ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

Viernes de arte con animales: Paul Gauguin, "el Perro Rojo o Arearea".

03/12/2021 · Valor del arte y la historia de los animales.

Viernes de arte con animales: Paul Gauguin, "el Perro Rojo o Arearea".

¿QUÉ LE ATRAÍA A GAUGUIN EN LA POLINESIA?

El artista francés, nacido en París en 1848 y fallecido en Atuona (isla de Hiva Oa, Polinesia Francesa) en 1903, profundizó en una cultura distinta para aprovecharla en su desarrollo artístico.

Viernes de arte con animales: Paul Gauguin, "el Perro Rojo o Arearea". - Imagen 1

El arte de Gauguin captó mucho de la cultura que encontró en la Polinesia (Museo de Orsay, París, 1891).

Gauguin quería influenciar su arte a través del primitivismo como una nueva corriente artística.

Si las sociedades del futuro nos estudiaran podrían decir que somos primitivos y depredadores del medio ambiente.

Eso a pesar de que hoy pensamos que manejamos tecnología punta y que no somos arcaicos ni primitivos.

Otra cosa es el concepto de paraíso.

Y es necesario separar ambos conceptos para comprender lo que Gauguin halló en la isla de Tahití (primera visita 1891-1983; segunda visita, ya no regresó a Francia, 1895-1901) y luego en las islas Marquesas, en Hiva Oa (1901-1903).

Todas en la Polinesia Francesa.

¿QUIÉN CONOCIÓ A GAUGUIN?

El antropólogo Bengt Danielsson formó parte de la expedición Kontiki, la cual en 1947 navegó en una balsa precolombina desde Callao (Perú) hasta las islas de la Polinesia bajo el liderazgo del noruego Thor Heyerdahl.

Danielsson llegó a la isla de Hiva Oa en 1951, a escasos 48 años de la muerte del pintor, a poca distancia de la población de Atuona, donde se encuentra la última posada de Gauguin.

En su libro Gauguin en los mares del sur, nos dice así: “Mi primera premisa era cuestionar las biografías existentes porque muchos autores nunca habían visitado el Pacífico sur y eran hechas con información fragmentada sobre Gauguin. Segundo, buscar a personas vivas que hubieran tenido amistad con Paul Gauguin para recabar de manera directa vivencias con el pintor”.

Ambos personajes, Danielson y Gauguin, se relacionan por la defensa de los derechos y forma de vida de la cultura tahitiana.

Danielsson fue uno de los principales investigadores sociales y ambientales de Polinesia, siendo muy crítico de las pruebas nucleares del Gobierno francés en los años 50-60.

Danielsson encontró algunos personajes cercanos al pintor.

Uno fue David Le Cadre, arzobispo católico de origen francés, quien llegó en 1900 a las islas Marquesas.

Había una disputa muy grande a nivel personal y filosófico entre ambos porque para Paul Gauguin la Iglesia y el poder político francés representaban todo lo que él no buscaba en la Polinesia Francesa.

Entrevistado por Danielsson, Le Cadre se refirió de Paul Gauguin así: “¿El pintor loco quieres decir? Oh, sí, lo conocí bien.

La primera vez que lo vi, él estaba sentado en la silla en la que estás sentado ahora”.

A su vez, Gauguin señaló sobre Le Cadre: “El obispo es un conejo, yo soy un gallo viejo, bastante duro y ronco. Si digo que el conejo lo comenzó (el pleito), es verdad”.

Era tal la disputa, que en la casa de Gauguin elaboró una figura de madera con las características del obispo, pero representándolo como un demonio.

Puso esa escultura en un poste de la entrada y adornó el otro poste con un retrato esculpido de una seductora niña nativa en el servicio al obispo.

A los nativos nunca se les habría ocurrido hacer algo así, era como una sublevación al status quo que existía en la isla, lo cual causó popularidad entre los tahitianos, pero rechazo y resentimiento entre los franceses.

CULTURA PRIMITIVA:

Según Bengt Danielsson, en su libro "Isleños olvidados de los mares del sur", la cultura primitiva que Gauguin encontró en Atuona (mucho más virgen que Tahití) debió ser así: “A nuestra llegada apagamos los motores del bote y se nos vino un silencio abrumador que nos llenó de paz. Bajamos a la isla en una pequeña canoa y en el camino veíamos peces en abundancia y en el valle había mucha comida tropical”.

