ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

La familia de los cíclidos en tu acuario

22/02/2021 · Acuariofilia

La familia de los cíclidos en tu acuario

ORÍGEN:

Los cíclidos (Cichlidae) son una familia de peces del orden de los Cichliformes de la clase peces óseos.

Son una familia de gran éxito evolutivo, mayormente de agua dulce, y son muy atractivos para la acuariofilia pues son de los peces más solicitados por expertos en esta práctica.

Cada año se encuentran numerosas especies nuevas y muchas aún no descritas. El número real de especies en esta familia no está claro, debido a estimados que varían de 1300 a 3000 especies, las cuales poseen gran diversidad de formas y características únicas, que hacen de esta una de las familias más grandes de vertebrados. La mayoría de las especies de esta familia tiene un promedio de vida de 10 a 20 años.

Muchos cíclidos, en particular la tilapia, son importantes en el comercio de alimentos, mientras que otros, como los ángeles, los discos y los óscares, son muy valorados en el comercio de la acuariofilia.

Esta familia es también la familia de vertebrados con más especies en peligro de extinción, muchas de las cuales se encuentran en el grupo de Haplochromis.

Los cíclidos, aparte de ser muy importantes para el comercio y la economía, lo son también para el estudio de la evolución de especies en la ciencia, porque han evolucionado muy rápidamente un gran número de especies muy relacionadas, pero con características morfológicas muy diversas dentro de los grandes lagos de África (Malaui, Tanganica, Victoria y Eduardo).

Muchos cíclidos que han sido accidental o deliberadamente distribuidos en libertad en las aguas fuera de su área natural, se han convertido en especies dañinas; por ejemplo, la tilapia en el sur de los Estados Unidos. Esto es debido a su gran adaptación a casi cualquier ecosistema, y por su territorialidad. Esto provoca que los cíclidos se coman, molesten o dejen sin alimento a los demás habitantes; por lo tanto, se altera el ecosistema, lo cual es muy perjudicial.

INDICE:

1.- COMPORTAMIENTO.

2.- CARACTERÍSTICAS.

3.- CLASIFICACIÓN.

4.- NUTRICIÓN.

5.- REPRODUCCIÓN.

6.- CUIDADOS.

7.- SALUD.

1.- COMPORTAMIENTO:

La gran mayoría de las especies de peces cíclidos se consideran territoriales y agresivas. Por lo general, estas pueden atacar a otras especies variadas e incluso a otros de su familia (Cichlidae). Además, entre machos de la misma especie no suelen asentarse en manada, pudiendo rechazarse entre ellos.

Su agresividad también radica en sus realidades reproductivas. Los machos son sobre protectores con los huevos de sus parejas en contraste con otros peces. Algunos conviven con la misma pareja reproductiva durante toda la vida. Otros en cambio se establecen en colonias de varias parejas para mantener un dinamismo reproductivo.

Las parejas de cíclidos deben ser contemporáneas en longevidad para que la reproducción no sea problemática. Si la hembra es muy joven o demasiado longeva para la ovulación, ambos peces entrarán en conflicto. Siendo rechazado el macho podría atacar a la hembra, entendiéndola como un enemigo dentro de su territorio.

Los peces cíclidos no son recomendables para todo tipo de acuario. A decir verdad, estos conviven en entornos grandes con suficiente espacio entre ejemplares. De esta manera, cada cíclido podrá establecer su territorio habitual o durante el ciclo reproductivo. Así se evita un entorno problemático para todas las especies del acuario.

Se recomienda colocar este pez en acuarios que tengan buena profundidad y cuevas. Por lo general, son peces que suelen asentarse en estas formaciones y establecer su propio espacio. Lo ideal es que exista un segmento para cada ejemplar de este tipo que se desee añadir al entorno artificial.

Por lo demás, estos peces de agua dulce se adaptarán fácilmente al resto de las condiciones propias de estos ecosistemas. Lamentablemente, 156 de sus especies son consideradas “vulnerables” y 40 están en vía de extinción. Desde el año 2007 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza se han enfocado en su protección. Se considera que su principal depredador es el hombre.

Esta especie de pez presenta problemas de compatibilidad, sin embargo, está determinada por las necesidades, comportamiento y espacio en donde habite. Los cíclidos de América del Sur son compatibles con los neón, tetra, lochas, danios y otros más.

Los cíclicos de menor estatura proceden positivamente estando en compañía con pequeños bagres, peces arcoiris, entre otros, a su vez los africanos pueden convivir con peces como lo son las lochas, barbos o tetras.

Los cíclidos africanos suelen tener fama de ser peces de difícil tenencia. Una fama que, en gran medida, se debe a uno de los principales rasgos de su carácter: son peces tropicales sumamente territoriales (más todavía en cautividad), por lo que es importante contemplar este aspecto al incluirlos en nuestro acuario.

Está claro que no podremos influir en el carácter de estos peces, pero sí paliar su fuerte personalidad de una manera muy sencilla: procurando que nuestro acuario cuente con un buen número de ejemplares no pertenecientes a esta familia de peces. De esta manera, estaremos favoreciendo que los cíclidos africanos no se encuentren entre sí.

Entender los hábitos de los cíclidos africanos es clave para poder plantearnos si podemos o no tenerlos en nuestro acuario. Estos peces tropicales son amantes de los fondos del acuario y necesitan contar con un refugio en el que esconderse. Por esta razón, es importante que incluyamos en su ecosistema piedras (específicas para acuariofilia, y que colocaremos formando cuevas) y troncos decorativos en los que puedan resguardarse. Estos espacios serán, además, su territorio, por lo que no es conveniente realizar cambios en la composición del acuario para evitar desestabilizar el espacio de cada uno de los peces.

El comportamiento de los cíclidos, en su mayoría, hace perder a algunos acuariófilos el interés por mantenerlos, debido a la agresividad que se manifiesta entre ellos. Tal agresividad es más acentuada cuando se trata de ejemplares de una misma especie y sexos diferentes.
Los límites de sus territorios están establecidos a base de luchas y retiradas. Cuando dos rivales se enfrentan, deben optar por luchar o huir. Las luchas se caracterizan por golpes bruscos y punzantes con las aletas y mordidas violentas. La agitación de las aletas emite ondas en dirección a la cabeza del adversario, donde existen importantes órganos sensitivos.

Ciertas especies se agarran de las bocas, a fin de medir fuerzas y testear la reserva de oxígeno, dificultando la respiración de su oponente. En caso de que uno de ellos sea menor o más débil, retraerá sus aletas, empalidecerá y se irá a esconder. Si el acuario no fuera adecuado, o mejor dicho, de grandes proporciones y con innumerables escondrijos, el dominado podrá ser muerto por las constantes embestidas del dominador.
La complejidad del comportamiento de los casales es una de las características más atrayentes para el acuariófilo el hecho de que la hembra ejerce un importante papel en el cuidado de la prole, sea en conjunto con el macho o como vigilante solitaria.
Existen diferencias en varios grupos: en tanto los desovadores en lugares predeterminados generalmente permanecen juntos largo tiempo, los incubadores bucales por lo general se dispersan.

2.- CARACTERÍSTICAS:

Los cíclidos poseen gran diversidad de formas y características únicas, y tienen una amplia variedad de tamaños, que van desde 25 mm en el caso de Neolamprologus multifasciatus hasta especies de 1 m. de largo.

Los cíclidos presentan una amplia diversidad de formas del cuerpo, que van desde muy comprimidos lateralmente (como lo son las especies de ángeles, discos, Altolamprologus, etc.) hasta con forma cilíndrica (como los Julidochromis).

Un grupo de especies suele tener características parecidas en tamaño y forma según su ecosistema y otras necesidades.

Todas las especies comparten una característica clave: poseen un par de mandíbulas faríngeas, que ayudan a las mandíbulas orales en su trabajo. Debido a esto, pueden capturar y procesar una amplia variedad de alimentos, siendo esta una de las explicaciones de su variedad de formas corporales.

Las características que los distinguen de otros Labroidei incluyen:3

  • Una sola fosa nasal a cada lado de la cabeza, en vez de dos.
  • Ausencia de soporte óseo bajo la órbita ocular.
  • División de la línea lateral en dos secciones (excepto los géneros Teleogramma y Gobiocichla).
  • Un otolito con forma distintiva.
  • El estómago se conecta con el intestino delgado por el lado izquierdo, en vez de hacerlo por el derecho, como en los otros Labroidei.

Los cíclidos se encuentran desde aguas negras, ácidas y blandas (como el río Negro), a aguas duras y alcalinas (como el lago Tanganica), o, incluso, en las aguas salobres de las desembocaduras de los ríos.

La gran mayoría están en zonas tropicales y en agua dulce, pero existen especies de agua salada y salobre, aunque muchas de las especies de agua dulce toleran el agua salobre durante largos períodos (por ejemplo, Cichlasoma urophthalmus).

Se puede encontrar vida y la cría en ambientes de agua salada, como desembocaduras de los ríos, los cinturones de manglares alrededor de la barrera de islas.

