ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

Todo lo mejor para la raza afgano.

24/03/2021 · Perros

Todo lo mejor para la raza afgano.

ÍNDICE:

1.- ORIGEN.

2.- CARACTERÍSTICAS.

3.- COMPORTAMIENTO Y PERSONALIDAD.

4.- NUTRICIÓN.

5.- CUIDADOS

1.- ORIGEN:

El origen del galgo afgano es antiquísimo, con los primeros registros aproximadamente en el año 1000 a. C., en la zona donde se encuentra actualmente Afganistán.

Fue utilizado como perro de caza.

Esta raza llegó a Inglaterra en 1920 y no tardó en triunfar, siendo reconocida por el club británico Kennel sólo seis años después.

En el año 1880, cuando finalizó la guerra entre afganos y británicos, los oficiales del ejército británico se llevaron a casa algunos de estos canes, cuyas características como perros de caza en las duras condiciones de las montañas afganas, habían llamado su atención.

En Europa, el galgo afgano ha mantenido su actividad natural como perro pastor y de caza, tarea que ya hacía en su tierra de origen.

También, gracias a su elegante aspecto, agilidad y velocidad, se ha convertido en perro de compañía y de carreras.

En un principio, el lebrel afgano era empleado para perseguir presas de todo tipo, que se encontraban en las montañas de Afganistán, tales como liebres, zorros, gacelas, chacales, lobos, venados, e incluso, leopardos.

Otra función del lebrel afgano era la vigilancia de los campamentos de las tribus nómadas y el ganado, funciones que, junto con las relacionadas con la caza, dieron a esta raza una popularidad enorme entre los nómadas de Afganistán, incluso reservaban un día de festividad dedicada al lebrel afgano, en el que los engalanaban con collares de flores.

Se ha intentado utilizar la raza en Europa para carreras de galgos, pero nunca se ha conseguido.

El problema viene dado por el hecho de que los lebreles afganos son demasiado inteligentes para este tipo de carreras, y no persiguen a la liebre mecánica como lo haría un galgo cualquiera, sino que planifica una verdadera estrategia de caza para capturar a la liebre: atraviesan el área central de la pista de carreras y se lanzan sobre ellas cuando al girar el peluche se acerca hacia el lebrel afgano.

Conocido en España como galgo su origen se sitúa probablemente en Afganistán y se sospecha que llego allí proveniente de la actual Irán, es en la zona de Asía donde presenta un pelaje más visible debido a la climatología con la que convive.

Es un perro que necesita cuidados muy especiales debido a su pelo largo y vistoso.

El Galgo es originariamente un perro de caza, por su constitución física y su morfología puede alcanzar una gran velocidad, por ello en algunas culturas se le utiliza para la participación en carreras.

El Lebrel no destaca por su visible sociabilidad con los humanos, lo cual puede hacernos creer que no está a gusto con nosotros.

Todo lo contrario, aunque es un perro poco afectuoso e independiente, si le gusta convivir con humanos y no le gustará estar solo.

Un galgo no es un perro faldero aunque si fiel y noble.

Todo lo mejor para la raza afgano. - Imagen 1

2.- CARACTERÍSTICAS:

Para los machos, la altura a la cruz se encuentra entre 68 y 74 centímetros.

Para las hembras, la altura a la cruz se encuentra entre 63 y 69 centímetros.

El estándar de la Federación Cinológica Internacional no especifica un peso para esta raza, pero los afganos suelen pesar entre 26 y 34 kilogramos.

Su principal característica física es el pelo largo, además de su cabeza larga y su cola terminada en anillo.

El pelaje es largo y muy fino en gran parte del cuerpo, formando un mechón distintivo desde la frente hasta la parte posterior de la cabeza.

Es corto en la cara y desde los hombros hasta la parte posterior del dorso.

Se admiten todos los colores para esta raza de perros.

El lebrel afgano es un perro fuerte y ligero, de apariencia sólida y noble.

