ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas.

29/03/2021 · Fichas técnicas de peces

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas.

DESCRIPCIÓN:


Nivel de atención: Fácil-Difícil: depende de la especie.

Temperamento: La mayoría de las especies son pacíficas.

Forma de color: Vívidamente coloreado

Duración de la vida: 3 meses – 5 años (depende de la especie)

Tamaño: 2 a 9 cm.

Dieta: Carnívoro

La familia: Cyprinodontiformes

Tamaño mínimo del tanque: 75 litros por par.

Preparación del tanque: Muy simple; piso desnudo, luz mínima, filtro de esponja

Compatibilidad: Comunidad segura con precaución (dependiente de la especie).

El Cyprinodontiformes, comúnmente conocido como Killifish, es una familia de peces que compromete a más de 1250 especies; estas especies se clasifican en diez grupos diferentes.

Sus dientes son largos, curvos y puntiagudos.

La mayoría de las especies tienen escamas redondas y no tienen barbos.

Muchos de estas especies son delgados y con forma de lucio, lo que los hace grandes nadadores.

Algunos tienen un cuerpo más cilíndrico con aletas cortas, redondeadas y otros tienen aletas largas y anchas.

La familia Killifish es un grupo de peces muy diverso y extendido.

Una cosa que la mayoría de los peces Killies tienen en común son los colores brillantes y los patrones vívidos.

Los machos son mucho más brillantes que las hembras, y la mayoría de sus cabezas son planas en la parte superior.

La forma del cuerpo varía según la especie, pero todos tienen una aleta dorsal situada hacia la mitad trasera de su cuerpo.

En la mayoría de las especies, los machos también tienen aletas dorsales y anales más grandes.

Miden entre 2.5 a 15 cm de tamaño.

Algunas de las especies más pequeñas incluyen el Madeka enano (Oryzias minutillus) y el colibrí Lampeye (Poropanchax myers) tienen menos de una pulgada de longitud.

Un ejemplo extremo de un pez asesino más grande es el Orestias (Orestias cuvieri) que puede crecer más de 25 centímetros.

Tal vez la forma más útil de ayudar a decidir qué tipo de especie quieres es mirar las características y los requisitos de cuidado de las especies individuales.

La mayoría de los Killifish son pacíficos y se llevan bien en los tanques de la comunidad; sin embargo, los machos pueden ser agresivos entre sí.

Si tienes experiencia y quieres mantener un grupo de Killies en un tanque más grande, puedes hacerlo siempre y cuando proveas muchos retiros y espacios para esconderse.

Alternativamente, puedes tener un solo Killifish macho en cada acuario, y evitar mantener cualquier especie masculina de aspecto similar y puedes mantener cualquier número de hembras juntas.

Los Killies suelen ser buenos peces comunitarios y pueden mantenerse con otras especies pequeñas y pacíficas que requieren condiciones de agua similares, como los tetras de neón y los tetras de nariz de ron.

Hay un rasgo del comportamiento de los Killies que es vital y que conoces mientras preparas tu acuario, casi todos ellos son increíbles saltadores.

Por esta razón, debes asegurarte de cubrir tu acuario con una capucha y asegurar su seguridad.

Dado el pequeño tamaño de los Killies, pueden saltar a través de espacios muy pequeños.

Aphyosemion australe (Rachow, 1921):


Familia Nothobranchiidae, hasta 6 cm.

Esta especie procede de la zona costera de Gabón, cercana a Cabo López. Hay dos variedades, la chocolate y la oro. Esta última de un color anaranjado-dorado.

Condiciones estándar acuario pH 7, dureza entre 5 y 10 dgH. preferiblemente pH 6,5 con dureza entre 2 y 5. Temperatura entre 22 y 25ºC.

Acepta sin problemas alimento seco así como congelado.

Puede rivalizar con machos de su misma especie y color pero no llegan a pasar de leves encontronazos. las hembras no tienen el colorido del macho pero mantienen su mismo patrón de puntos y una línea muy elegante.

Una de sus características es la cola de lira.

Desova principalmente colgando los huevos de las raíces del Helecho de Tailandia, Riccia u otras plantas flotantes. Periodo de incubación de los huevos a 23ºC 3 semanas.

Fundulopanchax Gardneri, (Boulenger, 1911):


Familia Nothobranchiidae, hasta 6,5 cm.

Procede de Nigeria, aunque algunas poblaciones pueblan el Oeste de Camerún. Posee varias subespecies, las más importanes son Clauseni, Gardneri, Lacustri y Manfensen. El más frecuente en el comercio es el Gardneri variedad Nsukka.

Se adapta con facilidad tanto a pequeñas urnas como a cualquier acuario comunitario. Es una especie muy activa. Es muy voraz y acepta el alimento en escamas y desecado muy rápidamente.

Entre 6 y 7,2 de pH. Dureza entre 5 y 8, temperatura entre 22 y 25ºC.

Desova frecuentemente en la oquedad o cuenco con turba. Dependiendo de la variedad la puesta puede tardar en eclosionar hasta mes y medio. La variedad más común es la que tiene bandas rojas y amarillas tanto en la aleta dorsal, anal y laterales.

Aplocheilus lineatus, (Valenciennes, 1846):


Familia Aplocheilidae, hasta los 10 cm.

Procede de la india. Debido a su tamaño recomendable para el acuario comunitario con especies algo más grandes. Posee una boca de grandes dimensiones por lo que peces pequeños que mantengamos pueden terminar de alimento.

Es uno de los Killis más robustos. Dependiendo de su estado sufre importantes cambios de coloración. Cambios habituales en el traslado de la tienda a casa por ejemplo.

Condiciones optimas pH entre 6,5 y 7,5 temperatura sobre los 25ºC. La dureza admite una más alta de lo habitual.

Se comercializan las variedades azul, rojo y oro.

La tonalidad oro es dorado tirando hacia amarillo limón muy llamativo.

Las hembras y los machos se confunden sobre todo si están asustados.

En estado normal el macho tiene más color. En cualquier caso las aletas de los machos son más afiladas especialmente la dorsal y la caudal.

Desova sobre raíces colgantes de las Ceratopteris. Los huevos son bastante grandes, sobre 1,5 mm.

Nothobranchius guentheri, (Pfeffer, 1893):


Familia Nothobranchiidae, hasta 5 cm. Especie Anual.

Procede de la isla de Zanzibar. Variedades comerciales la normal, la roja, la albina y color rosa. Pez resistente y muy activo. Temperaturas altas entre 24 y 28ºC. PH entre 6 y 8.

Dureza en principio se adapta a muchos tipos de agua. Admite incluso entornos salinos con entre 3 y 4 gramos de sal por litro. Es sensible al oodinium. Para eliminarla es conveniente mantenerlo en acuario con algo de sal, la comentada a fin de que el parásito se desprenda.

En el acuario principal tratar con tratamiento especializado según dosificación prescrita. No todos los compañeros de acuario se adaptan a la salinidad ni tampoco las plantas.

Es un pez muy voraz que requiere un par de tomas de alimento al día.

Desovan sobre la turba del cuenco o la oquedad. Debemos extraerla y escurrirla guardándola en una bolsa durante 3 meses a una temperatura de 22ºC. Si se incuba a 20ºC el periodo de incubación se puede alargar entre 4 y 5 meses.

Los alevines aceptan directamente los Nauplios de artemia. No es sencillo de que se produzca el desove por lo que si estamos intereados deberemos insistir.

Austrolebias nigripinnis, (Regan, 1912):


Familia Rivulidae, hasta 5 cm. Especie Anual.

Esta especie de killi procede de Argentina y Uruguay rodeando la desembocadura del Río de la Plata. No hay subespecies pero si muchas poblaciones.

Se adapta a todos las condiciones acuáticas del acuario comunitario. Extremadamente resistentes con la temperatura, pudiendo adaptarse incluso a temperaturas de 29ºC.

Para la reproducción hay que esperar dos semanas a recoger la turba puesta en el cuenco y luego escurrirla bien y guardarla en bolsa durante tres meses. La bolsa con la turba y los huevos se mantendrán a una temperatura de 20-22ºC.

Tras cuatro meses se puede echar la turba al agua y uno o dos días nacerán las larvas. Aceptan desde el primer momento Nauplios de artemia. Según vayan creciendo, muy rápido, podemos ofrecerles alimento para adultos, en un primer momento triturado.

La hembra y el macho son tan diferentes en cuanto a forma y color que fueron catalogados como especies diferentes a principios del siglo pasado.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 1

Cuando hablamos de un grupo de peces, tan variado como son los peces Killi, nos podemos encontrar con una gran variedad de tamaños, aspecto y coloración de los peces.