Varias especies de tilapias (tilapia, Sarotherodon, y Oreochromis) son resistentes a aguas salobres, y pueden dispersarse a lo largo de las costas entre algunos ríos salobres.

Se trata principalmente de peces de agua dulce, mayormente de África (de los lagos Malawi, Tanganica, Victoria y Eduardo) y América del Sur (del río Amazonas).

Se calcula que, entre todas las especies descritas, sumadas a las que aún no se han descubierto, habrá por lo menos 1600 especies solo en África.

También se encuentra un gran número en Mesoamérica, desde Panamá, en Centroamérica, hasta la porción mexicana de América del Norte (teniendo como frontera más septentrional el río Bravo, en el sur de Texas), con aproximadamente 120 especies.

Madagascar tiene su propia fauna de cíclidos, filogenéticamente lejana en relación con los del continente africano.

En Asia solo se encuentran 4 especies en el valle de Jordania en el Oriente Medio, 1 en Irán, y 3 en India y Sri Lanka. Hay 3 especies que se encuentran en Cuba y la Española.

En Europa, Australia, Antártida y América del Norte, al norte del río Grande, no hay ninguna especie nativa de cíclidos, aunque las condiciones ambientales son adecuadas.

En Japón y el norte de Australia, los cíclidos se han establecido como animales asilvestrados.

3.- CLASIFICACIÓN:

EL GÉNERO ASTRONOTUS:

Astronotus es un género con una sola especie, ocellatus.

Un grupo descubierto en Brasil Central, cerca de Manaus, presenta varios ocelli o motas en la base de su aleta dorsal.

En la mayoría de los casos, estos ocelli no aparecen bilateralmente simétricos en el pez, uno de los lados puede presentar cuatro ocelli mientras que en el otro pueden haber cinco o tres.

Otro grupo descubierto en el sur, en la zona del río Paraguay, no presenta ocelli en la aleta dorsal, pero cuenta con un ocellus en la parte superior y hacia la mitad de su péndulo caudal.

Los Astronotus son escelentes para comer y son objeto de captura, en toda su gama, por la población local.

El Oscar, tal como se conoce a este pez, es muy popular entre los acuariófilos que tienen la suerte de poder contar con un gran acuario, lo cual es necesario si consideramos que este pez crece hasta llegar a unos 350 mm. de longitud.

Ponen huevos con facilidad si se mantienen en las condiciones correctas.

En este grupo se han desarrollado muchas variedades de color, siendo las de tonalidad bronce, rojo, atigrada, moteada y normal las más corrientes.

En su hábitat natural, los Oscars se encuentran en ríos de aguas lentas y cerca de la orilla, donde existe una espesa vegetación así como multiplicidad de plantas colgantes.

Punto a destacar es que no se entremezclan pero se mantienen muy cerca unos de otros en sus respectivos territorios.

Excepto que las hembras presentan un aspecto más bien rollizo, no existe una diferención sexual aparente.

EL GÉNERO AEQUIDENS:

Este es un género amplio que se encuentra profusamente distribuido por toda América tropical, desde Panamá a la Argentina pasando por la Guayana.

Estos peces son de pequeña dimensión, la mayoría con una longitud inferior a 100 mm. y básicamente son muy tímidos, no acostumbrando a atacar a cualquier otro pez a menos que sea lo suficientemente pequeño como para engullirlo de una sola vez.

Son multicolores, por alguna razón, no se han desarrollado en muchas variedades de tonalidad, como ha ocurrido, con los miembros del género Pterophyllum, Symphysodon y Astronotus.

Una de las muchas especies, Aequidens portalegrensis, figura entre los primeros ejemplares de pez tropical instalados en acuarios, lo cual queda evidenciado por su presencia en antiguos libros sobre acuariofilia,

El pez de este género debe instalarse en un acuario que sea lo más grande posible ya que, tras la puesta, desarrollan un sentido territorial.

A este fin tenemos que un acuario de 40 litros resulta adecuado para una sola pareja.

Por lo que a desove respecta señalaremos que generalemtne escogen una roca de superficie lisa, la limpian a fondo con su boca y después ponen los huevos sobre ella.

Algunas veces la puesta se efectúa sobre el follaje de las plantas, ramitas e incluso el cristal del acuario.

La pareja, por lo común, guarda los huevos, pero algunas veces es sólo sobre el macho que recae esta responsabilidad.

Generalmente, la puesta es de 100 a 400 huevos y su período de incubación es de unos cuatro días, circunstancia ésta que depende de la temperatura del agua.

Los huevos cabe incubarlos fácilmente de forma artificial, pero en la mayoría de los casos depositan la confianza en los padres para este caso, especialmente si van bien alimentados y no se les molesta.

Estos peces ponen huevos durante todo el año en el acuario.

Alimentar los Aequidens no constituye problema alguno ya que comen de todo, desde artículos congelados o friorizados hasta los de tipo vivo, así como algunos preparados, como corazón de vaca.

Como mejor se desarrollan es en temperaturas comprendidas entre 23º y 28º C y sumergidos en agua ligeramente ácida, desde pH 6.4 a 7.0.

EL GÉNERO APISTOGRAMMA:

Este es un género amplio integrado por cíclidos de pequeña dimensión, cuya localización tiene carácter un tanto restringido.

Debido a que el género es tan amplio, siendo quizá de 65 el número de especies descritas hasta este momento, alguns científicos han comenzado a subdividirlo en grupos más reducidos basándose en diferencias mínimas.

Estos pequeños cíclidos, llamados "enanos" por los acuariófilos, son extremadamente populares.

Generalmente ponen huevos en igual forma que sus hermanos de mayor tamaño, con la salvedad de que muchos de ellos prefieren hacerlo en un lugar "secreto" en vez de hacerlo en un espacio abierto.

Sus huevos los ponen sobre una base sólida, ya se trate de una roca o de una planta.

En cuanto a las diferencias sexuales generalmente aparecen muy destacadas, siendo el macho de un colorido mucho más intenso y, por lo común, con unas aletas dorsal y anal mñas puntiagudas, así como con las primeras espinas de la aleta dorsal extendidas.

Los huevos de muchas de estas especies tiene forma ovoide, en especial los que han sido puestos en los laterales de objetos diversos en lugar de en la parte superior de los mismos.

La mayoría de los huevos tiene un color tostado pero algunos son blancos o bien de tonalidad clara.

Su incubación se produce en un espacio de dos a cinco días, dependiendo de la especie y de la temperatura del agua.

Donde mejor se desarrollan es en agua de 22º a 28º C y con un pH de 6.2 a 7.0, no gustándoles un exceso de aireación o de ruido en sus tanques.

Muchos cíclidos enanos tienen una vida muy corta y nunca llegan a conseguir unos bellos colores debido a que su tanque se halla conectado a una bomba o a un filtro muy ruidoso o bien debido a que se encuentran instalados en un acuario en el que deben convivir con otros peces muy agresivos.

Comen de todo pero para que se mantengan en buen estado físico debemos ofrecerles alimentos vivos, especialmente pequeños crustáceos, tales como gamba salada y Daphia. También aprecian el que se les dé de veaz enc uando alguna lombriz.

EL GÉNERO CICHLASOMA:

Este amplio género se halla desde Texas a Argentina, y sus miembros se encuentran en arroyos de reducida dimensión y de aguas mansas así como en manantiales naturales.

A algunos de ellos se encuentran en aguas salobres.

Incluidos los subgéneros, existen por lo menos 100 peces diferentes en este grupo, y quizá bastantes más, dependiendo tal extremo de cómo consideremos las subespecies.

Todos esllo son ejemplares de acuario muy interesantes, aun cuando algunos son demasiado grandes.

Generalmente, su dimensión oscila entre 100 y 300 mm., pero son peces sociales e interesantes que se llevan bien en tanques grandes.

Debido a que arrancan las plantas y escarban los fondos pedregosos, es habitual instalarlos en tanques son plantas pero con rocas, madera flotante y quizás algunas plantas de plástico o artilugios que presentan la forma de grutas o escondrijos.

Sus puestas son abundantes y gozan de buena protección por parte del amcho.

La puesta generalmente tien lugar en un espacio abierto sobre la parte superior y plana de una roca y, si existen plantas cerca del sitio escogido, el macho las desgarra, pues necesita mucho espacio alrededor de dicho sitio para proteger sus alevines y sus huevos.

Después de la incubación, dichos alevines son genralmente trasladados a unos pozos previamente excavados en a arena.

Los peces del género Cichalasoma, con algunas excepciones, resultan muy fáciles de identificar con relación al sexo, pues los machos presentan un armazón de espinas mucho más largo y puntiagudo en sus aletas anal y dorsal, y además tienen una coloracion viva, especialmente durante la puesta.

Estos peces son muy resistentes y pueden aguantar temperaturas del agua de 21º a 30º C con un pH de 6.0 a 7.5 sin apenas dificultad alguna.