Alto y elegante, noble y valiente, inteligente y leal, el afgano es un perro majestuoso.

Incluso ha habido quien lo ha descrito como “el rey de los perros”.

La cabeza refinada de este lebrel es alargada, aunque no muy delgada, y guarda una buena proporción con el cuerpo.

Aloja unos ojos casi triangulares de expresión majestuosa y distante.

A los costados de la cabeza, y bien atrás, se sitúan las orejas cubiertas de pelo largo y sedoso, que contribuyen a la apariencia elegante y noble de este perro.

Un cuello largo y fuerte sostiene el porte majestuoso de la cabeza del afgano.

El hocico alargado del lebrel afgano tiene poderosas mandíbulas cuyos dientes cierran en tijera.

Gracias a esta poderosa mordida, el afgano es uno de los mejores perros cazadores del mundo.

El cuerpo fuerte y poderoso del lebrel afgano presenta una espalda recta y de longitud moderada.

El lomo recto y relativamente corto, se continúa con una grupa ligeramente caída.

Los huesos de la cadera muy prominentes, están bien separados entre sí.

El pecho profundo de este lebrel presenta costillas moderadamente arqueadas.

La cola del lebrel afgano es típica de la raza. Es de inserción baja y forma un anillo distintivo en su extremo. Además está cubierta de pelos que le dan la apariencia de una pluma delgada.

En razas de perros grandes como este es muy importante un aporte extra para reforzar los cartílagos ya que tienen tendencia a desgastarse más que otras razas, Hyaloral es un producto en cómodos comprimidos masticables que le ayudará a proteger su cuerpo contra posibles lesiones.

Tamaño:


Rango de peso:

Machos: 23 - 27 kg

Hembras: 23 - 27 kg

Altura a la cruz:


Machos: 68 cm

Hembras: 63 cm.

Dolicocefálico (cara alargada), orejas caídas (de forma natural).

Expectativas:


Nivel de energía: medio


Esperanza de vida: 12 - 14 años

Tendencia a babear: baja

Tendencia a roncar: baja

Tendencia a ladrar: baja

Tendencia a excavar: baja

Necesidad de atención/Socialización: baja

Criado para:


Coursing y caza

Pelo:

Longitud: largo

Características: sedoso

Colores: cualquier color excepto con motas

Necesidad de aseo general: alta

Reconocimiento de clubes:


Real Sociedad Canina de España (RSCE): Lebreles

United Kennel Club (UKC): Sighthounds and Pariahs.

El macho mide aproximadamente 70 cm y la hembra puede ser ligeramente más baja y suelen pesar entre 23 y 27 kg.

Todo lo mejor para la raza afgano. - Imagen 2

3.- COMPORTAMIENTO Y PERSONALIDAD:

El afgano tiene un aspecto majestuoso debido a su porte orgulloso y pelo largo y sedoso.

Esta raza tiene un perfil característico:

  • Un cuello fuerte y arqueado.
  • Caderas marcadas.
  • Extremidades grandes.
  • Curva aparentemente exagerada en las rodillas.
  • Cola acabada en forma de anillo.
  • La cabeza y el hocico son alargados, estrechos y refinados, con una curva ligeramente convexa en el hocico.
  • Las orejas son largas y están cubiertas de pelo aún más largo.
  • La coronilla, miembros anteriores, pecho, ijares, miembros posteriores y patas están densamente cubiertos de pelo largo, fino y sedoso.
  • El pelo de la cara y espalda, o montura, es corto y brillante.
  • Los colores de pelo más habituales son negro, negro y pardo, rojo, crema, azul, atigrado, dominó y blanco.

El lebrel afgano también puede presentarse en una gran variedad de tonos, y los cremas y rojos suelen tener, aunque no siempre, máscaras negras.

Los cachorros no se parecen a los adultos de pelo largo, tienen pelos rizados en las mejillas, conocidos como "bigotes de mono", y sobre la espalda.