Los Killis se dividen al menos en 10 familias de peces, con 65 géneros y algunos con más de 100 especies diferentes de peces.
Los tamaños de los peces Killi, pueden llegar a medir hasta 7 centímetros, aunque hay especies de peces Killi mucho más pequeñas y otras que pueden superar estas dimensiones.

Tampoco hay uniformidad en cuanto a las formas de su cuerpo, hay Killis con cuerpo cilíndrico y alargado, mientras que otros muestran un cuerpo achatado lateralmente.

Hay una variedad realmente curiosa, que posee una aleta caudal en forma de lanza, mientras que en la gran mayoría la aleta caudal es más redondeada.

Una característica morfológica común, es que poseen una boca protráctil, en la que se disponen unos pequeños dientes, que recorren la mandíbula y la faringe.

En lo que coinciden la mayoría de los peces Killi y lo que les ha proporcionado gran popularidad sin lugar a duda, es su colorido, son peces muy atractivos, de colores vibrantes.

Podemos distinguir que existe dimorfismo sexual, bastante evidente entre los machos y las hembras.

Es fácil diferenciar a los machos de las hembras, porque disponen de un mayor número de colores, o están presentes de forma más intensa que en las hembras.

Otro aspecto morfológico útil para distinguir ambos sexos, lo tenemos en las aletas caudal y anal, mucho más puntiagudas en los machos.

Por no hablar del tamaño, los machos se diferencian porque son más grandes.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 2

LOS TIPOS DE KILLIS ANUALES:

Estos son los que están expuestos a temporadas de sequía muy intensas.

Crecen en charcos y cauces de agua pequeños que se secan cuando llega el tiempo de la sequía.

Por lo general, la vegetación no logra sobrevivir a estas condiciones y muere.

Los Killis han podido reproducirse y vivir en estos ambientes y al llegar la temporada de lluvias, el agua vuelve a crecer.

En este punto, los huevos que fueron sepultados por los Killis salen del sustrato e interrumpen su estado latente, conocido como Diapausa para eclosionar y volver a poblar el espacio de sus padres.

Debido a que su ciclo vital es bastante corto, las larvas pueden llegar a su desarrollo bastante rápido.

Después de unos 45 días, los Killis de este grupo alcanzan su edad adulta.

En este punto están preparados para reproducirse y empezarán a crear territorios propios para que las hembras se sientan atraídas y puedan desovar varias veces al día.

Del mismo modo, los nuevos adultos entierran los huevos en el sustrato y los huevos que hayan logrado ser fecundados, quedarán en estado latente hasta que su ecosistema cambie y les proporcione buenas condiciones de vida para eclosionar.

Algo importante de este grupo de Killis es que su esperanza de vida no suele superar el año, pero cuando se encuentran en acuario llegan a vivir un poco más.

Factores como la calidad del agua, temperaturas intermedias y una alimentación que les proporcione los nutrientes que necesitan, ayudan a que esta especie de Killis viva más tiempo en un acuario doméstico.

LOS KILLIS NO ANUALES:

Este tipo de Killis guarda bastante diferencia con el grupo anterior.

Las condiciones de vida y desarrollo son bastante distintas entre ambos.

Estas especies viven en formaciones de agua permanentes y no sufren de sequías.

No todo es tan fácil para los Killis no anuales, se trata de peces que deben sortear problemas con la calidad del agua donde viven.

Esto ha originado que se conviertan en grandes saltadores y nadadores, hasta llegar a formaciones de agua con mejores condiciones de vida.

En algunos casos, en su hábitat natural suelen sufrir, por lo que se ven obligados a salir de unas formaciones acuáticas a otras.

Esta especie sobrevive porque en la noche se protegen del calor y de la luz solar, por lo que los Killis deben mantenerse bien tapados para que no salten.

Algunos cuidadores pueden llegar a perder a sus peces por este motivo.

Si eso sucede, es importante colocar a los peces inmediatamente en el agua porque son capaces de estar fuera del acuario unas 2 horas.

Esto confirma la resistencia de este tipo de peces.

Respecto a la reproducción, este grupo pone sus huevos sobre plantas, rocas, raíces o cualquier superficie cóncava que encuentren en el acuario.

El desarrollo es bastante rápido porque pueden nacer solo unos días después del desove o eclosionar de 2 o 3 semanas después.

La diferencia con el grupo anterior es que estos tardan mucho más en llegar a la etapa adulta de su vida y pueden pasar 5 o 6 meses hasta que alcanzan la maduración sexual.

Debido a su lento crecimiento, las condiciones de vida en su hábitat natural y los cuidados que se les pueda brindar a esta especie en los acuarios domésticos, los Killis no anuales tienen una mayor esperanza de vida y pueden alcanzar entre los 2 y 3 años.

En este grupo podemos encontrar los Aphyosemion: En latín significa cola de bandera, Aphanius , Aplocheilus, Epiplatys, Rivulus agilae y Aph Platys duboisi.

LOS KILLIS SEMIANUALES.

Esta es una combinación casi perfecta entre los dos grupos anteriores. Entre sus condiciones de vida, encontramos que pueden vivir en pequeñas formaciones de agua como los Killis anuales y en corrientes fluviales como los no anuales.

Los huevos pueden desarrollarse tanto si se encuentran sumergidos en el agua y también siendo enterrados en el sustrato.

Una diferencia importante es que el periodo de incubación es mayor al de los demás Killis.

Los más jóvenes llegaban a eclosionar después de 21 o 30 días, pero algunos pueden tardar hasta 60 días. Esto provoca que su desarrollo sea más largo que especies como los Aphyosemion.

A su vez, el tiempo de desarrollo prolongado hace que sea difícil definir el disformismo sexual, lo que dificulta que el cuidador pueda saber el sexo de los alevines. Después de unos tres meses, aún durante su juventud, se puede conocer el sexo de estos Killis.

En este grupo destacan los muy populares Fundulopanchax, que en sus inicios fueron conocimos como los Fundulopanchax gardneri.

PARA SABER MÁS SOBRE SUS CUIDADOS HAY QUE CONOCER SU DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT:

Los Killis están distribuidos casi por todo el mundo, con una variedad de hábitats enorme.

Están ausentes en Oceanía, norte de Asia y Noroeste de Norteamérica.

Tenemos el Cyprinodon macularius que vive en el desierto de California y que soporta temperaturas de hasta 52ºC, mientras que tenemos al Fundulus que habita en Canadá y soporta temperaturas por debajo de cero.

Los Killis producen huevos capaces de resistir épocas de sequía de hasta dos años, incluso más en algunas especies.

Esta particularidad, puede explicar también el fenómeno Killisfish, ya que los amantes de estos peces, pueden intercambiarse huevos con un simple paquete postal.

Se han adaptado a vivir en una enorme variedad de hábitats diferentes y se encuentran en casi todos los continentes del mundo, excepto en Australia y la Antártida.

Habitan tanto en aguas quietas como en movimiento, son en su mayoría peces de agua dulce; hay algunas especies que son salobres y de agua salada. En su entorno natural, algunos Killifish, Asesinos Anuales, tienen una vida útil que sólo dura unos pocos meses.

Una cosa que la mayoría de los peces Killies tienen en común son los colores brillantes y los patrones vívidos.

Los machos son mucho más brillantes que las hembras, y la mayoría de sus cabezas son planas en la parte superior.

Los peces Killis pueden dividirse en más de 1250 especies distintas, por lo que es difícil generalizar sobre aspectos como su carácter o cuidados.

Suelen ser muy pacíficos y tranquilos, por lo que son buenos candidatos para un acuario comunitario.

Es necesario mantener separados a los machos para evitar agresiones.

Por lo general, son fáciles de cuidar, aunque algunas especies requieren de más cuidados que otras.

Es necesario conocer muy bien las necesidades de los peces que llevas a tu casa porque si no tienen los cuidados necesarios, podrían morir en tan solo unos meses.

Aunque la forma del cuerpo puede variar, todos tienen la aleta dorsal en la mitad trasera de su cuerpo.

Los machos suelen tener tanto la aleta dorsal como la anal mucho mas grande que las hembras.

Algunos cuidadores experimentados mantienen a dos machos Killis en el mismo acuario, pero es necesario conocerlos y crear espacios y dimensiones para que ambos puedan separar sus territorios.

Respecto a peces de otra especie, siempre procura mantenerlos separados si no tienes experiencia cuidando de acuarios domésticos.

Las hembras pueden permanecer juntas con compañeras de su especie u otras, pero los machos no suelen tolerar bien la compañía.

Un rasgo muy común de su comportamiento es su gran capacidad para saltar.