Todavía se desenvuelven mejor con un poco de sal añadida al agua de su tanque para hacerla más dura, pero esto no resulta aconsejable para el principiante.

Una sola pareja ha de poder contar con mucho espacio en el tanque, con un mínimo de 10 litros por cada 3 cms. de longitud de ambos (una pareja de 21 cms. debe contar con un tanque de 70 litros).

Todos los tanques deben estar cubiertos, siendo esto especialmente cierto en el caso de los que contengan cíclidos que saltan.

LA ESPECIE CRENICARINI:

La especie Crenicarini integra tres géneros de interés para los acuariófilos: Crenicara, Batrachops y Crenicichla.

Los peces del género Crenicichla se denominan "cíclidos pica" debido a que sus aspecto es largo y delgado.

Atacan y devoran a otros peces, y en su hábitat natural, se desplazan en grupos de unas cuantes docenas para atacar bancos de characins que se encuentran en el mismo sector.

Son peces muy rápidos en aguas libres, se hallan en pequeños arroyos de aguas claras y rápidas.

Son muy difíciles de capturar con una jábega ya que se deslizan por debajo, saltan por encima o descubren pequeños agujeros a través de los cuales se escapan con su cuerpo escurridizo.

No es fácil instalarlos con éxito en un acuario, ya que requieren mucho espacio y considerables cantidades de peces vivos par su alimentación.

Son muy pocos lo que han puesto huevos en un acuario pero, a medida que los tanques en el hogar se hacen más y más grandes, muy pronto se produzcan un número más elevado de puestas.

Las especies Batrachops se ajustan más o menos a la descripción de los cíclidos pica, pero su aspecto es más redondeado y cuentan con un cuerpo más profundo.

Son resbaladizos y muy difíciles de capturar vivos salvo con anzuelo, lo cual hace que sean ,uy raros.

Estos peces, Batrachops y Crenicichla, con frecuencia alcanzan una longitud de 300 mm.

Los ejemplares de menor dimensión a menudo se instalan en acuarios pero raramente llegan a su madurez debido a que comienzan a devorar a sus compañeros.

Las especies Crenicara son todo lo contrario de sus afines Batrachops y Crenichla. Son pequeños, pacíficos y relativamente fáciles de criar, y se alimentan a base de una dieta normal de acuario.

Se consideran como pertenecientes al grupo de los cíclidos enanos ya que presentan todas las características de los Apistogramma.

Raramente rebasam una longitud de 125 mm.

LOS GEOPHAGUS O TERRIFAGOS:

Estos peces se multiplican como muy pocos otros peces del mundo.

Ponen sus huevos, como un cíclido típico, sobre una roca plana que previamente han limpiado.

Luego la pareja cubre dicha roca con arena y la mantienen así enterrada durante dos días.

Después transfieren los huevos a su boca hasta el momento del nacimiento y los alevines siguen buscando refugio en la boca de su madre, la cual se ocupa de ellos durante tres semanas, y sólo lo escupe, durante este tiempo, cuando necesita alimentarse.

En el acuario, estos peces escarban continuamente en el fondo, masticando la arena y extrayendo de ella todo cuanto necesitan para su alimentación.

Se encuentran en toda América del Sur y son especialmente abundantes en Río Negro (Brasil).

Otras especies de Geophagus presentan hábitps diferentes. De algunos se ha dicho que ponen huevos como un Cichlasoma, sin guardar jamás los huevos en la boca, mientras que otras especies sí no hacen tan pronto como ha tenido lugar la puesta.

Estos terrífagos se extienden por una amplia zona, desde Panamá hasta Argentina, y de ellos existen muchas especies, la mayoría de las cuales son desconocidas para los acuarófilos.

Con tantas especies disponibles, éste no es un género recomendable para el acuariófilo corriente.

Donde mejor se desenvuelven es en aguas ácidas con un pH de 6.0 a 6.8 y una temperatura de 24º a 28º C,

Se alimentan con una dieta normal de acuario.

EL GÉNERO UARU:

Existen una o dos especies dentro del grupo Uaru, aunque existen tres variedades de color diferentes.

Los peces jóvenes también presentan, diferentes aspectos, este pez es apacible, tímido y muy raro.

Para conseguir criarlo y hacer que se desarrolle se requieren de los concomientos de un experto.

Necesitan la dieta que los Symphysodom, corazón de vasa y lombrices blancas en cantidad.

LOS PECES ÁNGEL, PTEROPHYLLUM:

Quienes han cultivado la acuariofilia durante más de 50 años, pueden recordar lo difícil que resultaba conseguir la puesta y crúa con éxito de los peces ángel sudamericanos del género Pterophyllum.

En la década de los años 30 y 40 del siglo XX, era raro el acuariófilo que conseguía la puesta de estos peces, e incluso hoy en día nadie lo consigue de un modo regular si se trata de ejemplares importados directamente de América del Sur. La única cría con éxito se alcana actualmente con parejas que hayan puesto preciamente en el acuario.

¿Cuántas especies de peces ángel existen?

Básicamente, todos los peces de un grupo que presentan igual aspecto y muestran ciertas características físcias en común pertenecen a la isma especie, admitiendo la variación normal y los casos de dimorfismo sexual en que las hembras y los machos presentan un aspecto disitinto.

Los grupos de estas poblaciones similares incluyen las diversas especies, de las cuales las estrechamente vinculadas entre sí pertenecen al mismo género.

La mayoría de ictiólogos consideran que sólo existen dos especies válidas, además de una subespecie, en el género Pterophyllum. Se trata del Pterophyllum dumerilii, el Pterophyllum scalare (ángel común) y el Pterophyllum scalare altum, actualmente importado en determinadas ocasiones.

¿Cuántas variedades de peces ángel existen?

Existen dos grupos generales de variedades, de los cuales uno comprende las de diferentes formas de aleta.

A este respecto debemos señalar que existen variedades de aleta normal y otra de aleta larga.

Después están las de color, cabe destacar que de éstas existen muchas más que de las de aletas.

Aparte de ello también conviene subrayar que podemos esperar muchas variedades de color en los peces ángel de las que disponemos actualmente, pero tales variedades se verán limitadas por el material genético ya disponible en los genes y cromosomas de los ángeles silvestres originales de los cuales descienden todos los que componen nuestro stock actual de cría.

Los ángeles, son de color negro y plateado y todas las variedades conseguidas hasta ahora derivan de ambos colores, o bien carecen de color, lo cual da origen a albinos o lutinos (albinos con cuerpo amarillo y ojos negros) o bien son plateados en su totalidad cone scasa coloración en negro.

EL DISCO: EL REY DE LOS PECES DE ACUARIO.

Un cíclido es el más respetado y deseado de todos los peces de acuario, El disco, Symphysodon, ha sido tratado casi con reverencia desde que atrajo la atención de los acuariófilos en los primeros años de la década de los 30 del siglo XX.

Incluso después de más de 50 años de ser objeto de los aficionados, sigue siendo un pez caro y su cría se considera como la cima del éxito en acuariofilia.

Ambas especies de discos, el común es Symphysodon aequifasciata, y el Heckel o disco rojo es un Symphysodon discus, se encuentran virtualmente restringidos al río Amazonas y a sus afluentes principales.

Cabe encontrarlos en todo tipo de aguas, desde las muy ácidas del Río Negro a las cenagosas y blancuzcas de algunos de los afluentes principales, así como en arroyos que desembocan en lagos, pocos discos son capturados en el propio Amazonas, salvo por lo que respecta a los puntos próximos al nacimiento.

Sus cuerpos redondeados se asocian con su costumbre de permanecer preferentemente en puntos protegidos que cuenten con abudante vegetación o gran número de raíces descubiertas de los árboles, pues les permiten deslizarse con facilidad entre las plantas. Son muy tímidos y se muestran activos principalmente durante la noche, hechos estos que no contribuyen a facilitar su inclusión en un acuario.

Las dos especies de discos se dividen en un total de cinco subespecies que resultan útiles por lo menos en un sentido general cuando se discuten variantes dentro de la especie.

El Symphysodon aequifasciata, que se distingue por presentar nueve franjas igualmente oscuras sobre su cuerpo, cuenta con tres subespecies reconocidas:

  • Symphysodon aequifasciata haraldi: el disco azul del Amazonas inferior.
  • Symphysodon discus: que presenta solamente tres franjas oscuras bien delimitadas sobre el cuerpo, cuenta con dos subespecies reconocidas:
    • Symphysodon discus discus: el Heckel o disco rojo, cuya existencia en la época moderna sólo cabe localizarla en el Río Negro y el Río Trombetas, al norte del Amazonas.
    • Symphysodon discus willischwartzi: el disco ananás, del que sólo se sabe que existe en el Río Abacaxis, nombre portugués del ananás al sur del Amazonas.

Existen muchas variantes locales de color, además de otro gran número de tonalidades estables conseguidas en el acuario, de las cuales algunas son resultado probable de una hibridación de las especies y subespecies naturales. Resulta virtualmente imposible atribuir un nombre científico significativo a los especímenes conseguidos en el acuario, por cuyo motivo quizá resulte más preciso darles sólo el nombre de discos, Symphysodon.