El pelo corto y tupido de los cachorros empieza a caer aproximadamente al año de vida, dejando paso al pelo de adulto brillante que se va alargando a un ritmo constante.

En movimiento, tiene un aspecto llamativo gracias a sus andares elásticos y poderosos.

El Lebrel Afgano es un perro muy independiente, un poco desconfiado y distante.

Aprecia la compañía de los dueños y no tolera bien la soledad, es leal y afectuoso, pero no suele demostrar abiertamente afecto hacia la gente.

El afgano no es la mejor mascota para familias con niños pequeños, ya que debido a su personalidad sensible, no tolera bien que se le moleste, pudiendo dar lugar a agresiones puntuales, debido a la ansiedad y al estrés provocado.

Sin embargo, puede llevarse muy bien con niños más grandes, 10 años o más, que sean considerados con las mascotas.

Toda esta independencia hace que el Galgo Afgano sea una raza especial y no una mascota normal y corriente.

Esto no quiere decir que no sean buenos compañeros para el propietario que no esté pensando en presentarlos en los certámenes de belleza, lo único que significa es que no son, necesariamente, el tipo de perro que encaja en todos los hogares.

Para apreciar a estos perros es esencial comprenderles.

Es necesario pensar como un Galgo Afgano para poder ver el mundo como lo ven ellos.

No son perros falderos, son amigos con un fuerte compromiso.

Tienen también mucha fuerza y arrojo.

Durante mucho tiempo fue considerado como un perro poco obediente y difícil de entrenar, pero con la evolución de los métodos de adiestramiento de perros se ha visto que el lebrel afgano puede ser entrenado con facilidad si es tratado de buena manera.

Los mejores métodos para entrenar a este perro son los métodos de adiestramiento en positivo, como el adiestramiento con clicker.

A pesar de que el Galgo Afgano es una muy inteligente, esta inteligencia no se muestra con el aprendizaje de trucos ni con ninguna forma de adiestramiento.

Los Galgos Afganos son autodidactas, lo que quiere decir que no suelen copiar el comportamiento de otros perros, sino que crean el suyo propio.

Fiel a su origen como cazador ha sido criado para reaccionar con rapidez.

Es un perro independiente y con fuerte carácter, además de distante y seguro de sí mismo.

En un compendio de contradicciones, el lebrel afgano se ha descrito como extremadamente valiente pero tal vez tímido, nervioso pero a veces tranquilo y holgazán, solemne pero cómico.

La imagen del afgano va desde cariñoso hasta sumamente distante, y estos perros pueden mostrarse muy recelosos frente a los extraños.

Si no se lo socializa adecuadamente, el Afgano tiene tendencia a desarrollar un carácter salvaje.

En cuanto al carácter, el lebrel afgano es dulce y cariñoso, muy tranquilo y reservado, pero muestra toda su nobleza con actitudes a veces un poco “orgullosas”.

Por ejemplo, no responde a las órdenes y esto podría hacer pensar que es un perro poco inteligente, todo lo contrario: el lebrel afgano solo es muy sofisticado, simplemente decide hacer lo que quiere y cuando quiere.

Incluso con otras personas puede parecer presumido, porque generalmente los considera pequeños, y muestra un comportamiento que casi podría recordar al de un gato, un poco “esnob”.

En algunos casos, si un extraño intenta darle una orden un poco fuerte, también podría responder con un gruñido. Pero con el dueño, el perro afgano desarrolla una relación de amor muy cercana, verdadera, y siempre dispuesto a hacer cualquier cosa por él.

Con lo que respecta la convivencia, hay que tener mucho cuidado en su relación con otras mascotas, ya que no es un perro “fácil”, por ejemplo con los gatos, donde su instinto cazador podría predominar.