Se trata de peces que pueden vivir en formaciones de agua muy pequeñas y han desarrollado una buena musculatura para saltar hasta llegar a aguas más profundas y seguras.

En este sentido, es muy importante mantener el acuario tapado para evitar saltos inesperados que los hagan peligrar.

También debes tener en cuenta que estos peces son muy pequeños, por lo que pueden saltar por cualquier pequeño espacio, por eso hay que mantener el acuario con una tapa segura.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 3

Los peces Killis, también conocidos como “carpas dentadas”, son parte de la familia de los Ciprinodóntidos y existen una gran variedad de distintas especies esparcidas por todo el mundo.

Las aguas de Oceanía, el norte de Asia y el Noroeste de Norteamérica son las únicas regiones en las que se podrán encontrar en contadas ocasiones los peces de esta especie.

Su origen tiene lugar en aguas tropicales, pero con el tiempo se fueron adaptando a nuevas temperaturas y corrientes fluviales.

Pueden vivir bien en climas fríos o intermedios, al igual que son capaces de sobrevivir en entornos inestables o con períodos de grandes sequías.

Las charcas, arroyos o embalses son lugares que sufren de cambios climáticos muy extremos según sea temporada de sequía o de lluvia, pero los peces Killis pueden soportar estas condiciones de vida.

En condiciones de vida silvestre, los Killis viven en aguas quietas o en movimiento y suelen preferir el agua dulce. Aunque algunas especies tienen mayor resistencia en aguas salobres o incluso saladas.

Estos peces tienen una anatomía que simula un cilindro y pueden medir entre 3 y 7 cm.

Debido a la gran variedad de variedades que existen de estos peces, algunas especies pueden crecer más.

Su boca tiene un tamaño reducido y sus dientes son medianos.

Se puede observar una pequeña planicie en la parte superior de la cabeza.

Sus dientes son bastante eficientes para conseguir comida porque son largos, curvos y tienen una punta muy afilada.

Sus escamas son redondeadas en la mayoría de las especies y no suelen tener barbilla.

Debido a su cuerpo alargado, son nadadores muy ágiles y rápidos.

Las aletas pueden variar mucho según el tipo de especie.

Algunos tienen aletas cortas y redondas, mientras que otros tienen aletas anchas y largas.

La diferencia entre los machos y las hembras es bastante evidente y se puede observar diferencias en la tonalidad de la piel y el tamaño.

Los machos son más grandes y su piel tiene colores más variados e intensos.

En cambio, las hembras tienen colores más apagados y crecen menos.

Existen algunas excepciones respecto a la socialización de los Killis, pero por lo general, suelen convivir varias hembras con un macho dominante. Normalmente, este macho no permite a otro de su mismo sexo porque podría amenazar su supremacía.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 4

LAS MEJORES CONDICIONES DEL ACUARIO:

La gran variedad de pez Killis existente, haría necesario adaptar el acuario a su hábitat correcto.

Podemos aventurar algunas características generales, que podrían servir para una gran variedad de especies, las más comerciales.

Como hablamos de peces de pequeño tamaño, no necesitamos de un acuario excesivamente grande, con 50 litros sería suficiente.

Es una gran idea incluir dentro del acuario plantas suficientes, para generar refugios naturales, y que los peces puedan ocultarse.
La temperatura del agua debería estar en el entorno de los 18ºC y los 26ºC, con un pH entre 5.5 y 7.

Los Killis gustan de que el agua del acuario se renueve con frecuencia. Debemos eliminar al menos el 50% del agua del acuario, una vez por semana.

Un acuario de 75 litros es perfecto para un par de Killifish regulares; si se opta por una de las especies más grandes se ajusta el tamaño del tanque en consecuencia.

La mayoría de los Killies deben estar en un acuario largo y poco profundo con muy poco o ningún movimiento de agua.

Su acuario debe tener muchas plantas vivas, principalmente plantas flotantes.

Las plantas que son adecuadas incluyen los criptocinos.

Esto se debe a que lo hacen bien con bajos niveles de iluminación.

El tanque puede estar desnudo en el suelo, pero a la mayoría de la gente le gusta cubrirlo con grava oscura.

Si decides usar grava, debes elegir un tipo que no endurezca el agua.

No uses grava si pretendes conseguir desovadores de fondo, en su lugar puedes usar turba: siempre y cuando no contenga fertilizantes o aditivos.

También debes proporcionar algunos escondites para tus Killies; esto puede ser en las raíces de las plantas flotantes, rocas o madera.

El balance del pH es diferente en cada acuario de Killifish porque cada Killie tiene una preferencia diferente. Por ejemplo, algunos proceden de aguas ácidas blandas y otros habitan en aguas alcalinas duras.

Para la mayoría de los Killies, una dureza del agua de 120-160 ppm es apropiada, la dureza del agua no es tan crítica para conseguir el equilibrio del pH, aunque hay unas pocas especies que requieren agua blanda: mejor para la cría o dura por ejemplo, el Nothobranchius.

En cuanto a la filtración, si elige tener un acuario pequeño, lo más probable es que necesite usar un filtro a menos que esté preparado para hacer pequeños cambios de agua frecuentes.

Los tanques pequeños son mucho más fáciles de contaminar que los grandes, ya que los productos de desecho se acumulan rápidamente.

Un filtro descompondrá las toxinas, y el tipo más común para usar en un tanque pequeño es un simple filtro de caja con una esponja o lana filtrante. Si tienes un acuario grande, puedes elegir usar filtros bajo la grava.

Los Killifish son en su mayoría carnívoros, y en su ambiente natural, comen crustáceos, larvas de insectos y gusanos.

Algunos son omnívoros e incluyen algas en su dieta.

En un acuario, la mayoría de los Killifish requieren alimentos vivos, por lo tanto si no eres capaz de proporcionarles alimentos vivos, o tienes la esperanza de que puedas cambiarlos por comida en escamas, no son los peces adecuados para ti.

Una dieta variada y bien equilibrada es particularmente importante si usted está criando Killifish.

Los Killis no presentan problemas con el acuario comunitario tipo.

Aceptan la corriente normal de un filtro exterior o de canasta. Si el agua tuviera demasiada corriente buscarán las zonas del acuario más protegidas por lo general no muy lejos de la oquedad con turba que les sirve de nido.

Para que el movimiento de agua no extraiga la turba de la oquedad o del cuenco es preferible que sólo llenemos una tercera parte del volumen disponible permitiendo que sea removida por los peces y vuelva a caer en su interior no desperdigándose por el acuario.

Los Killis compatibilizarán las zonas sombreadas con las partes bajas de aquellas hojas de gran tamaño.

Todo acuario comunitario con Killis debe tener una tapa sin hueco ya que aunque no tienen tendencia a saltar puede ser que si se asustan salgan despedidos por cualquier hueco en su afán de huir.

En Glu Glu Pet te recomendamos los siguientes productos:

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 5

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 6

LOS PARÁMETROS DE ACUARIO DE UN PEZ KILLI:

Cuando se trata de estos peces, el cuidador tiene que tener en cuenta que los Killis reúnen una gran variedad de especies distinguidas y sus cuidados varían entre sí.

Podemos clasificar su cuidado en dos grandes grupos, los que crecen en selvas tropicales donde se desarrollan en arroyos o pantanos y los que crecen en bosques espesos.

Estas condiciones de vida silvestre hacen que huyan de la luz excesiva y necesiten temperaturas que se encuentran entre los 20°C y los 23°C

El nivel de pH también puede variar según el origen de la especie de Killis que traigas a casa, pero su rango promedio es de 6.6 a 7.2 cuando se encuentran en condiciones de vida doméstica.

En el pasado, se usaba una turba de musgo irlandés que se llenaba de sustrato para peces Killis.

Aunque esta es una técnica que todavía se usa, es necesario tener las precauciones necesarias porque la turba podría volver el agua demasiado ácida.

Lo mejor es usar productos especialmente indicados para este fin y que puedan mantener estable el nivel de pH del acuario.

De nuevo, la capacidad del acuario va a depender del tamaño de los Killis, pero un acuario de 30 litros está bien para una pareja de Killis.

Las especies más grandes deben tener más espacio.

También se debe tener en cuenta la reproducción de los peces porque los alevines también van a necesitar espacio.

La capacidad del acuario está directamente relacionada a la calidad del agua de los peces.

El agua se mezcla con el sustrato, las toxinas y los desechos de los peces, por lo que si no hay un buen filtro o suficiente espacio para los peces, los agentes tóxicos se multiplicarán a niveles peligrosos para los peces.

Cuando las condiciones del agua están contaminadas por químicos como el amoníaco, que se acumula en el fondo del acuario, puede provocar enfermedades o infecciones que llegan a ser letales para todos los habitantes del acuario.