CÍCLIDOS DEL LAGO MALAWI:

El conocido como Rift Valley en áfrica cuenta con un cierto número de lagos que han alcanzado importancia entre los acuariófilos como fuentes de suministro de peces de la familia Cichlidae.

Dos de éstos, el lago Malwi y el lago Tanganica, proporcionan la mayor parte de las especies importadas, contando el primero con mñas de 250 especies dibidamente descritas y con muchas más que aparecerán.

Al igual que el lago Tanganica, el lago Malawi presenta una composición química poco habitual respecto a su agua: el pH es fuertemente alcalino, generalmente entre 7.7 y 8.6 y el agua es extremadamente dura.

En Malawi la fauna de los cíclidos se divide, a efectos de conveniencia, en las especies Haplochromis y los mbunas o cíclidos habitantes de las rocas.

En algún punto entre ambos grupos se encuentran géneros tales como los pavos reales, Aulonocara y Trematocranus. Aún cuando más íntimamente vinculado a la especie de los Haplochromis, se encuentran entre las rocas y los acuariófilos les han otorgado la categoría honoraria de mbunas.

La mayoría de los componentes de la especie Haplochromis son peces de gran capacidad natatoria que cuentan con un cuerpo alargado en el caso de los machos y que adoptan una coloración azul cuando llega la época de la puesta.

El Haplochromis moorii es quizá la especie más deseable y un verdadero desaño para los acuariófilos. Malawi alardea de más de 100 especies de Haplochromis, con muchas más en trance de ser descubiertas y descritas. Tales peces deslumbran al acuariófilo con tonos azules juto a otros violeta y verde.

Varias especies de mbuna ha desarrollado brillantes combinaciones de color y de ellas, quizá la más conocida es la que más proto se importó, la cebra, Pseudotropheus zebra. No muy lejos en cuanto a belleza se encuentra el Pseudotropheus tropheops y las dos especies de Labeotropheus. Constantemente se importan nuevas variedades y especies de mbunas pero pocas han sobrepasado, entre la afición, estas especies originales.

Los cíclidos del Lago Malawi son en su mayoría fáciles de mantener, resistentes y buenos ponedores, Necesitan un agua con un pH muy alcalino, mucho espacio y un gran número de oquedades en la roca, especialemnte por lo que se refiere a los mbunas). Deben recibir alguna planta en su dieta, ya que se nutren especialemtne de algas en la naturaleza, pero comerán casi cualquier tipo de alimentos preparado de acuario.

La mayoría de los cíclidos del Lago Malawi son incubadores bucales. La hembra toma en su boca los huevos fertilizados y los incuba en su cavidad bucal, no sólo hasta que los alevines nacen, sino hasta que son lo bastante desarrollados como para nadar.

CÍCLIDOS DEL LAGO TANGANICA.

Al igual que el Malawi, el Tanganica es uno de los lagos del Rift Valley de áfrica. También, al igual que el lago Malawi, constituye una fuente de suministro de numerosas especies de cíclidos para la acuariofilia, con más de 175 especies identificadas hasta ahora y muchas mñas que todavía no lo están.

El agua en el lago Tanganica es especialmente dura y alcalina, con un pH que oscila entre 8.6 y 9.2.

Aún cuando muchas de las especies cabe hallarlas entre las rocas, tambiñen hay otras muchas que prefieren nadar libremente en aguas abiertas. La mayoría de las especies aceptarán alimentos preparados de acuario así como alimentos vivos.

En el lago Tanganica se encuentra el cíclido más grande, el Boulengerochromis microlepis, que llega hasta los 90 cms. de longitud o más.

El Lago Tanganica también proporciona algunos de los cíclidos más pequeños, especies que no crecen más allá de los 3,5 cms. y viven en conchas de caracol.

Estos moradores de conchas se han hecho muy populares entre la afición y constituyen el último grito.

También en el Lago Tanganica cabe hallar cíclidos pequeños que actúan en forma muy parecida a los gobys marinos y que, por este motivo, han recibido el nombre de cíclidos goby.

Son miembros del género Spathodus, eretmodus yTanganicodus. El género más mumeroso en el lago es el Lamprologus, cuyas más de 40 especies proporcionan un buen número de los peces preferidos por los acuariófilos y entre los cuales cabe citar L. bicherdi, L. conpressiceps, L. sexfasciatus y los moradores en conchas.

Un género, Julidochromis, incluye sólo una media docena de especies pero todas ellas han sido importadas y se han hecho populares entre los aficionados.

Uno de los retos verdaderos del Lago Tanganica es el Cyphotilapia frontosa,pez espectacular que resulta muy caro y del cual, aun cuando se ha criado ocasionalmente, existe más demanda que la que puede ser atendida. Quizá la especie que goza de mayor preferencia, entre las del Lago Tanganica, sea el cíclido Tropheus moorii, la cual, junto con sus afines, ha desarrollado una miríada de variedades de color que se están importando con tanta rapidez como se están descubriendo.

Adiferencia de la abundancia de incubadores bucales en el lago Malawi. la mayoría de cíclidos importados del lago Tanganica son ponedores de substrato.

Estos peces, en especial el Lamprologus, hacen la puesta en la forma típica de la mayoría de cíclidos, después de la parada nupcial y la limpieza de un punto en el substrato, la hembra pone una ristra de huevos y el macho sigue detrás, fertilizándoloes.

Una vez la hembra ha vaciado por completo, ella o el macho, o ambos a la vez, montarán una guardia junto a los huevos hasta que nazcan los alevines y éstos puedan nadar sin dificultad.

CÍCLIDOS AFRICANOS DE AGUAS NO LACUSTRES:

Aún cuando el énfasis corriente en la acuariofilia gira en torno a los cíclidos de los lagos Malwi y Tanganica, existen muchos otros cíclidos africanos que constituyen un complemento acertado y brillante del acuario.

Algunos de éstos, tales como los kribsy los jewels, han sido populares durante años, mientras que otros sólo ahora coienzan a aparecer en el mercado con regularidad.

A diferencia de los cíclidos lacustres, estas especies generlamente requieren unas condiciones menos infrecuentes en al agua, desenvolviéndose bien en agua de pH casi neutro y de dureza normal. Generalente, no oponen reparo alguno a los alimentos preparados complementados con algo de gamba salada y tubifex.

Los Kribs, especie Pelvicachromis, son quizá los más conocidos entre los pequeños cíclidos del África Occidental, siendo el P. pulcher fácil de hallar, durante todo el año, en Glu Glu Pet.

Otras especies, tales como el P. taeniatus, se importan actualmente y se críab con regularidad y, para delicia del acuariófilo, se encontrarán perfectamente en una pecera pequeña.

Aún cuando un intenso colorido resulta interesante en todo momento, las hembras en la época de puesta resultan especialmente atractivas, adquiriendo un brillante tono violeta rosado en su abdomen.

Los brillantes colores rojos de los cíclidos jewel, Hemichromis bimaculatus y afines, han hecho de este pez un cíclido popular desde hace mucho tiempo. Procede destacar que estos cíclidos pueden mostrarse uy agresivos cuando ponen, pero su celo no alcanza el que presenta su pariente de mayor tamaño y menor colorido, el Hemichromis elongatus. Esta especie se ha ganado una reputació de ser una de las más agresivas entre los pequeños cíclidos comunes.

Ofreciendo una variedad de colores y de formas tenemos la especie de Nanochromis. Pueden ser unos peces gruesos y fuertes tales como el N. Dimidiatus, o especies nñas estilizadas y de aspecto mas delicado tales como el N. parilius o el splendens.

El macho generalmete presenta un mayor colorido que la hembra en este género pero el recientemente introducido N. transvestitus cuenta con hembras de fuertes tonalidades y unos machos más bien grises.

La mayoría de cíclidos provenientes de África Occidental y Central son ponedores de substrato pero los Pseudocrenilabrus egipcios son incubadores bucales. Estos pequeños peces de gran colorido vale la pena adquirirlos cuando resulta posible encontrarlos.

LOS ANABÁNTIDOS:

Un numeroso grupos de peces que se encuentran en el sudeste asiático, incluidas las Filipinas, y en casi todo el sur del desierto africano, necesitan aire atmosférico para poder respirar.

No todos los peces de este grupo necesitan aire atmosférico y no todos los peces que sienten esta necesidad son anabátidos, tal como los gatos Corydoras de América del Sur.

Lo que distingue los Anabántidos de los otros peces es la cámara laberíntica, un órgano especial copuesto por láminas que se hallan recubiertas con una delgada capa epidérmica empada de sangre que permite al pez utilizar aire atmosférico.

Dichas láminas, Laellae, son una serie de delgadas placas que se parecen muchísimo a la parte inferior de una seta y que fue copiada por los ingenieros para enfriar y dispersar el calor como las aletas de un radiador de automóvil.

