.

Obviamente el gato no sabía donde se estaba metiendo, pero se encontraba en el interior del barco que entraría de lleno en la conocida como la batalla del Estrecho de Dinamarca, un conflicto en altamar donde el acorazado hundió el orgullo de la Royal Navy británica, el crucero de batalla HMS Hood y dejó seriamente dañado al acorazado HMS Prince of Wales.

Esta batalla también desencadenó serios daños en el navío, principalmente por el impacto de tres proyectiles por los que sufrió una importante pérdida de combustible en un tanque dañado.

Dos días después y tras una intensa búsqueda por parte de los británicos, el Bismarck fue atacado por aviones torpederos que destrozaron los timones, dejando el barco inmanejable.

El gato blanco y negro había pertenecido a un desconocido miembro de la tripulación del acorazado alemán Bismarck.

Estaba a bordo del barco el 18 de mayo de 1941 cuando zarpó para participar en la Operación Rheinübung, su primera y única misión.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 3

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 4

Acorazado Bismarck.

El Bismarck fue hundido después de una feroz batalla naval el 27 de mayo, de la que solo 118 miembros de su tripulación de más de 2.200 hombres habían sobrevivido. Horas más tarde, Oskar fue encontrado flotando en un tablero que flotaba en el agua y fue recogido: el único sobreviviente (junto a otros 114) en ser rescatado por el destructor británico HMS Cossack.

Sin saber cuál sería su nombre en el Bismarck, la tripulación del HMS Cossack llamó a su nueva mascota "Sam".

El gato sirvió a bordo del HMS Cossack en los siguientes meses a medida que el barco llevaba a cabo tareas de escolta de convoyes en el Mediterráneo y en el Atlántico norte.

El 24 de octubre de 1941, el Cossack escoltaba un convoy de Gibraltar al Reino Unido cuando fue severamente dañado por un torpedo disparado por el submarino alemán U-563.

La tripulación fue transferida al destructor HMS Legion, y se hizo un intento para remolcar al Cossack para volver a Gibraltar, pero el empeoramiento de las condiciones climáticas hizo imposible la tarea y tuvo que ser abandonado.

El 27 de octubre, el Cossack se hundió al oeste de Gibraltar.

La explosión inicial había arrancado un tercio de la sección delantera de la nave y producido 159 bajas en la tripulación, pero Oscar había sobrevivido a esto también y fue llevado a la orilla en la costa de Gibraltar.

Quizá porque la situación le era familiar, quizá la fortuna una vez más, el caso es que Oscar acaba una vez más aferrado a un pedazo del destructor flotante.

En este caso nadie le rescata, la marea lleva a Oscar a orillas de Gibraltar.

Una vez en tierra, los ingleses que formaron parte del acorazado se percatan de que se trata efectivamente de Oscar, no dan crédito que sea el mismo gato que fue rescatado del hundimiento del navío alemán y ahora del propio navío de los aliados.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 5

HMS Cossack.

Es en este momento de la historia cuando los británicos nombran a este héroe de guerra el “insumergible Sam”.

Apodado "Unsinkable Sam" (Insumergible Sam), el gato fue transferido al portaaviones HMS Ark Royal que casualmente había participado en la destrucción de Bismarck.

Sam no encontraría más suerte allí, y cuándo volvía de Malta el 14 de noviembre de 1941, este barco también fue torpedeado, esta vez por el U-81.

También hubo intentos para remolcar al Ark Royal a Gibraltar, pero una imparable vía de agua hizo la tarea inútil.

El portaaviones se dió la vuelta y se hundió a 30 millas de Gibraltar.

La lentitud con la que se hundió el barco hizo posible salvar a todos los tripulantes excepto uno.

Los supervivientes, incluyendo Sam, quién había sido encontrado aferrándose a una tabla de una lancha, y descrito como "enojado pero ileso", fue transferido al HMS Lightning y al mismo HMS Legion qué había rescatado la tripulación de Cossack.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 6

HMS Ark Royal.

El Legion sería a su vez hundido en 1942 y el Lightning en 1943.

La pérdida del Ark Royal justificó el fin de la carrera en la armada de Sam y fue transferido primero a las oficinas del Gobernador en Gibraltar y después devuelto al Reino Unido, donde pasó el resto de la guerra en la casa de un marinero en Belfast.

Sam murió en 1955.

Sam el Insumergible, el gato que sobrevivió a tres hundimientos de buques en la Segunda Guerra Mundial. - Imagen 7

Un retrato de Sam ("Oscar, the Bismarck's Cat" ) por la artista Georgina Shaw-Baker está en el Museo Marítimo Nacional, Greenwich.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.