Debido a que los Killis son nadadores rápidos, necesitan un acuario largo y con poca profundidad.

Puedes evitar la grava y la arena, pero la mayoría de los cuidadores domésticos prefieren proporcionar a los peces una grava oscura o una turba para su comodidad.

En el caso de que los Killis se reproduzcan en el fondo del acuario, la grava podría llegar a lastimar a los huevos y algunos puede que no alcancen a nacer debido a estas condiciones.

La turba es más cómoda para este tipo de peces, pero es importante que no tenga fertilizantes.

En Glu Glu Pet te recomendamos:

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 7

LA MEJOR ILUMINACIÓN DEL ACUARIO:

La luz que va a recibir el acuario dependerá de la especie de Killis que lo vaya a habitar. Sin embargo, la mayoría no suele tolerar bien una exposición a la luz muy fuerte o prolongada, por lo que es mejor darles un acuario con poca luz.

La iluminación del tanque, una vez más, depende de la especie; la mayoría están acostumbrados a la sombra de la luz solar directa y por lo tanto prefieren los tanques de poca iluminación.

La iluminación será la normal con la que contemos para nuestras plantas. Si la iluminación fuera muy intensa por las necesidades lumínicas de alguna especie debemos generar zonas en sombra que serán las preferidas por los pequeños Ciprinodóntidos.

En Glu Glu Pet te recomendamos:

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 8

LA IMPORTANCIA DEL CONTROL DE TEMPERATURA:

Todos los peces, por las condiciones de su hábitat natural, tienen un rango de temperaturas en las que puede vivir.

Cuando estos niveles cambian a temperaturas demasiado altas o bajas pueden llegar a morir.

Los peces, a diferencia de muchos otros seres, no son capaces de mantener su temperatura interna.

Todos los procesos metabólicos internos de su organismo necesitan de un nivel de temperatura específico según cada especie, por lo que suelen moverse hacia aguas más frías o cálidas según lo necesiten.

Estas especies se denominan poiquilotermos por su sangre fría.

Aunque los peces pueden generar un pequeño grado de calor, este se disipa rápidamente en medios acuáticos.

Algunos peces sí tienen la capacidad de regular su temperatura, pero no es el caso de los Killis, por lo que necesitan de cuidados específicos en el acuario.

Los efectos de llegar a la temperatura crítica pueden variar según si se trata de un punto crítico de temperatura baja o alta.

En el rango mínimo de temperatura, los peces experimentan una reducción significativa de sus funciones vitales.

Esto se debe a que su movimiento se reduce mucho por causa de la temperatura del agua.

Cuando la temperatura es muy alta, también se observa una reducción de sus funciones vitales, pero se produce una mayor ventilación y movimiento debido a la falta de oxígeno.

Cuando se supera el límite de temperatura de cada especie, los efectos negativos en el comportamiento son inmediatos.

La forma de nadar se vuelve errática y desordenada, y cuando la temperatura es muy alta, hay menos oxígeno en el agua y los peces empiezan a boquear.

Cuando la temperatura es muy baja pasan a una etapa de poco o nada movimiento, lo que se denomina como “etapa de la anestesia”, donde de persistir, los peces pueden morir.

Cuando se corrige la situación de temperatura crítica, los peces tienen buenas esperanzas de vida y vuelven a su comportamiento habitual muy pronto. Sin embargo, cuando la temperatura es alta, la situación es más peligrosa.

La asfixia y el déficit de oxígeno puede generar daños internos severos como afectaciones en las branquias.

Es importante mantener en un acuario a peces y plantas con requerimientos de temperaturas que puedan compartir, debido a que las incapacidades pueden causar problemas de salud.

Es importante informarse sobre el tipo de temperatura que necesitan los peces y tener el acuario preparado para ellos.

Los cambios y las condiciones en el traslado pueden hacer que los peces sufran de estrés y debilidad inmunológica.

Si es necesario, proporcione un acuario separado para el nuevo pez y procure que tengan tiempo de descanso antes de adaptarse a los demás peces del acuario.

EL CALENTADOR Y TERMOSTATO DE ACUARIOS:

Los calentadores para acuarios están diseñados para regular el agua sin cambios bruscos de temperatura.

Esta es una parte fundamental del cuidado de los peces porque su salud se puede ver afectada hasta el punto de la muerte si no cuentan con la temperatura que necesitan.

Es necesario elegir uno que se adecúe a las necesidades particulares de los peces y del acuario en general.

Existen muchos calentadores para acuarios, pero siempre están pensados de acuerdo a la cantidad de litros de agua que puede llegar a albergar el acuario.

Por lo que es necesario elegir uno en la que su potencia nominal sea lo suficiente para calentar la totalidad del agua.

Una regla general para elegir un calentador es uno que tenga 1 Vatio por cada litro de agua.

Los Killis suelen necesitar un espacio de unos 30 litros para tener una vida sana, por lo que un calentador de unos 50 vatios está bien para ellos.

También es necesario elegir un modelo con un funcionamiento suave que no expulse golpes de temperatura que puedan causar episodios de shock en los peces.

Los termostatos también son importantes para saber con precisión a qué temperatura se encuentran peces.

Muchos calentadores tienen integrado un termostato para evitar comprar uno extra.

Se recomienda tener un termómetro adicional para verificar la temperatura exacta que tiene el agua del acuario.

Es importante que el calentador funcione automáticamente porque ajustar manualmente la temperatura no es posible para la gran mayoría de cuidadores.

Los modelos más recientes cuentan con la función de encendido y apagado automático para controlar la temperatura y ahorrar energía.

Debido a que es una pieza eléctrica con un objetivo muy definido, es importante que esté completamente sumergida en la parte central del acuario.

Muchos cuidadores olvidan que los calentadores, por regla general, tiene mayor efecto sobre las zonas cercanas al aparato, lo que puede provocar temperaturas variadas en el acuario.

Los calentadores suelen tener cavidades, por lo que es necesario mantenerlos totalmente sumergidos porque algún pez, sobre todo los de tamaño reducido como los Killis, pueden quedar atrapados y morir por no poder regresar al agua.

Recuerda que los Killis son buenos saltadores por lo que el acuario debe estar totalmente tapado y con el calentador dentro del agua.

Los calentadores siempre permanecen calientes cuando están en funcionamiento.

Al momento de cambiar el agua del acuario y lavarlo, es necesario apagar el calentador y esperar a que se enfríe para poder sacarlo y evitar quemaduras.

Siempre que saque el calentador del agua debe estar apagado para evitar averías en el equipo.

En Glu Glu Pet te recomendamos:

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 9

LOS ACUARIOS DE CUARENTENA:

El acuario de cuarentena es un elemento fundamental para la salud de los peces y no todos le dan la importancia que merece.

Este acuario ayuda a evitar enfermedades y problemas de salud para todos los habitantes del acuario.

Introducir incorporaciones nuevas siempre presenta dificultades que pueden estar ocultas.

Los peces, invertebrados, plantas o incluso rocas, pueden ser el origen de epidemias dentro del acuario principal.

En los peores casos, puede que alguna nueva incorporación esté incubando alguna enfermedad que todavía no muestra síntomas visibles.

Existen algunas especies determinadas, como las Corydoras, que son capaces de transmitir enfermedades ictícolas sin que ellas sufran los síntomas.

Por todos estos factores de riesgo es necesario mantener un acuario auxiliar donde todos los nuevos peces, plantas o rocas pueden estar un tiempo de cuarentena para evitar riesgos para los demás peces.

También es importante tener un acuario de cuarentena para llevar a cabo los tratamientos médicos de forma individual.

En un acuario comunitario, todos los habitantes se nutren de la misma cadena de agua y los mismos alimentos.

Conviene tener un acuario auxiliar en caso de tratamientos con antibióticos y evitar que los peces sanos tomen estas dosis.

Mantener las dosis exactas de medicación en un acuario grande es más difícil y costoso, mientras que en acuario de cuarentena con sólo un integrante es más fácil de controlar.

Cuando las nuevas incorporaciones se mantienen aisladas, permiten una observación más detallada de su estado de salud.

Muchas enfermedades tienen síntomas notorios en la piel, los ojos o las aletas de los peces, por lo que este tiempo a solas es fundamental para un correcto diagnóstico.

Una alimentación más detallada para estas especies también es necesario.

Recuerda que este nuevo pez va a convivir con otros que están acostumbrados a una dieta específica, por lo que este periodo de adaptación en solitario es muy importante para evitar conflictos y luchas territoriales por el alimento.

La mayoría de las enfermedades que sufren los peces de acuario vienen dadas por una bajada significativa en su sistema de defensas.