Parece que a través del proceso de evolución, determinados peces tuvieron que vivir en aguas que contenían tanta materia en descomposición, o con una abundancia tan considerable de algas, que el oxígeno disponible en dichas aguas se hallaba por debajo del nivel requerido por el pez.

Todos los anabántidos deben disponer de aire atmosférico o de lo contrario mueren.

Aún cuando la posesión de un órgano laberíntico constituye uno de los elementos principales para la clasificación científica de las diversas failias de peces en el suborden de los Anabántidos, los de nuestro acuario poseen también otras características comunes.

Las familias del suborden son los Anabántideos, que incluyen la perca trepadora, Anabas, y la especie de los Ctenopoma; los Belontídeos, que incluyen los bettas, el pez del paraíso y los gouramis croadores, los Osphronemídeos, que incluyen únicamnete una especie, el gourami "auténtico", los Helostomídeos, que también incluye sólo una especie, el gourami besador.

Esta lista se ajusta a un esquema utilizado por Karel F Liem a principios de la década de los 60 del siglo XX, diversos taxonoistas adoptan enfoques distintos de vez en cuando.

En su gran mayoría los provenientes de Asia construyen un nidoburbuja con el fin de mantener todos los huevos juntos.

Dicho nidoburbuja se construye generalmente por el macho, el cual después de lo que haya completado, atrae a una hembra bajo el mismo para la puesta.

Algunos nidos son algo complejos y grandes (Betta, Colisa, Trichogaster) mientras que otros son apenas reconocibles (Helostoma). Algunos nidos se construyen debajo del agua por algunos de los anabántidos más pequeños.

El macho forma burbujas con ayuda de una secreción mucosa de su boca, y una vez ha atrído a una hembra y ésta ha realizado la puesta con ayuda del macho se presiona su cuerpo contra el de ella hasta formar una "U" muy firme, la hembra parece quedar paralizada durante unos segundos, lo cual da tiempo al macho para recoger los huevos, o en el caso de especies que ponen huevos flotantes, permitir que éstos se introduzcan por sí mismos en el nido.

4.- NUTRICIÓN:

Para la nutrición de estos se tomará en cuenta dónde habiten, ya que existen cíclidos omnívoros y herbívoros. Usualmente se pueden alimentar de algas o de pequeños peces, entre otros. Deben tener una buena alimentación o de lo contrario desarrollarán problemas nutritivos.

El acuariófilo raramente tendrá problemas para alimentarlos, salvo si estuvieran estresados o atacados por alguna enfermedad.
La mayoría de las especies queda satisfecha con alimentos industrializados, pero será preferible suministrar alimentos vivos, en particular si el objetivo es obtener su reproducción. Estos últimos no superan a los alimentos de buena calidad con respecto al valor nutricional, pero resultan más agradables al paladar de los cíclidos, que terminan comiendo una cantidad mayor, acumulando las reservas metabólicas esenciales para la maduración de las gónadas. Muchos necesitan de vegetales frescos, a fin de mantener vivos sus colores. Algunos, curiosamente, desarrollarán una estrategia de alimentación absolutamente original: cuando hay escasez de alimento, procrean con la finalidad de devorar a sus propios hijos (paedofagia).

Es muy importante alimentar bien a tus cíclidos y satisfacer las necesidades particulares de cada grupo de peces que se van a mantener en cautividad.

De ello depende que luzcan sus mejores colores, que su vida sea larga y saludable y también que se reproduzcan con éxito.

Los cíclidos se dividen en cuatro grupos en cuanto a su dieta:

  • Omnívoros.
  • Microdepredadores.
  • Piscívoros.
  • Hervívoros.

Todos los cíclidos en cautividad tieneden a ser glotones.

En la naturaleza dependen de alimentos muy poco digeribles, como las algas o los detritos orgánicos.

Estos alimentos son abundantes en su hábitat natural pero tienen poco valor alimenticio por gramos lo cual obliga al pez a comer continuamente para satisfacer sus necesidades metabólicas.

En el otro extremo, los grandes depredadores cazan presas relativamente escasas pero de gran valor nutritivo.

En estado natural, rara vez tienen ocasión de saciarse, por ello estos peces se sobrealimentarán en cuanto tengan oportunidad.

En el acuario no necesitas alimentarles en exceso. Según las necesidades de cada especie solo deberás ofrecerles la cantidad de comida que puedan acabarse en dos minutos y no quede resto ninguno.

Si les das a tus peces demasiada comida rica en porteínas y con poca fibra puede ser fatal para su salud, y además, se hará más fácil el contro del ciclo del nitrógeno del acuario.

Hoy en día se distingue de una gran variedad de alimentos preparados y congelados de alta calidad.

Con estos alimentos se consigue perfectamente que los peces en cautividad se encuentren en mejores condiciones que los que luchan por la supervivencia en la naturaleza.

Y si se mantiene la calidad del agua, muchos peces, si no todos, vivirán durante más tiempo en el acuario qu en su hábitat natural.

En el acuario, los cíclidos se encuentran a salvo de sequías e inundaciones y disponen de comida más que suficiente diariamente.

En un entorno salvaje, no disponen de alimento de forma constante.

Por causas estacionales o circunstanciales, la comida puede ser abundante unos días y escasa durante semanas.

Debemos reproducir esta irregularidad natural en el acuario y no alimentar a nuestros peces un día a la semana.

En la mayoría de los casos, los peces de acuario, están sobrealimentados, así que un día a la semana sin comer te ayuda a mantener el sistema.

Si tienes peces en época de freza o desove es el acto de verter los huevos y espermatozoides por los peces y anfibios en su ambiente. Es también la nube de huevos que resulta de la anterior. La mayoría de los animales acuáticos, que no son mamíferos acuáticos, se reproducen mediante el proceso de freza), no interrumpas la rutina alimentaria.

Los padres ingieren la comida y expulsan al agua el exceso a través de las branquias, esto supone una fuente muy importante de alimento para las crías.

En su hábitat natural, la mayoría de los cíclidos comen restos de plantas, peces jóvenes, crustáceos, larvas de insectos y lombrices e insectos terrestres.

En el acuario aceptarán sin problema alimentos preparados en forma de escamas, bolitas o barritas como base de su dieta pero, una vez a la semana, y para completar su dieta, será muy recomendable proporcionarles alimentos frescos como Artemia, camarones mysis, dahnias, larva roja, lombrices y tubifex.

En la variedad está la clave del éxito. Incluso los cíclidos herbívoros necesitan un aporte periódico de proteína animal.

Trata de evitar utilizar los restos en forma de polvo de los alimentos en escamas o granulado cuando el bote está casi vacío, los peces rechazan estas pequeñas partículas, que contaminan el sistema.

Si es posible compra las variedades de copos o granulado de granulometría grande para evitar este problema.

5.- REPRODUCCIÓN:

Si algo debemos recalcar es que esta especie se dedica en los cuidados a la progenie y defienden con todas sus fuerzas sus huevos. Si hablamos de los lugares de puesta, hay mucha diversidad como los hoyos que ellos mismos realizan, piedras, incluso en su propia boca, ya que estas especies practican la incubación bucal para así mantener protegidos sus huevos.

Los cíclidos no sólo se reproducen en acuarios, como también lo hacen a menudo, sino en condiciones diferentes de aquellas existentes en su hábitat.
Los representantes de la división primaria tienen sus actividades reproductoras marcadas por las estaciones del año y dependen de estímulos altamente específicos del medio ambiente para que sus gónadas alcances su estado de madurez.
Por otro lado, los Cíclidos presentan un comportamiento oportunista.
Toda vez que la reserva de alimentos es suficiente para permitirles la maduración de los óvulos, estarán aptos para la reproducción. En cambio, un factor que podría inhibir o atemorizar la formación del casal, es la temperatura inadecuada.
En virtud de que muchas especies son de comportamiento extremadamente territorial y de gran porte, los acuarios escogidos deberán ser de grandes dimensiones, provistos de piedras grandes y pequeñas, troncos y plantas fuertes bien arraigadas, a fin de que puedan delimitar, convenientemente, sus territorios. Con todo, la vegetación no deberá entorpecer la visión de los peces en el resguardo de estos territorios, caso contrario no dudarán en arrancarlas o destruirlas.

Gymnogeophagus sp. (Misiones, Argentina)
Siendo básicamente peces orientados hacia una ubicación en el fondo, permanecerán poco tiempo en las partes superiores de los acuarios. Excavan cuevas o escondrijos para desovar debajo de piedras y troncos, procurando mantenerse lo más apartados posibles de sus vecinos. Cuando hay superpoblación, utilizan todos los escondrijos practicables e imaginables. Algunas especies quedan escondidas en forma permanente, siendo esta una actitud anormal a ser observada para preservar su equilibrio psico-fisiológico.