¿QUÉ SOCIEDAD ENCONTRÓ GAUGUIN EN ATUONA?

Se basa en la creencia de que los nativos habían sido creados a partir de los cuerpos de Atea, el padre celestial.

La primera mujer nació por el dios Tiki, hijo de Atea, modelada de la tierra.

Por esta razón, la mujer no tenía relevancia en la política y religión.

En las islas del Pacífico sur, las mujeres son consideradas exóticas y bellas, símbolo de hospitalidad y amor, cuya función es servir al hombre.

Para muchos viajeros que se encuentran aburridos de sus sociedades descubren un paraíso simbolizado por estas hermosas bailarinas de hula.

MEJOR QUE LA CIVILIZACIÓN:

Gauguin, en su libro Noa- Noa, nos da muchas pautas de qué era paraíso para él: “Hay que recurrir a la naturaleza para vivir. Ella es rica, generosa, no se niega a nadie que le pida su parte de sus reservas inagotables en el árbol, las montañas, el mar. Aquí estaba yo, un hombre civilizado, claramente inferior en estas cosas de los salvajes. Los envidiaba. Miro su vida feliz y tranquila a mi alrededor, sin la menor preocupación por el dinero, ellos sueñan, hacen el amor, duermen, cantan, rezan”.

Finalmente, Paul Gauguin, como muchos otros artistas plásticos del siglo XIX y comienzos del siglo XX, buscaba nuevas influencias no europeas, como el arte primitivo, para crear un arte propio nuevo y esta es una de las razones principales de su estancia en Tahití y Atuona.

Desde una visión antropológica, Gauguin rompió los paradigmas de lo salvaje para convertirlos en una obra de arte.

ROYAL BLISS LANZA SU NUEVA CAMPAÑA #freedomtomix con MacCann:

Royal Bliss lanza su nueva campaña con el mensaje: ¡Siéntete libre de mezclar! (#freedomtomix) de la mano de McCann.

Royal Bliss ha retado a cinco artistas contemporáneos: Alex de Marcos, Elena Gual, María Herreros, Sr. García y Toni Ferrer a que den rienda suelta a su imaginación y se atrevan a mezclar para reinterpretar el cuadro del pintor posimpresionista francés Paul Gauguin, El perro rojo.

Royal Bliss contextualiza algunas de sus variedades en algunas de las corrientes pictóricas más importantes de la historia contemporánea.

¿Cuál sería la bebida que mejor encajaría con el dadaísmo? Sin duda el Irreverent Ginger Ale, por su sabor arriesgado y rompedor, que pone en tela de juicio todos los combinados que se hayan podido crear hasta ahora.

La unión entre el dulzor y la acidez, como el dadaísmo, rompe con la tradición siguiendo un único principio: en tu copa no hay reglas.

¿Y qué mixer sería la musa más apasionada y sensual para un pintor romántico? No hay lugar a dudas…Bohemian Berry Sensations. Una burbuja de sentimientos y locuras inevitables; un mix donde lo más importante son nuestras propias fantasías, nuestros propios sueños, nuestro propio placer. Como cualquier artista romántico, la rebeldía de su toque afrutado e intenso brinda la oportunidad de reinterpretar un sabor distinto en cada paladar.

¿Y el más minimalista? La variedad que mejor refleja la máxima de que menos es más: Creative Tonic Water.

Viernes de arte con animales: Paul Gauguin, "el Perro Rojo o Arearea". - Imagen 2

ROYAL BLISS EN ART MADRID´20:

Y esta simbiosis con el arte presente en la nueva campaña de Royal Bliss, se complementa con la participación de la marca en la 15ª edición de Art Madrid, que tendrá lugar del 26 de febrero al 1 de marzo en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles.

Se trata de una cita con el arte contemporáneo que se ha convertido en referente internacional y que cuenta con altas cifras de visitantes.

Es la presencia de diferentes galerías, de artistas de distintas disciplinas como la pintura, la escultura, la fotografía o el videoarte, lo que convierte a Art Madrid’20 en el espacio perfecto para trasladar la copa al lienzo.

Viernes de arte con animales: Paul Gauguin, "el Perro Rojo o Arearea". - Imagen 3




¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.