El estrés, los compañeros de acuario o un cambio en el desarrollo, pueden volver a los peces irritables y agresivos, por lo que conviene mantenerlos en un acuario donde no puedan agredir a sus compañeros.

Normalmente, cuando los peces deben adaptarse a un nuevo acuario, su alimentación debe cambiar para mejorar su sistema de defensas.

Su sistema inmune puede verse debilitado por el cambio y necesitan una dieta específica para estar listos para el acuario continuo.

Los acuarios de la cuarentena son muy variados, dependen del tipos de ejemplares que se pretenda mantener.

Este tiempo de espera es innecesario cuando se trata de un acuario en el que se aplicarán tratamientos médicos.

Lo que sí se debe tener en cuenta es un margen de tiempo previo antes de la llegada de nuevos peces, plantas o rocas.

La mejor forma de aclimatar a los peces es llenar el acuario de cuarentena con agua del acuario comunitario para que los nuevos peces conozcan su nuevo hábitat.

Además, esta es una buena oportunidad para cambiar un porcentaje del agua del acuario principal, lo que ayuda a eliminar restos de materiales desechables y tóxicos.

Las condiciones del agua deben ser las mismas que tiene el acuario comunitario.

Los peces son muy sensibles a los cambios que pueda sufrir el agua, por eso se debe instalar un calentador y termómetro para vigilar estos parámetros

También debe instalarse un filtro para mantener el agua limpia y algo de corriente.

Opcionalmente, se pueden instalar difusores de agua cuando se trata de acuarios de agua dulce.

La iluminación debe ser la misma del acuario principal para que los nuevos compañeros se acostumbren al fotoperiodo.

Durante los primeros días se puede mantener la luz apagada o de manera tenue y con el paso de los días ajustarla a los parámetros del acuario principal.

Cuando los peces se están incorporando a un nuevo ambiente, es necesario proveerles vinilos oscuros en la parte trasera y las zonas plantadas del acuario para que no sufran de estrés.

Los acuarios de cuarentena son mucho más pequeños que un acuario principal, por lo que sus parámetros son más inestables y difíciles de controlar.

Para evitar proliferaciones de agentes tóxicos, es necesario hacer pequeños cambios de agua constantes para evitar fluctuaciones de toxinas peligrosas.

Cuando se trata de administración de medicamentos, los demás peces pueden verse afectados.

Además, la dosificación en un acuario de cuarentena es mucho más exacta.

Los peces son más competitivos de lo que creemos, por lo que es necesario enseñar a los nuevos ejemplares a adaptarse a su nueva alimentación porque con la presencia de peces veteranos que quieran luchar por sus jerarquías, pueden sufrir de estrés o perder el apetito.

Aunque los Killis no se suelen comer a sus crías, algunas especies pueden llegar a hacerlo.

Este es un proceso natural de control de reproducción, pero si quieres alevines sanos y fuertes, se puede usar un acuario de cuarentena hasta que estos estén en etapa juvenil puedan defenderse de los demás habitantes del acuario.

LAS PLANTAS DE ACUARIO PARA KILLIS:

Mantener el ecosistema de un acuario no es una tarea fácil.

Las bacterias se reproducen fácilmente en el agua y pueden llegar a niveles peligrosos.

Para ayudar a mantener las mejores condiciones de vida posible para los Killis, las plantas ayudan mucho.

Las plantas ayudaban a mantener la salud del acuario porque mantienen bajo control los niveles de nitratos que se producen por la cantidad de excremento en el acuario.

Las plantas también funcionan como una fuente de oxigenación extra y natural.

Mantener niveles sanos de oxígeno es fundamental para evitar enfermedades y complicaciones del sistema respiratorio de los peces.

En el caso de que acompañes a tu Killis con peces herbívoros, las plantas son la fuente de alimentación alternativa.

Los peces son animales muy sensibles y susceptibles a sufrir de estrés.

Cuando los peces se encuentran expuestos a situaciones que elevan los niveles de estrés, esto afecta su metabolismo y su calidad de vida en general.

Las plantas proporcionan barreras que evitan una iluminación excesiva y espacios de descanso para los peces.

Las plantas son fundamentales para mantener y ayudar a controlar los niveles de nitrógeno.

Los restos de amonio, nitritos y nitratos se alimentan y crecen haciendo uso del nitrógeno.

El nitrógeno es parte del ecosistema de los peces, pero debe ser controlado con el ciclo de oxígeno.

Las bacterias y hongos que producen el oxígeno son capaces de descomponer el nitrógeno orgánico, por lo que es importante mantener el equilibrio entre estos dos compuestos.

Las plantas son una fuente de oxígeno natural muy importante para limpiar el agua de las toxinas peligrosas.

Las bacterias que ayudan a eliminar el nitrógeno no se encuentran naturalmente en el agua, por lo que deben ser transportadas a través del oxígeno.

Se recomienda que los peces no se encuentren en un acuario de agua dulce que no tenga, por lo menos, un mes de funcionamiento.

Este es el tiempo estimado para que las bacterias y hongos del oxígeno entren en el agua y sean capaces de evitar el exceso de toxinas. Este es el proceso que se conoce como ciclado del agua.

Una buena forma de acelerar este proceso y traer a los Killis al acuario, es hacer uso de plantas de acuario de rápido crecimiento.

Estas pueden introducir una buena cantidad de oxígeno en el acuario en un periodo más corto de tiempo.

Esto ayuda a que la mayoría de agentes del nitrógeno que se encuentran en el agua se mantengan controlados.

Hablaremos de algunas plantas que puedes incluir para mejorar las condiciones del agua para los Killis que están por llegar al acuario o los que ya están en él.

Tipos de plantas como:

  • Cola de zorro: El nombre científico de esta planta es Ceratophyllum Demersum y es una variedad que crece bastante rápido y no tiene requerimientos excesivamente complejos. No es necesario alimentarla con un suplemento de CO2 y no necesita demasiada iluminación.
  • Ambulia: La ciencia ha nombrado esta planta como Limnophila Sessiliflora, y aunque necesita más luz que la cola de zorro, también es muy fácil de cuidar y mantener. También es una variedad muy vistosa y sus hojas alcanzan a cubrir bien un acuario de Killis.
  • Egeria Densa o Elodeas: Estas son plantas poco exigentes en su cuidado y pueden vivir en acuario con poca o mucha luz.
  • Helecho de Sumatra: No requieren abonos extras, son plantas que no deben ser demasiado expuestas a la luz porque pueden secarse, lo que las hace compatibles con los Killis.
  • Anubias nana:En su hábitat natural, estas plantas comparten las mismas aguas que los Killis, por lo que son una buena opción para recrear el ambiente natural en el que viven estos peces.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 10

  • Musgo de java: Esta es la mejor opción para las especies de Killis que tienen nado rápido. Sus hojas son muy útiles para el desove y para proteger a las hembras y a los Killis más jóvenes.
  • Ceratopteris: Algunas especies de Killis son particularmente sensibles a la exposición lumínica, por lo que estas hojas pueden filtrar muy bien la luz y proporcionar estación tenues u oscuros.
  • Myriophyllum: Estas ayudan a crear un ambiente cálido y cobertura para los peces que se incorporan recientemente al acuario. Crear barreras y espacios para que puedan esconderse o refugiarse mientras conocen el acuario.

Las plantas flotantes son una buena opción para proporcionar cobijo a los Killis.

Estos peces necesitan un ambiente tenue.

4.7.- FILTROS DE ACUARIO PARA KILLIS:

Los filtros son muy importantes para los acuarios domésticos.

Son los que se encargan de recircular el agua y eliminan agentes tóxicos que se acumulan con el tiempo y la actividad biológica de los habitantes del acuario.

También pueden retener partículas de materiales sólidos como trozos de plantas o detritos.

Un buen filtro es muy importante en todo acuario doméstico.

Debido a que en los ecosistemas naturales el agua fluye y se mantiene limpia, es necesario recrear estas condiciones en casa.

El filtro que elijas debe tener, al menos, 5 veces la capacidad total de agua del acuario.

También es necesario que esta urna no sea demasiado grande o produzca movimiento excesivo.

Aunque los Killis son buenos nadadores, casi todas las especies tienen un tamaño más pequeño, por lo que pueden sufrir de hiperactividad y estrés si se encuentran en ambientes con demasiado movimiento.

Los filtros tienen funcionalidades bastante homogéneas en todos los modelos.

Se encargan de capturar los desechos y mantener el agua limpia.

La capacidad, la potencia y la distribución de sus piezas pueden hacer que unos sean más eficientes que otros. Los Killis necesitan filtros que no alteren demasiado el movimiento del agua y que no causan mucho ruido.