Cómo reproducir cíclidos de Malawi

Los cíclidos de Malawi, que a veces se les llama también cíclidos africanos, son varios tipos de peces coloridos que provienen originalmente del lago Malawi en África.[1] Muchas personas mantienen una comunidad grande de estos peces hermosos en tanques caseros. Si tienes cíclidos de Malawi y deseas hacer que se reproduzcan, es importante darles un buen entorno en el que puedan desovar. Optimizar el tanque, preparar a los peces para que se reproduzcan y pensar en otros aspectos básicos puede ayudar a asegurar la reproducción eficaz de los cíclidos.

  • Optimizar el tanque para la reproducción: Asegúrate de que el tanque sea lo suficientemente grande. Los cíclidos necesitan un tanque que tenga por lo menos un metro de largo para que se reproduzcan. Este detalle puede asegurar que los cíclidos tengan espacio suficiente para reproducirse cómodamente y para ocultarse, si es necesario.
    • Ten en cuenta que la mayoría de las personas tienen varios cíclidos en un tanque, así que cuanto más grande sea el tanque, más óptimo será el entorno para la reproducción.
  • Trata de que el agua sea de alta calidad: El agua de buena calidad es importante para mantener a los cíclidos de Malawi saludables y contentos. Asegurarte de que la calidad del agua sea apropiada para los peces también puede hacer que tengan el mejor entorno para la reproducción.
    • Prueba el agua: con pruebas de agua de tanques para peces, las cuales puedes adquirir en Glu Glu Pet. Estas pruebas pueden identificar problemas con la calidad del agua (por ejemplo, si el agua es demasiado ácida). A los cíclidos de Malawi les gusta el agua alcalina (con un pH de 8 o más). Si el agua no es lo suficientemente alcalina, puedes usar un tampón de carbonato, calcio o magnesio para elevar los niveles y para aumentar la densidad del agua.
    • Asegúrate de que la temperatura del agua sea de 27 °C (80 °F). Es posible que también debas comprobar que la saturación de oxígeno en el tanque exceda el 70 %.
  • Filtra el agua: Los cíclidos pueden dejar muchos desechos en el agua. Filtrar el agua es esencial para mantener la calidad del agua, lo cual también optimizará la reproducción. También puede ayudar a que el desove sobreviva.
    • Escoge un filtro suave o de goteo para agua dulce, que es bueno para tanques grandes con cíclidos. Asegúrate de reemplazar o limpiar el filtro una vez al mes o tan seguido como sea necesario.
  • Provee escondites. La mayoría de los tanques para cíclidos de Malawi funcionan bien con una capa de arena en el fondo. Sin embargo, a estos peces también les gustan los escondites, sobre todo durante la reproducción. Esta medida dará a los cíclidos espacios para la reproducción y a los alevines (o a los peces bebé) un lugar para esconderse de los adultos que intenten comérselos.
    • Coloca algunas piedras planas juntas en el fondo del tanque para que sean sitios de reproducción. También puedes pegar piedras pequeñas con silicona de acuario para hacer una “cueva” en la que los peces se puedan reproducir y los alevines esconder.
    • Coloca en el tanque unas cuantas vasijas de arcilla pequeñas como escondites. Puedes hacer que se vean más naturales (y bonitas) en el tanque usando silicona de acuario para pegarles pequeñas piedras.
  • Preparar a los cíclidos para la reproducción: Asegúrate de tener machos y hembras de cada especie. Hay varias especies de cíclidos de Malawi y posiblemente tú tengas una mezcla en el tanque. Asegúrate de tener machos y hembras de ambas especies en el tanque. Esta medida puede evitar que tengas híbridos, los cuales pueden no tener el mismo color hermoso de los padres y, además, pueden ser estériles. También puede asegurar que los machos y las hembras tengan parejas con las cuales reproducirse en el caso de que un emparejamiento específico no funcione.
    • Ten en cuenta que la mayoría de las especies de cíclidos son dimorfas, que quiere decir que los machos y las hembras tienen distintos patrones de colores. Si tienes peces dimorfos, pero no estás seguro, puedes revisar una guía para buscar una imagen de los colores específicos.
    • Reconoce que puedes tener problemas para discernir las diferencias sutiles de color en los cíclidos dimorfos o en los que puedan ser monomorfos. Si este es el caso, tendrás que “ventilarlos”, que significa revisar la papila genital. Puedes encontrarla sacando al pez del agua para buscar su poro anal. Debajo de este está la papila genital. Por lo general, la de la hembra es más grande que la del macho.
  • Dale una cantidad apropiada de alimento a los cíclido: La salud y la vitalidad de los cíclidos es importante para la reproducción. Asegúrate de alimentarlos, pero no de manera excesiva. De este modo, puedes optimizar la reproducción y asegurarte de que los huevos y el desove sobrevivan.
    • Asegúrate de alimentar a los cíclidos según las necesidades específicas de la especie, que pueden ser desde camarones pequeños hasta algas en el tanque. En la mayoría de los casos, el alimento especializado para cíclidos es suficiente para mantenerlos saludables. Considera la posibilidad de comprar algo que contenga hojuelas de espirulina, las cuales tienen un contenido alto de proteínas y otros nutrientes que los cíclidos de Malawi necesitan.
    • Solo dale al pez tanta comida como pueda consumir en 20 a 30 segundos. Hazlo esparciendo la comida de 3 a 4 veces al día, lo cual puede asegurar que cada pez tenga suficiente para comer y prevenir la agresión. Evita sobrealimentar a los cíclidos, pues eso puede conducir a la “distensión abdominal”, lo cual suele ser fatal.
  • Trata los problemas de salud: Los peces poco saludables no son buenos para la reproducción. Si cualquiera de los cíclidos de Malawi muestra signos de alguna enfermedad, tendrás que tratarlo antes de que se reproduzca. Si no conoces la causa, usa un medicamento comercial para peces. Este puede aliviar al pez de cualquier enfermedad o parásito, y ayudarlo en la reproducción.
    • Reconoce los síntomas típicos de una enfermedad en el pez (como manchas blancas o aterciopeladas en el cuerpo, falta de escamas, aletas incompletas o rasgadas, ojos saltones o nublados, úlceras o lesiones, escalofríos y respiración rápida). También puedes ver los signos conductuales de una enfermedad (como rascarse contra el tanque, nadar erráticamente, apatía, jadear en la superficie o enfurruñarse en una esquina).
    • Habla con el encargado de Glu Glu Pet acerca de medicamentos comerciales para peces si no sabes qué comprar.
  • Verifica si los peces están listos para la reproducción: Aunque no hay una manera definitiva de saber si los cíclidos están listos para la reproducción, hay algunos signos en las hembras y los machos. Observarlos para detectar los signos puede ayudarte a saber si los peces se preparan para la reproducción. Esto también puede hacer que sepas cuándo sacar a los machos que pueden comerse a los alevines.
    • Fíjate si los machos hacen cuevas, que en realidad son nidos, en la arena y cerca de los escondites.
    • Observa la forma de la hembra para saber si está un poco más gruesa de lo normal. Si es así, este puede ser un signo de que está lista para poner huevos en el nido que el macho ha excavado.
  • Detecta la atracción en los cíclidos: Así como exhiben algunos signos de estar listos para la reproducción, los cíclidos de Malawi también tienen conductas específicas a las que recurren cuando tratan de atraer a una pareja. Buscar signos de atracción puede ayudarte a estar atento a la presencia de huevos y alevines, y a saber cuándo sacar a los machos para que no se coman a los bebés.
    • Fíjate si el pez macho empieza a moverse hacia la hembra y a abrirse paso con la cola. Si lo hace, la hembra puede seguirlo a su lugar designado. Esto da inicio al proceso de reproducción. Si la hembra no está lista, es posible que no siga al macho, lo cual hará que este busque a otra hembra.
  • Deja que la naturaleza siga su curso o darle un ligero empujón: Muchas personas que buscan la reproducción de los cíclidos tienen problemas con el proceso, mientras que otras no pueden mantener a los peces alejados unos de otros. Si tienes varios machos y hembras de cada especie, y tienes un entorno natural y saludable, es posible que lo cíclidos solo necesiten un poco de tiempo antes de que empiecen a reproducirse.
    • Toma en cuenta que los cíclidos son animales y que se emparejarán naturalmente cuando estén listos. Los cíclidos pueden tardar un poco en acostumbrarse al tanque o a los compañeros del tanque.
    • Asegúrate de que el tanque esté muy limpio y que sea lo más natural posible. Si aún no lo has hecho, añadir un poco de arena, agua limpia o algunas piedras naturales como escondites puede estimular el deseo de reproducirse. También tendrás que asegurarte de no mover los escondites o las cuevas, pues estos hacen que los cíclidos tengan un sentido de permanencia y seguridad. Esta medida también puede ayudarlos a relajarse y a encontrar una pareja.
    • Verifica los patrones de alimentación. Los peces sobrealimentados no suelen reproducirse. ¿Hay restos de comida en el tanque? Si es así, considera la posibilidad de recortar una comida al día y el tiempo que alimentas a los peces. Por ejemplo, reduce a 20 segundos las comidas que les das 3 veces al día para ver si esta medida ayuda. Incluso puedes reducir a una alimentación de calidad al día si es necesario. Usa alimentos de alta calidad y aumenta los alimentos con proteínas, como la espirulina.
  • Observa la reproducción: Si una hembra sigue al macho a su nido, entonces empezarán el proceso de reproducción. Puedes notarlo fácilmente si la pareja anda en círculos uno en torno al otro, cabeza con cola.
    • Ten en cuenta que los cíclidos de Malawi macho y hembra pueden detenerse cada medio círculo para que la hembra pueda recolectar los huevos fertilizados en la boca y el macho pueda fertilizar los huevos puestos. Después de que la pareja se haya apareado, la hembra tendrá la boca llena de huevos. Su garganta estará distendida y su cara se verá cuadrada.
  • Cuidar de la hembra y los alevines después de la reproducción: Deja que la hembra descanse. Una vez que los cíclidos se hayan reproducido, la hembra necesitará un poco de descanso para que los huevos desarrollen en su boca. Cinco días sin que la molestes será el tiempo suficiente para que descanse. Toma en cuenta que es posible que no coma durante este periodo.
    • Considera la posibilidad de compartimentar el tanque para que la hembra pueda tener su propio espacio. Esto es especialmente necesario si decides no sacar al macho del tanque. Del mismo modo, también puedes poner a la hembra en un tanque aparte. Recuerda que debes tratar de no molestarla porque puede escupir los huevos o incluso tragárselos.
  • Presta atención al momento en que la hembra suelte a los alevines. Un cíclido de Malawi hembra mantendrá a los huevos fertilizados en la boca aproximadamente por 21 días. Transcurrido ese tiempo, comenzará a soltar los alevines o los peces bebés de la boca en los escondites o en el tanque. Toma en cuenta que la hembra puede tardarse un par de días en soltar a los alevines en el agua.
    • Reconoce que los cíclidos de Malawi tienen cantidades relativamente pequeñas de huevos (solo entre 10 y 30). Es posible que veas entre 10 y 30 alevines, dependiendo de su índice de supervivencia.
    • Asegúrate de que haya escondites en el tanque en el que los alevines puedan esconderse de los machos. No te sorprendas si la hembra se mete a los alevines en la boca varias veces. Las hembras terminarán abandonando a los alevines, por lo que es importante que los peces jóvenes tengan escondites.
  • Alimenta a los alevines: Los alevines necesitarán alimento nutritivo para convertirse en cíclidos de Malawi saludables. Hay varios alimentos nutritivos que puedes darles. También puedes saber si comen suficiente observando sus cuerpos con una lupa. Puedes alimentar a los alevines con el fin de promover su crecimiento con los siguientes alimentos:
    • camarones en salmuera.
    • pulgas de agua.
    • microgusanos.
    • gusanos grindal.
    • Los alevines son grandes y muy desarrollados, por lo que el infusorio es insuficiente para estos.