En cambio con su amigo humano, el lebrel afgano estará siempre en busca de dar largos paseos con él, es un perro que tiene un carácter muy alegre, y cuenta con excelentes cualidades que deben ser estimuladas y acompañadas.

Es un perro que requiere mucho mantenimiento por distintos motivos.

Aunque son sumamente inteligentes, los afganos pueden ser difíciles de adiestrar por su tozudez.

Son extremadamente sensibles a las correcciones duras, que a menudo provocan el rechazo a obedecer.

Responden mejor a una orientación amable y una disciplina firme.

Aunque pueden ser buenos perros para pisos y pueden llegar a "aplatanarse", por lo que necesitan mucho ejercicio para luchar contra el aburrimiento y comportamientos destructivos como el mordisqueo.

Como mínimo, los afganos deben pasear entre kilómetro y medio y tres kilómetros al día, y es fundamental que cuenten con un patio vallado para correr.

Esta raza es famosa por ignorar las llamadas o los ruegos, y por otro lado es una raza muy propensa a ser atropellada, por ello, nunca deben deambular sin supervisión, ya que su instinto depredador puede convertirlos en una amenaza para las mascotas del vecindario.

Con un adiestramiento adecuado y la vigilancia de su propietario, los afganos pueden ser compatibles tanto con los niños como con otras mascotas.

Los afganos son extremadamente delgados bajo sus gruesos pelajes, y comen mucho menos de lo que cabría pensar por su tamaño.

Rasgos característicos que Glu Glu Pet te indica sobre esta raza a tener en cuenta:

  • Perro apto para dueños con algo de experiencia.
  • Se requiere un adiestramiento extra.
  • Le gustan los paseos activos.
  • Le gusta pasear más de dos horas al día.
  • Perro grande.
  • Requiere aseo diario.
  • Raza no hipoalergénica.
  • Perro expresivo y ladrador.
  • No es un perro guardián.
  • Puede necesitar entrenamiento para vivir con otras mascotas.
  • Puede necesitar entrenamiento para vivir con niños.

A menudo se muestra distante con los desconocidos, por lo que es imprescindible la socialización para este regio perro, al igual que un adiestramiento para cachorros, sobre todo para que aprenda a responder a la llamada del dueño.

No mostrará ninguna reserva con su familia y las personas a las que conoce.

Es extraordinariamente leal y cariñoso.

El afgano está hecho para correr y su momento más feliz es cuando corre a toda velocidad con el viento acariciándole el pelaje detrás de una pelota o una ardilla a la que ha descubierto.

El carácter del perro Afgano, como buen sabueso, es el de un perro "digno", valiente, afectuoso, enérgico, muy leal y también sensible.

Es un perro de una sola persona o como mucho del núcleo de la familia y suelen ser perros desconfiados con los desconocidos, no busques un recibimiento efusivo de un Afgano en cualquier caso, aunque sin llegar a ser perros agresivos.

Tampoco se le puede considerar un perro muy ladrador, lo que le hace un perro no muy apto para guardar la casa aunque sí un perro más silencioso.

Un perro Afgano necesita de un alto grado de actividad y juego.

No es el compañero más adecuado para vivir en espacios reducidos, pues necesita de espacio para poder correr y husmear libremente.

Aunque tranquilo en el interior, al Afgano no se le debe dejar sin supervisión durante largos períodos de tiempo así como tampoco se le de be de privar de ejercicio de carrera alguno, ya que se aburre fácilmente y luego puede convertirse en un peludete gravemente destructivo

Es un perro muy independiente lo que puede hacerse algo más difícil su educación, aunque esto no evita que se le pueda educar con eficiencia para hacer del Afgano un perro equilibrado y un buen compañero con ciertas dosis de paciencia.

No es conveniente un trato rudo o brusco a este perro por su sensibilidad y brío.

Un trato brusco puede hacer que un Afgano se vuelva retraído, por lo que un trato amable y suave, con bondad y paciencia funciona mucho mejor en este tipo de raza.