Para los Killis, la mejor opción de filtro es uno de esponja.

Estos son básicos, pero eficientes porque tienen una esponja en su interior que se encarga de filtrar de forma mecánica y también tiene la capacidad de limpiar los restos biológicos.

La filtración de un acuario doméstico se puede hacer de diferentes formas; mecánica, biológica y química. Esto está estrechamente ligado con con el tipo de material filtrante que posee el filtro.

Filtración mecánica: esta es la forma en la que las partículas gruesas que se encuentran en el acuario quedan atrapadas en un mecanismo formado por esponjas de foamex. Los poros son de distintos tamaños para lograr captar hasta los materiales más pequeños. También se fabrican de lana de perlón que es mucho más gruesa y resistente.

Filtración biológica: este es el tipo de filtración más importante porque será la que se encargue de eliminar las sustancia tóxicas. Como producto del exceso de actividad biológica, se quedan en el agua estas sustancias que en niveles bajos no son nocivas para los peces o las plantas, pero cuando empiezan aumentar, pueden ser mortales. Este mecanismo funciona usando materiales muy porosos como la arcilla que se sabe que son sustancias naturales capaces de convertir los agentes tóxicos en sustancias menos peligrosas y que no alteran el equilibrio del acuario. Para no alterar los niveles químicos del agua, se suelen utilizar materiales neutros que no alteran los valores del agua. Los materiales biológicos se comercializan de cuarzo sintético y otros materiales.

Filtración química: este es un tipo de filtrado poco común en los acuarios domésticos, pero que vale la pena conocer, sobre todo si tienes Killis en casa. Se suele utilizar para limpiar el agua de elementos químicos muy concretos como los medicamentos. También se suele utilizar este tipo de materiales filtrantes para nivelar los niveles de pH o dureza del agua. Entre los materiales filtrantes químicos más comunes del mercado, se encuentran el carbón activo específico para filtros de asir, las turbas acidificantes o las resinas absorbentes.

En Glu Glu Pet te recomendamos los siguientes:

5.- NUTRICIÓN:

Aunque hay muchas especies de peces Killis, todos suelen tener un tamaño reducido y en su época adulta pueden comer alimentos comerciales sin ningún problema.

Cuando son alevines, su pequeño cuerpo solo es capaz de digerir alimentos vivos como protozoos y microgusanos.

Los huevos de Artemias Salina también son un tipo de alimento muy común en la primera etapa de vida de los Killis.

Las especies no anuales pueden comer alimentos comerciales si se les tritura en partes pequeñas para que puedan alcanzarlos con su mandíbula después de un año de vida.

Las especies anuales crecen un poco más y después de un mes de haber nacido tienen un desarrollo físico lo suficientemente bueno para comer alimentos comerciales.

Los requerimientos alimenticios también son específicos de cada especie.

Los Nothobranchius vienen bien para una dieta que contenga hojuelas tradicionales, mientras que los Austrolebias si presentan dificultades al comer o son inertes.

Últimamente se ha popularizado mucho la producción de papillas caseras como alimento para los alevines.

Por la densidad de estas comidas y por su contenido nutricional pueden resultar una buena forma de alimentarlos, pero la contaminación del agua es mucho más grande que con cualquier otro tipo de alimentación comercial.

En Glu Glu Pet te recomendamos los siguientes productos:

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 11

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 12

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 13

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 14

5.1.- DIETA CON ALIMENTOS VIVOS:

Los Killis son una especie carnívora que necesita de proteínas para mantener una buena salud.

Su desarrollo está ligado a la calidad de su alimentación, por lo que es necesario incluir alimentos vivos en su menú.

En la etapa adulta necesitan este tipo de nutrientes para reproducirse, y aunque estos son un poco más costosos, en su hábitat natural estos suelen ser sus alimentos diarios.

5.2.- INFUSORIOS:

Los Killis son peces pequeños, que depredan órganos unicelulares como los protozoos.

Algo bueno de este tipo de alimentación es que se pueden cultivar en casa usando y algunos material vegetal en descomposición como la madera o un animal.

Las especies más pequeñas de Killis como los Nothobranchius y Epiplatys se alimentan de estos microorganismos.

El paramecio es uno de los infusorios más nutritivos y apreciado por su alta cantidad de vitaminas y antioxidantes.

5.3.- ANGUILILLAS DEL VINAGRE:

Este es un alimento muy popular para los Killis por su tamaño y fácil cuidado.

Estas anguilas solo miden algunos milímetros y se puede mantener en una mezcla de 70% de vinagre y 30% de agua.

Viven muy bien en esta cadena de agua y no necesitan sustrato.

Muchos cuidadores domésticos se dedican al cultivo de este alimento en casa por su facilidad de cuidado.

No requieren mucho espacio, ni una alimentación específica.

Este es un alimento ideal para dar a los alevines de Killis durante su primer mes de vida.

5.4.- NAUPLIOS DE ARTEMIA:

Este es uno de los alimentos vivos más importantes para un Killifish, sobre todo si se encuentra en su etapa de juventud.

Es una gran fuente de proteínas, minerales y vitaminas. Pero sus componentes nutricionales no son los únicos, ya que tiene una gran cantidad de enzimas digestivas que ayudan al desarrollo de los Killis.

Este es alimento que tiene un mayor tamaño y está en el tercer puesto de la escala alimenticia de un Killi, pero algunas especies más grandes pueden comer nauplios de artemia después de los infusorios.

Las austrolebias y fundulopanchax son especies de Killis grandes que pueden tolerar bien este alimento después de 1 mes de haber nacido.

5.5.- MICRO GUSANOS:

Los gusanos son un tipo de alimento muy común en todo los peces de acuario doméstico.

Son una gran fuente de proteínas y lípidos, pero las especies pequeñas como los Killis necesitan microgusanos.

Estos no llegan a medir un milímetro de largo y se pueden cultivar en casa.

Se pueden incluir en la dieta como una alternativa a los Nauplios de Artemia durante las semanas de vida de un killi.

5.6.- ENQUITERAS Y GRINDAL:

Estos son una especie de gusanos que crece un poco más y que pueden medir hasta 2 centímetros de largo.

Son muy nutritivos, pero por su tamaño sólo deben darse a los Killis jóvenes y adultos.

También son muy fáciles de cuidar en casa y no requieren mucho espacio para vivir.

Los enquitreas se reproducen en una temperatura de 19 °C y los Grindal en una de 20 °C.

Es importante tener en cuenta que su contenido de grasa es alto, por lo que sólo deben darse 1 vez por semana para evitar enfermedades como el hígado graso.

5.7.- DAPHNIAS:

Este es un crustáceo de agua dulce que forma parte de las fuentes alimenticias naturales de los Killis en vida silvestre.

Su cultivo en casa puede ser un poco complejo porque necesita mucho espacio para crecer, aunque su mantenimiento no es complicado.

Sirve como alimento para los Killis jóvenes y adultos.

Se pueden incorporar un par de Daphnias adultas en el acuario dos semanas antes de que nazcan los alevines, para que los nauplios de Daphnias sirvan como alimento para los peces en esta primera etapa.

5.8.- LOMBRIZ CALIFORNIANA:

Esta lombriz es uno de los alimentos vivos más común para los peces adultos.

También son muy beneficiosas para los diferentes habitantes del usuario porque las larvas suelen ser de un tamaño similar a un grindal adulto, lo que hace que este sea alimento que pueda servir para adultos y alevines.

6.- COMPORTAMIENTO Y COMPATIBILIDAD:

La mayoría de las especies de Killis son anuales, o sea que sólo viven un año.

Cuando son alevines y muy pequeños, son sociables y no tienen ningún problema en compartir espacio con otros ejemplares.

A medida que su reloj biológico se activa, algunas especies se vuelven más agresivas, intentan garantizar su supervivencia y la de la especie.

Al llegar la época de freza, los machos intentarán proteger su territorio de otros congéneres, se vuelven más agresivos.

Esta sección proporcionará una visión general de las condiciones de los tanques Killifish. Es importante leer este consejo junto con los consejos de especies específicas.

En la naturaleza, los peces killies habitan una amplia gama de lugares, la mayoría de los peces asesinos son también bastante resistentes y, por lo tanto, replicar sus entornos naturales en un tanque no es demasiado difícil.

El tamaño del tanque y la configuración dependerá de cuántos peces quieras tener y cuáles son las razones para mantenerlos. Que mantengas tus Killies en agua salada o en un tanque de agua dulce también dependerá de la especie.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 15

7.- REPRODUCCIÓN:

En la reproducción de los Killis hay que distinguir entre las especies anuales, que entierran sus huevos en el sustrato y las especies no anuales, que ponen sus huevos pegados en las plantas.