Advertencias:

  • Evita darles corazón de res o alimentos con alto contenido de grasa. Estos pueden causar daño hepático en los cíclidos. Los gusanos de aguas residuales y los gusanos de sangre pueden causarles una distensión fatal.
  • Evita “separar” o sacar manualmente a los alevines de la hembra. Esto puede conducir a índices altos de mortalidad, pues los alevines son demasiado débiles.

La familia de los cíclidos en tu acuario - Imagen 1

6.- CUIDADOS:

Se debe de tomar en cuenta que es importante situar a estas especies en peceras especiosas, los troncos y las piedras son imprescindibles para que esta especie fije su terreno. Se debe tener clara la temperatura ideal del agua y tener un buen sistema de filtraje motivado a que esta especie deteriora mucho el agua.

Como bien sabemos los peces no pueden controlar la temperatura de su cuerpo, esto depende de las condiciones del agua en el acuario que habitan o la del medio ambiente en el que se encuentren y eso es de suma importancia para el mantenimiento de ellos.

Cualquier aumento o disminución de la temperatura adecuada en el hábitat de esta especie afectará en su sistema inmune y se enfermará. Se recomienda mantener un intervalo de temperatura de 22 °C a 25 °C que será apta para el mantenimiento de él.

A pesar de que este tipo de peces tropicales son habituales en los acuarios de los amantes de la acuariofilia, poco se sabe de cómo son exactamente los cíclidos africanos. Una familia acuática que comparte unas características determinadas, y que cuenta con una variedad enorme de aspectos, formas y colores e, incluso, con «primos» de su misma especie en varios continentes (como América e, incluso, Asia).

Y si bien es cierto que comparten la gran mayoría de sus cuidados a pesar de las particularidades de cada uno, hay un aspecto que es común a todos ellos: su increíble belleza. Un factor estético que enamora a quienes se inician en la acuariofilia y que, lejos de la leyenda urbana que dice son difíciles de cuidar, los convierte en objeto de deseo para quienes tienen mínimos conocimientos sobre el mundo acuático.

Ojo con esta superpoblación: es importante tener en cuenta que, cuanto mayor sea el número de peces, mayor será la cantidad de desechos. Un factor que puede desestabilizar el pH del acuario (los cíclidos africanos suelen necesitar aguas alcalinas) y poner en riesgo a toda nuestra comunidad de peces. Para no excedernos, nada como seguir una regla básica: un pez por cada litro de agua.

Y si el agua es, lógicamente tratándose de un acuario, fundamental en cualquier ecosistema cautivo, lo es más si tenemos cíclidos africanos. Sus necesidades específicas de pH nos obligarán a contar con un sistema de filtración a la altura de las circunstancias. Es más, para curarnos en salud, y evitar cualquier contratiempo, lo ideal es aumentar la filtración recomendada sin crear (cuidado con esto) fuertes corrientes de agua.

A pesar de tener estos refugios, algunos peces de esta inmensa familia acuática no se conformarán sino que, además, excavarán en el sustrato del acuario, escondiéndose en él. Por este motivo, es importante elegir correctamente la grava del acuario, decantándonos por una de grano medio y sin colorantes. El motivo de no elegir una, ni demasiado fina, ni demasiado gruesa es que estos extremos tienen repercusiones en el equilibrio del acuario: en el primer caso, facilitará que el agua se pudra; en el segundo, el de la grava gruesa, colaborará en estropear el agua (la acumulación de desechos será mayor y, cuando los cíclidos la excaven, contaminará el agua del acuario).

De todo lo que acabamos de ver se desprende una implicación importante para cuidar estos peces africanos: para poder disfrutar de ellos, necesitaremos tener un acuario de buenas dimensiones. De esta manera, evitaremos cualquier conflicto territorial a la vez que lograremos mantener un equilibrio en todos los aspectos.

Por último y a pesar de todo: no tengamos miedo de incluir estos peces en nuestro acuario. Conocer cómo es su personalidad nos ayudará a saber cuáles son sus necesidades y poder abandonarnos a lo importante.

7.- SALUD:

Las enfermedades más comunes y su tratamiento, como cualquier otro ser vivo, estos peces también enferman.

Será invitable que a lo largo de su vida puedan padecer alguna dolencia, y en nuestras manos está el evitarlo, pero con la prevención y después con un correcto tratamiento.

El mejor método es siempre la prevención llevando a cabo un control metódico y periódico de las condicones del agua.

Dedica tiempo a la observación de tu acuario, observa detenidamente a todos los peces y su comportamiento.

Verifica que: piel, escamas y aletas estén sanas.

Si hay peleas constantes entre algunos de los peces, busca una solución, puede que sean incompatibles y no debas mantenerlos juntos en el mismo acuario.

Recuerda tener siempre productos a mano para tratar el punto blanco, un bactericida y un funguicida.

Ten precaución a la hora de introducir nuevos ejemplares, especialmente si son salvajes y provienen de los lagos.

Si enferma un pez y tienes que tratarlo, lo fundamental es que tengas paciencia. Sigue siempre las instrucciones para el correcto suministro del producto y no suspendas un tratamiento si ves que la mejoría no llega en un par de días, tampoco lo reemplaces o modifiques la dosis, la mezcla de productos puede ser mortal para un pez con las defensas bajas.

Algunos tratamientos pueden afectar negativamente a otros elementos del acuario como plantas o bacterias.

La mayoría de los peces dejan de producir o reducen la producción de anticuerpos con la bajada de temperatura del agua.

En los peces tropicales esta disminución es variable según la temperatura idónea para cada especie.

Si un pez se encuentra en un ambiente con una temperatura inferior a la que necesita, dejará de producir anticuerpos y sus defensas se reducirán por lo que puede perder su inmunidad celular superficial y sufrir un ataque baceteriano o de cualquier otro organismo.

Otros factores que pueden desencadenar un enfermedad también puede ser paha excesivamente bajo o excesivamente alcalino, heridas no desinfectadas, como roces contra superficies duras o peleas entre peces y una alimentación deficiente.

Las causas más comunes son la superpoblación de bacterias dentro del acuario (exceso de materia orgánica en descomposición) y el contagio por introducción de peces infectados.