El dueño ideal de un lebrel afgano debe estar listo para dedicar mucho tiempo a su mascota, ya sea porque su pelaje necesita un mantenimiento constante, o porque como es un perro aristocrático, el lebrel afgano no tolera que se le ignore o que no se le tome en cuenta; de lo contrario, puede desarrollar actitudes particularmente obstinadas y comenzar a sentirse como el líder de la manada.

Si el dueño sabe cómo dedicar tiempo a su amigo de cuatro patas, corresponderá con mucho amor y afecto (aunque, desafortunadamente, esto no siempre significa obediencia…).

Sin embargo, es una raza sensible y debe ser tratada como tal, colmando sus necesidades.

Todo lo mejor para la raza afgano. - Imagen 3

4.- NUTRICIÓN:

Los perros de razas grandes requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño.

El afgano es propenso a sufrir distensión del estómago y otros problemas estomacales; unas comidas más reducidas y frecuentes podrían minimizar el riesgo.

El Lebrel Afgano se puede considerar una raza de perro grande y por tanto debe ser alimentado con las cantidades recomendadas de alimento para su talla, edad y también según su actividad física diaria.

Si se le dan galletitas o cualquier otro alimento bueno para él fuera de lo que es su dieta, las tomas deberán de ser de menor cantidad para así evitar el sobrepeso u otros problemas relacionados con el aparato digestivo.

Los perros, aunque no te lo creas, también se aburren de comer siempre lo mismo, aparte de que su sistema digestivo se acopla a lo que siempre come por eso es bueno una variedad en la dieta del perro de vez en cuando.

Compaginar dieta de pienso seco, que es el preferido del Afgano, con alimentos o piensos húmedos o deshidratados, eso sí, siempre hacerlo en distintas tomas cada tipo de pienso o alimento y con las cantidades recomendadas de cada clase de alimento para perros.

Dado que tiene un pelaje muy denso y sedoso, una fuente de aceites esenciales dada por un tipo de alimentación como el Omega3 puede ser un alimento muy conveniente, como el alimento de salmón podrá satisfacer todas las necesidades del Lebrel Afgano, además de ayudar a mantener su pelaje brillante y sedoso así como cuidar sus articulaciones y huesos en perfecto estado.

En Glu Glu Pet te recomendamos los siguientes:

5.- CUIDADOS:

El glamuroso pelaje, largo y sedoso, tiene un precio: resulta muy laborioso mantenerlo en perfectas condiciones.

Recomendamos cepillarlo a diario para evitar enredos y nudos, y necesitará baños regulares para mantenerlo limpio.

Es especialmente importante cepillarlo bien cuando pierde el pelaje de cachorro para evitar que el pelo nuevo se enrede con el antiguo, lo que le causaría molestias.

El Afgano es un perro que necesita de varios cuidados regulares, dado su pelo largo, su baja tolerancia al dolor y su morfología general, por lo que seguro que pasarás mucho tiempo con él y más si eres de los que suelen participar en exposiciones o competiciones para mostrar a tu mascota.

El pelaje del perro Afgano debe estar mantenido al menos en 2 o 3 veces por semana.

El espectacular pelaje de un Afgano merece estar siempre radiante.

El cepillado se hace imprescindible para mantener el pelaje de tu Afgano en perfectas condiciones.

Acostúmbralo al cepillado desde cachorro pues así con el tiempo será menos tedioso.

El corte de pelo y arreglos varios supone una gran dosis de técnica y quizá sea mejor que lo haga un peluquero canino para una mejor apariencia y mejor conservación del pelaje.

El cuidado del pelaje requiere más tiempo que para otras razas.

En Glu Glu Pet te recomendamos para su pelaje:

Baño del Afgano.

Es necesario bañar al afgano con mayor regularidad que a otros perros y el cepillado frecuente es obligatorio.