La freza de las especies anuales se produce en un acuario de 15 a 20 litros, donde se introducen varias parejas de la misma especie.

El fondo se recubre con turba hervida, que servirá como nido para las parejas.

Las hembras suelen poner unos pocos huevos cada día.

El sustrato, se retira cada dos semanas y se introduce en bolsas, que se mantendrán en una temperatura entre 15ºC y 25ºC, hasta que los coloquemos en su acuario definitivo.

Una vez al mes se comprueba como se están desarrollando y cuanto les falta para eclosionar.

Se puede saber que falta poco, cuando se pueden distinguir los ojos negros de los alevines.

Los alevines que hayan consumido su reserva vitelina, se les alimenta con nauplius de Artemia.

Los peces killies son en realidad muy fáciles de criar, y esta es quizás la razón principal por la que son tan populares entre los acuaristas y tienen una enorme base de fans.

Hay dos tipos de reproducción diferentes:

  • Killifish anual: En su entorno natural, el pez killi anual vive en una masa de agua no permanente que se seca cada año matando a los peces.Estos peces se han adaptado a crecer y alcanzar la madurez sexual con extrema rapidez, por lo general en unas pocas semanas. Ponen sus huevos en el musgo de la turba y eclosionan cuando el agua regresa. En el entorno del acuario, necesitarán un pequeño tanque de cría con arena o un sustrato de turba donde puedan enterrar sus huevos. Una vez que los huevos han sido puestos, el agua y los padres deben ser removidos y el sustrato debe mantenerse caliente y húmedo por alrededor de 3 meses. Después de este tiempo, el agua puede ser añadida de nuevo y los alevines deben eclosionar. Los peces killies anuales tienen una esperanza de vida de hasta 2 años en un acuario.
  • Killifish no anual: El hábitat natural del Killifish no se seca. Los huevos se incuban en agua, por un período de tiempo mucho más corto. Necesitarán un tanque mucho más grande. A algunos criadores les gusta incluir algunas plantas de hojas finas, sin embargo, puede ser difícil quitar los huevos de las plantas. Si elige incluir plantas, querrá retirar a los padres poco después de que hayan puesto los huevos para evitar que se los coman. Los Killies no anuales tienen una larga vida y crecen mucho más lentamente que los Killies anuales.

Nos valdrá cualquier acuario pequeño siempre que mantengamos perfectamente cerrada la tapa.

Termocalentador a 24ºC y un pequeño filtro mecánico de esponja.

Pantalla con luz baja intensidad. Sin arena ni sustrato en el fondo.

Es conveniente colocar por ejemplo una Anubia, un Helecho de Java o un trozo de musgo de Java.

Contribuirán a oxigenar el acuario y a proporcionar refugio a los peces.

Es buena idea colocar un difusor de aire con baja salida en la zona de la puesta que será sobre las hojas de la planta colocada.

Las puestas tardan en eclosionar entre dos y tres semanas.

Los Killis son bastante resistentes y es muy probable que consigamos su reproducción

Se puede alimentar con alimento en polvo para alevines: Huevos de artemia e infusorios.

Las puestas de Killis anuales tardan bastante más tiempo.

Para mantener el tanque de cría es conveniente sifonar una cuarta parte semanalmente.

Sobre los dos meses las crías ya se han desarrollo lo suficiente y dependiendo de nuestros peces en el acuario comunitario podremos comenzar a introducirlos al acuario principal.

La reproducción de los Killis no presenta mayores inconvenientes, pero algunas especies requieren métodos y prácticas diferentes.

Proporcionar suficiente espacio, comida y buenas condiciones de agua para muchos peces puede ser realmente complicado.

Se recomienda tener un acuario con las condiciones que necesitan unos pocos alevines, en lugar de tratar de tener muchas crías en la urna.

La sobrepoblación de alevines puede traer como resultado la disminución en su esperanza de vida debido a las enfermedades y malas condiciones del agua a las que se pueden ver expuestos.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 16

7.1.- CRÍA DE ALEVINES:

Mantener a los huevos en un acuario distinto ayuda a mantener mayor control sobre las condiciones de vida que tienen cuando nacen.

También aprenden a sortear las dificultades de su entorno en un ambiente seguro y sus habilidades se fortalecen.

Suelen tener un sistema inmune más fuerte y un nado más eficiente.

Otra ventaja de este método es que crecen muy rápido y de nuevo vuelven a reproducirse.

La especie de los Killis Scriptaphyosemions tienden a ser muy resistentes y no suelen devorar a sus crías.

Esta es una buena opción para mantener controlada la reproducción en los acuarios domésticos.

7.2.- CONDICIONES DEL ACUARIO PARA ALEVINES:

Las plantas son una gran herramienta para dar a los alevines cobijo mientras crecen.

Las hojas dan mucha cobertura en todo el acuario y ayudan a los alevines en su crecimiento.

El Helecho Indio, el Musgo de Java y Riccia también son una buena opción para mantener el sustrato limpio.

El sustrato debe estar a poca profundidad con una grava que funcione como refugio para los alevines.

Se pueden incluir otros lugares de desove para mejorar las condiciones de su desarrollo.

Cuando los alevines se encuentran en un acuario comunitario, necesitan espacio para refugiarse de los peces más grandes que pueden lastimarlos o devorarlos.

En este punto se puede escoger traer a la pareja a una urna individual para que los alevines se desarrollen o dejarlos en un acuario comunitario con sus padres y hermanos mayores.

Algunas especies pueden ser más sensibles a comer sus crías, mientras que otros no suelen hacerlo.

La acción depredadora de esta especie también es importante porque ayuda a controlar la sobrepoblación en el acuario.

La alimentación de alevines más grandes puede jugar un papel importante en el nivel de depredación que exista en el acuario.

Las plantas de desove son importantes para especies como las de los Fundulopanchax nigerianus. Por lo general, la aparición de los huevos de Killis duele ser en lugares seguros y libres de depredadores cerca de la superficie.


Esta es la mejor opción para las especies que no ponen demasiados huevos, ya que le permite al cuidador mantener vigilado el crecimiento y la evolución de los embriones incubando un grupo de alevines en el mismo lugar.

Esto también ayuda a reducir el canibalismo y las luchas por obtener alimento.

Es importante tener en cuenta que según la especie, los Killis pueden pueden hacer el desove en diferentes lugares del acuario. Las plantas suelen ser el lugar ideal, pero algunos necesitan hacerlo en el suelo y necesitan que la grava o la arena se encuentre limpia.

También es necesario mantener baja la iluminación del acuario porque algunos huevos son sensibles a la luz y podrían tener problemas en su desarrollo si están demasiado expuestos a las lámparas.

8.- CUIDADOS DE LOS PECES KILLIS:

Aunque por todo lo anterior pueda parecer que es una especie complicada de cuidar, es todo lo contrario.

Al ser una especie tan resistente han aprendido a adaptarse a todo.

Por esto, no hace falta que tengas un gran acuario, basta con uno de 50 litros, pero eso sí, deberás tenerlo bien tapado ya que a los killis les encanta saltar y puedes tener un disgusto.

Les gusta alimentarse un par de veces al día a base de presas vivas, de larvas, insectos, mosquito, pero aunque no sea su preferida, también deberás darles alguna papilla con vegetales para que tengan una alimentación variada.

Si eres un aficionado al mundo del pez y te gusta tener los peces más curiosos en tu acuario este es el tuyo, además de que son muy bonitos, con una coloración muy viva y vistosa, sobre todo en los machos.

El pez killis es una especie realmente curiosa que cuenta con un gran número de seguidores y de aficionados que se dedican a cuidarlos y a su cría.

A pesar de que a primera vista pueda parecer un ambiente exclusivo y por tanto se deduzca que estos peces son complicados de criar y cuidar, realmente esto no es así.

Los killis son una especie mucho más resistente de lo que parece que se adapta a casi todo tipo de hábitats.

Para cuidar un pez de esta especie bastará con tener un acuario de cincuenta litros bien tapado, porque de lo contrario el pez podría saltar y caer fuera del agua.

Los killis son unos peces realmente independientes por lo tanto no deberás mezclarlos con otras especies acuáticas porque tienden a ser violentos.

Killis: Gardneri, Australe y Striatum, la mayoría de las especies son pacíficas. - Imagen 17

9.- SALUD DE LOS PECES KILLIS:

Los Killis son propensos a sufrir de la gran mayoría de enfermedades a las que están expuestos los peces de acuarios domésticos.

Una gran ventaja de los Killis es que su resistencia evolutiva les ha generado un sistema inmune robusto y desarrollado.

A continuación vamos a hablar de las enfermedades más comunes en los Killis y su sintomatología.