Enfermedades más comunes:

  • Punto Blanco: El punto Blanco es una de las enfermedades más habituales en el acuario tropical, por lo que conocerla resulta imprescindible a la hora de prevenir el contagio y tratar los síntomas. Esta enfermedad la provoca un protozoo conocido como Ichthyophthirius multifilis, que es mortal para los peces pero tambiém es de fácil diagnóstico y reacciona muy bien a los medicamentos específicos. Se caracteriza por la aparición de puntos blancos en aletas y escamas, es muy contagiosa y se debe tratar a todo el acuario a la vez. Los peces están familiarizados con los microorganismos que provocan esta enfermedad porque están muy difundidos, pero solo los peces que no cuentan con unas buenas defensas enferman. Esto es debido a la mala alimentación, el estrés, la superpoblación o la mala calidad del agua. A simple vista se observan pequeños puntos blancos sobre el cuerpo de los peces, especialmente en las branquias, y los ejemplares contagiados se muestran nerviosos y nadan rápidamente intentando quitarse la molestia de sus cuerpos. Cuando la enfermedad avanza, los peces se ven cada vez más irritados y pueden comenzar a frotarse contra los objetos, las paredes o la grava del acuario para aliviar los picores. Finalmente, se pueden producir dificultades respiratorias, falta de apetito y hasta la muerte. Dependiendo de la temperatura del agua el ciclo completo del protozoo que causa esta enfermedad puede durar desde 4 días hasta varias semanas cuanto mñas caliente está el agua más rápido es el ciclo. Para el tratamiento del punto blanco, puedes aumentar la temperatura del acuario a unos 27º C para acelerar el ciclo vital del protozoo y aumentar también el aporte de oxígeno. Los medicamentos más utilizados son la formalina y el verde de malaquita durante unos 7 días, aunque existen otros de igual eficacia. Recuerda seguir las instrucciones de producto y no olvides de retirar el carbón del filtro y papagar los filtros UV. Par prevenir la aparición del punto blanco debes extremar las precauciones al introducir nuevos ejemplares, evitar cambios bruscos en la temperatura de tu acuario, controlar el pH y los niveles de amoníaco.
  • Oodinium o la enfermedad de la piel de terciopelo: El Oodinium es un género de dinoflagelados parásitos unicelulares microscópicos que pueden formar colonias. El inicio de esta enfermedad suele pasar desapercibido, por lo que es muy recomendable observar cualquier tipo de cambio en el comportamiento de nuestros peces. En su fase inicial, se advierte que el pez está irritado y nada al azar mientras se roza contra las rocas y otros objetos para desprenderse del parásito, pero la enfermedad sólo se hace visible si la invasión es más fuerte. Entonces el pez aparece recubierto por unas diminutas manchas doradas que parecen espolvoreadas en cabeza, aletas y pecho dándole un aspecto aterciopelado. Estas manchas son más visibles con la luz artificial o la luz del sol. La enfermedad de la piel de terciopelo es muy contagiosa, por lo que el aislamiento debe realizarse lo más pronto posible. Si la enfermedad avanza los peces presentarán dificultades para respirar, boquearán, abrirán y cerraran rápidamente los opérculos. A continuación adelgazarán y si no se trata pronto, será letal. El primer paso para tratar esta infestación es tapar el acuario y apagar la luz para debilitar al parásito. Se puede tratar con sulfato de cobre, azul de metileno o con antibióticos como la Cloromicetina. En Glu Glu Pet encontrarás productos químicos para su tratamiento que dan muy buenos resultados. Solo será necesario quitar el carbón activado para que no elimine el producto químico del agua.
  • Costia o Costiasis: La costiasis es una enfermedad muy contagiosa, que se difunde en lugares donde existe una gran concentración de peces. La causa el flagelado Costia necatrix. Los parásitos se fijan en el pez y es cuando se reproducen. El cuerpo de los peces se recubre de un velo blanquecino que en la etapa avanzada está asociado con derrames hemorrágicos y enrojecimiento de la zona afectada. Cuando la enfermedad está en fase avanzada, otros síntomas que presentan los peces son la frotación contra el fondo las aletas replegadas, movimiento de balanceo y falta de reacción. Tambián las branquias son atacadas y se congestionan, por lo que aparecerán síntomas adicionales, tales como respiración agitada y boqueo en la superficie. El tratamiento es sencillo. Para peces tropicales debes elevar la temperatura por encima de los 30ºC, gradualmente, sin afectar a los peces, durante unas pocas horas para que mueran los parásitos y realizar un baño diario de Cloruro de sodio (sal gruesa) a razón de 10 gramos por litro durante 20 minutos, hasta que la piel se aclare, manteniendo a los peces afectados aislados y en observación. Para cada tratamiento prepararás una nueva solución salina.
  • Saprolegnia, Achyla y otros hongos: Si bien existen más de 35 especies de hongos acuáticos, los más comunes causantes de enfermedades en los peces son Saprolegnia y Achyla. El inicio de una enfermedad producida por estos hongos, generalmente por causa de una herida, un debilitamiento o destrucción de la musosa, etc., se manifiesta del mismo modo que modificación en el comportamiento de los peces. La observación es fundamental. Durante el proceso inicial una espora se infiltra en el cuerpo del pez y desarrolla estructuras vegetativas comparables a raíces (micelios) que penetran en los tejidos, se nutren de ellos y los van necrosando. Hasta aquí el lugar afectado sólo muestra una ligera opacidad que puede pasar desapercibida, sin embargo el pez afectado habrá modificado su comportamiento. Entre 24 y 48 horas después comenzará el crecimiento del hongo hacia el exterior y podremos observar unas pequeñas manchitas blancas o blanquecinas que después adquirirán la forma de copos algodonosos, en el caso de saprolegnia, o largos filamentos como delgadas hebras de lana, cuando se trata de Achyla. Para entonces los micelios habrán necrosado una vasta extensión de los tejidos, y según la localización del hongo, pueden haber destruido también algún órgano vital, haciendo imposible la recuperación del pez.
  • En Glu Glu Pet puedes encontrar medicamentos preparados para combatir la Fungosis: Esta enfermedad está causada por unas malas condicones del agua por lo que en casos no extremos se puede curar a base de cambios de agua. Puedes medicar el agua del acuario con Azul de Metileno purísimo a razón de 1 gramo por cada 100 litros de agua, acompañando este tratamiento con baños de 15 minutos en una solución de 15 gramos de sal gruesa por litro de agua.
  • Columnariosis u hongo de la boca: Se trata de una enfermedad de origen bacteriano. Al patógeno responsable se le conoce actualmente como Flavobacterium columnare. Esta bacteria penetra en el cuerpo del pez y tras un periodo de incubación de entre 5 y 8 días aparecen los primeros síntomas consistentes en una formaciones muy parecidas a los copos algodonosos producidos por hongos y que se sitúan principalmente en la boca del animal, aunque también puede afectar a otras zona, como la cabeza y las agalla, sino se trata con rapidez. Estas formaciones algodonosas darán lugar a ulceraciones. También se verán afectadas las aletas que presentarán un aspecto lechoso o bien se irán degradando. El comportamiento del pez cambia, algunos se posan en el fondo y otros boquean en la superficie, pero en ambos casos se produce un "bamboleo" característico en zigzag. El tratamiento debe iniciarse cuanto antes. Tendrás que aislar a los peces infectados y tratarlos aparte en un acuario hospital. El tratamiento inicial consiste en la limpieza del acuario principal sifoneando el acuario una vez por semana. Debes apagar el calentador porque las temperaturas altas favorecen la infección. Hay que realizar cambios de agua de un 30% sifoneando el sustrato en días alternos, y agregar sal marina en proporción de 7 gr. por litro de agua. Este procedimiento debes llevarlo a cabo una vez por semana, y en caso de que no reacccionen al tratamiento, lo ideal será recurrir a antibióticos del tipo Terramicina y Oxitetraciclina (250 mg./ 10 litros) cambiando un 30 % de agua de tratamiento todos los días durante 5 días.
  • Gusanos parásitos: Gyrodactylus y Dactylogyrus. Estos dos parásitos, sin ser microscópicos, tampoco son tan grandes como para poder confirmar el diagnóstico sin la ayuda de una lupa, excepto para quienes hayan tenido alguna experiencia con ellos. Se trata de los Géneros Gyrodactylus spp y Dactylogyrus vastator que forman parte de los helmintos o gusanos. Gyrodactylus se localiza en el tegumento de los peces y puede atacar en cualquier parte del cuerpo, incluidos los ojos. Si no está muy avanzada la enfermedad los síntomas externos no son muy visibles, por lo que la observación del comportamiento de los peces es fundamental. Cuando la enfermedad está en la fase avanzada se observa turbiedad en la piel y, en las zonas fuertemente invadidas, se produce un enrojecimiento. En los ojos puede presentarse una opacidad generalizada o parcial, según el grado de invasión del parásito. Para su tratamiento se recomiendan baños con cloranfelicol a razón de 5 mg./ litro realizando un cambio de agua del 50% cada día durante 3 días.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.