Algunos expertos recomiendan cepillar el manto del lebrel afgano solamente cuando se baña al perro porque el pelo húmedo se daña menos con el cepillado.

Esto puede ser un problema, ya que el afgano pierde pelo de forma regular.

De ser posible, un peluquero canino debería hacerse cargo del cuidado del pelo de este lebrel.

La frecuencia de los baños no es tan importante si el perro es una mascota, pero puede ser de gran importancia si el perro es de exposición.

En cualquiera de los casos, debe tomarse en cuenta la salud del perro antes que la estética.

El aseo habitual es fundamental para mantener su pelo, necesitan baños y cepillados semanales para eliminar el pelo muerto y evitar los enredos y nudos a los que tan propensos son.

Los afganos adultos mudan el pelo en primavera y otoño, así como tras una enfermedad; las perras no esterilizadas mudan el pelo en cada cambio de estación.

El mantenimiento del pelo del Lebrel Afgano es exigente, necesita tres sesiones de cepillado a la semana y un baño mensual.

Productos recomendados por Glu Glu Pet para el baño de tu afgano:

Revisa las orejas, ojos y oídos de tu Afgano.


Todas las razas con orejas colgantes tienden a tener problemas con las infecciones del oído, por lo que es conveniente revisarle las orejas al peludo al menos semanalmente para prevenir trastornos o infecciones del oído.

Con una bolita de algodón humedecida con líquidos específicos para esta higiene que te pueda procurar o indicar tu veterinario podrás limpiarle las orejas y oídos.

Productos recomendados por Glu Glu Pet para el aseo de oidos, ojos y orejas de tu afgano:

El cuidado dental.


El cepillado de dientes en el Afgano es importante mínimo 2 o 3 veces por semana para evitarle problemas en las encías y así poder quitarle el sarro y mitigar el mal olor de boca.

También te pueden ayudar a complementar dicha limpieza, siendo algo agradable y de calidad que le aportará un buen momentazo a tu mascotas, algunas galletas para perros para tener dientes más limpios.

En Glu Glu Pet te recomendamos:

El cuidado de sus uñas.


Otro de los rituales de higiene a un perro es el cortarle las uñas, más que otra cosa para que no se sienta muy incómodo y por el bien de tus muebles y suelo, si es que tienes suelo de madera tipo parquét o tarima.

Con una o dos veces al mes es suficiente.

Mientras se asea al perro puedes ir observando si tiene heridas, llagas u otros posibles problemas en los ojos, orejas o rabo.

Es importante esta exploración para prevenir problemas potenciales o detectarlos para un rápido tratamiento, debajo de tanta capa de pelo se pueden esconder problemas que no se ven a simple vista.

Si pasa en parcela la mayor parte del tiempo, con espacio para correr y jugar, es mucho mejor, no es un perro de espacios reducidos ni de estar encerrado en casa mucho tiempo.

Eso sí, ten una valla alta y procura que todo el sitio donde esté cerrado bien, porque el Afgano es un perro experto escapista, dada su independencia y seguro que alguna fuga te prepara.

La educación del Afgano, como la de cualquier perro, mejor realizarse desde cachorro.

El Afgano puede llegar a ser algo tozudo en algunos momentos y teniendo tanto sentido de independencia puede hacerse un poco complicada su educación, por eso es mejor empezar lo antes posible para que se vaya acostumbrando y llegar a mitigar ese carácter en el futuro, cuando se haga adulto y tener un perro lo más equilibrado posible.

En Glu Glu Pet te recomendamos:

Todo lo mejor para la raza afgano. - Imagen 4

6.- SALUD:

El Afgano se adapta bien a vivir en el interior del hogar siempre y cuando se le saque a pasear, como mínimo, una hora. También es un perro que necesita mucho tiempo de vida social, sino se puede volver reservado e introvertido.

Aunque el lebrel afgano puede vivir tanto adentro como afuera de la casa, se sentirá mucho mejor si se le permite dormir adentro, junto con los suyos.