9.1.- OODINIUM:

Esta es una enfermedad producida por los protozoos y se presenta en una forma parecida a el “ictio”.

La extensión de esta enfermedad no es tan grande y la apariencia de los peces afectados es distinta.

La piel de los peces presenta una pequeña capa de una especie de terciopelo en colores rojizos o amarillos cuando el causante es el parasito Pisciodinium limneticum.

Mientras que el color puede ser gris o blanco cuando se trata del parásito Piscinoodinium pillulare.

Un problema en el diagnóstico de esta enfermedad es que esta coloración en la piel no es tan evidente hasta que la enfermedad está en una etapa avanzada, por lo que se debe prestar atención a la apariencia de los peces y a su comportamiento.

El diagnóstico también puede ser confundido con el de Fungosis porque en esta la piel también presenta cierto oscurecimiento cuando el ataque del parásito de la Saprolegnia apenas comienza. Este parásito se alberga en la miel, las aletas y en algunas ocasiones en las branquias.

Al igual que Ichthyophthirius: Punto Blanco, este protozoo tiene en su ciclo una fase de parasitismo durante la cual se localiza en la piel, aletas y ocasionalmente en las branquias de los peces seguido de una etapa posterior de enquistamiento durante la cual se produce una serie de divisiones.

Como todos los parásitos, este se nutre de matinal orgánico vivo, pudiendo llegar a dañar tejidos o enzimas de los peces.

9.2.- RAMPANTE O VEJIGA NATATORIA:

Una de las causas de muerte más comunes en alevines recién eclosionados de las especies anuales provenientes de Sudamérica es el rampante.

Se pensaba que se debía a una patología clásica de esta especie, pero el desarrollo en el llenado de la vejiga natatoria es el verdadero causante de este problema para los alevines.

Esta es una enfermedad que está asociada a la cantidad de sustrato al que tienen acceso los huevos durante su proceso de incubación.

Debido a este problema, los peces no logran estabilizar su nado como deberían, por lo que empiezan a producir cantidades altas de dióxido de carbono por el desgaste muscular que deben hacer para poder nadar.

Como mecanismo de defensa, los peces albergan esta cantidad de dióxido de carbono en su sangre para llenar a la vejiga natatoria.

Si el sistema respiratorio se complica porque necesitan más oxígeno para su actividad anaeróbica diaria, sus branquias empiezan a fallar.

La contaminación con nitratos, la deficiencia de oxígeno y la mala calidad del sustrato son condiciones que también están asociadas al origen de la vejiga natatoria.

9.3.- HONGOS O SAPROLEGNIASIS:

También conocida como enfermedad micótica o micosis, este padecimiento es provocado por el hongo de la saprolegnia y achlya.

Esta enfermedad suele presentarse en los peces que ya tienen otros problemas de salud como como heridas en su piel.

También está asociada a la higiene del acuario que sobrecarga el sistema inmune de los peces, haciéndolos más propensos a los hongos presentes en el agua.

Estos hongos no suelen ser demasiado patógenos, pero debido al cambio de pH en el acuario de los peces, esta se vuelve una condición de vida perfecta para los hongos.

Los ojos, la piel, las aletas y las branquias pueden verse afectados por esta enfermedad.

Se puede observar una cierta capa blanca, similar a una tela de algodón sobre la piel de los peces, suelen perder el apetito, su nado se vuelve lento y suelen permanecer en las zonas más oscuras del acuario.

9.4.- HIDROPESÍA:

El origen de la hidropesía en los peces de acuario todavía no está claro, pero las bacterias como las aeromonas y pseudomonas contribuyen a la aparición de esta enfermedad.

El sistema inmune se ve muy debilitado por estos microorganismos presentes en el agua y el pez puede sufrir de hidropesía.

Si el diagnóstico se realiza en etapas tempranas de la enfermedad el pronóstico es favorable, mientras que si la enfermedad se encuentra avanzada, es menos posible que el pez logre recuperarse.

Entre los síntomas más comunes de la hidropesía se encuentra la inflamación en la barriga de los Killis provocadas por una retención de líquidos y el mal estado de los órganos internos.

También se puede observar cansancio, falta de control sobre los movimientos musculares, ojos hinchados, infecciones por hongos y pérdida del apetito.

9.5.- PODREDUMBRE DE ALETAS:

Esta es una de las enfermedades más comunes de los peces de acuario, y los Killis son propensos a sufrirla.

Se trata de una enfermedad provocada por bacterias.

Esta enfermedad suele ser consecuencia de otras enfermedades cuando el sistema mundo del pez ya se encuentra débil.

La principal causa de esta enfermedades es la falta de cuidados y las malas condiciones del agua en la que viven los Killis.

Esta suele ser una de las complicaciones sanitarias que más vida cobra en los peces de acuario. Cuando la enfermedad se encuentra avanzada se vuelve letal.

El principal síntoma de la podredumbre de las aletas es el aspecto de ciertas partes del cuerpo.

Las aletas tienen un color blanco o rojizo acompañado de una textura áspera y corroída, como si se tratara de unas aletas que se desmoronan. También se pueden observar agujeros en las aletas y los peces se vuelven muy inactivos.

9.6.- DACTILOGIROSIS:

Los hongos del grupo de los Branchiomyces sanguinis suelen ser los causantes de esta enfermedad.

También se le conoce como putrefacción de las branquias y es una enfermedad muy grave para los Killis.

A diferencia de los parásitos, los hongos se nutren de material orgánico sin vida y no pertenecen al reino vegetal ni al reino animal.

Los hongos son organismos que pertenecen al grupo de los Fungi, y en los animales se pueden alimentar de la piel muerta o pueden albergarse en las heridas de los peces.

Esta es una enfermedad contagiosa que se extiende rápidamente por todo el acuario porque libera una especie de material blanco, parecido a una tela de araña que se contagia en sólo 48 horas al resto de peces en el acuario.

Debido a que estos hongos atacan las branquias, los peces tienen muchos problemas para respirar.

Los peces utilizan las branquias para absorber el oxígeno y expulsar CO2, pero debido a esta enfermedad, no pueden hacer la liberación y sus órganos internos entran en un proceso de necrotización por falta de oxígeno y exceso de CO2.

Las malas condiciones del agua, materiales orgánicos acumulados, pH muy bajos y contaminación externa pueden ser los principales causantes de la dactilogirosis.

Si se observan las branquias con detenimiento se puede llegar a observar que están heridas o lesionadas. Los peces suelen buscar la superficie para oxigenarse y tienen una respiración y nado agitados.

9.7.- EXOFTALMIA:

El diagnóstico de esta enfermedad puede presentar problemas debido a que su principal síntoma se puede llegar a confundir con los de otras enfermedades como la Tuberculosis o la Ascitis infecciosa.

La exoftalmia se produce cuando hay una acumulación excesiva de líquido biológico en el interior del ojo o en la cavidad ocular.

El ojo presenta inflamación, hinchazón debido al exceso de líquidos que produce el cuerpo como mecanismo de defensa frente a agentes extraños como parásitos, agentes microbianos o cambios químicos del agua.

En la gran mayoría de los animales, se encuentran membranas protectoras en los ojos que mantienen la humedad y secretan un líquido antiséptico, pero los peces carecen de esta protección.

Cuando las condiciones del agua no son las necesarias o el pH no es el que requieren los Killis, pueden aparecer los agentes causantes de la exfoltamia. Igualmente, la acumulación de nitritos puede estar causando esta enfermedad.

9.8.- COLUMNARIS:

Esta es una enfermedad de origen bacteriano y se caracteriza por las lesiones que aparecen alrededor de la boca, como si se tratase de un un copo de algodón que también puede alojarse en la cabeza y en los labios.

Los peces afectados con la columnaris pierden el apetito y su nado se vuelve lento y menos frecuente.

Este es un padecimiento que puede llegar a extenderse por toda la cabeza del pez, terminando en una enfermedad letal.

Por lo general, esta enfermedad tiene un tiempo de incubación de 5 a 8 días y las temperaturas muy bajas favorecen el desarrollo de esta enfermedad.

La sobre población y los cambios de agua poco frecuentes son factores de riesgo para esta enfermedad.

Los Killis son una especie muy variada, pero bastante resistente.

Son fáciles de cuidar y mantener en un acuario doméstico de principiantes.

Como todos los peces, por más resistentes que sean, necesitan condiciones de vida sanas para vivir y reproducirse.

Las condiciones del agua y la alimentación son fundamentales, por lo que hay que procurar brindarles condiciones de vida doméstica lo más similares posibles a las que tendrían en su hábitat natural.

En Glu Glu Pet te recomendamos los siguientes productos:

¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.