A pesar de esto, la raza necesita mucho ejercicio y no se adapta a vivir en un departamento.

Es necesario contar con un jardín grande y cerrado para permitirle al afgano correr todo lo que necesita.

El lebrel afgano es, normalmente, un perro resistente a enfermedades hereditarias.

Al ser una raza de perros cazadores muy antiguos, la selección ha jugado un papel muy importante al reducir los problemas genéticos de esta raza.

A pesar de ello hay algunos problemas que pueden afectarlos:

  • Malformación de la articulación del codo.
  • Displasia de cadera.
  • Entropión.

Es muy sensible a los preparados químicos:

  • Antiparasitarios externos.
  • A la anestesia.
  • A los tranquilizantes.
  • A la cortisona.

Por lo general los Afganos son perros bastante saludables, pero cada raza es propensa a distintas enfermedades y pueden tener ciertas condiciones de salud predispuestas por raza, por lo que si tienes o quieres tener un Afgano es bueno que sepas.

Si se pretende tener a un Lebrel Afgano como compañero siempre será mejor que se acuda a un criador con cierta reputación y que cuente con diferentes certificados de salud como referidos a la displasia, bien de cadera, bien de codo, el hipotiroidismo o enfermedad de von Willebrand, certificaciones de salud ocular o sobre la trombopatía, por poner algunos ejemplos.

Hay ciertas enfermedades o trastornos a tener en cuenta en esta raza:

  • Alergias: Suelen ser muy típicas en los afganos con síntomas como los estornudos, letargo, secreciones nasales y en los ojos y pérdida de pelaje. Si se observa en el Afgano alguno de estos síntomas no dudes en ir al veterinario para un exámen y posterior tratamiento.
  • El cáncer canino: Especial atención a aquellas llagas o golpes que no sanan.
  • Cataratas tempranas: Una de las enfermedades oculares más comunes en toda raza de perro a la que un Afgano está predispuesto a tener en edades tempranas.
  • Hipotiroidismo: Este trastorno de las glándulas tiroides suele tener unos síntomas que van desde;
    • Las infecciones de oídos.
    • Infecciones de piel de tipo bacteriano.
    • Pérdida de pelaje.
    • Depresión.
    • Letargo.

El veterinario después de su análisis y diagnosticado el problema dará las pautas de dieta alimentaria, seguramente limitada o restrictiva de hidratos de carbono como un alimento para perros natural y medicación.

El Lebrel Afgano se puede considerar una raza de perro grande y por tanto debe ser alimentado con las cantidades recomendadas de alimento para su talla, edad y también según su actividad física diaria.

Todo lo mejor para la raza afgano. - Imagen 5

Dado que tiene un pelaje muy denso y sedoso, una fuente de aceites esenciales dada por un tipo de alimentación natural casera de calidad y sin ingredientes artificiales, como el Omega3 puede ser un alimento muy conveniente, como el alimento deshidratado de salmón podrá satisfacer todas las necesidades del Lebrel Afgano, además de ayudar a mantener su pelaje brillante y sedoso así como cuidar sus articulaciones y huesos en perfecto estado. ¡Lo mejor para un corredor nato como el Afgano!

Los de raza pura viven en promedio 12 años, que es el estándar para perros de razas grandes. Es una raza saludable, pero comparte con los otros galgos una sensibilidad particular para la anestesia (debido a un porcentaje muy bajo de grasa corporal) y sobre todo, una cierta predisposición a las alergias.

Sus largas orejas llenas de piel a menudo pueden terminar en la boca y es por esta razón que no es raro ver a los dueños cubriendo la cabeza de sus perros con una capucha para evitar este inconveniente.

Entre otras enfermedades que pueden afectar a un lebrel afgano con más frecuencia que a otros perros, es el quilotórax, o la presencia de líquido linfático en la cavidad pleural.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.