ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños.

15/09/2021 · Pájaros

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños.

ORIGEN:


El pájaro diamante mandarín es la única especie del género Taeniopygia y pertenece a los pinzones (estríldidos), que forman una familia en el suborden de los pájaros cantores (passeri).

Los diamantes mandarines se dividen en dos subespecies:

Subespecie: Diamante mandarín australiano. Diamante mandarín de Timor.
Nombre científico: Taeniopygia guttata castanotis. Taeniopygia guttata guttata.
Origen: Australia y las islas menores de la Sonda. Timor, sudeste de Asia.

El diamante mandarín australiano (Taeniopygia guttata castanotis) es la forma salvaje original de nuestras aves domésticas actuales. Se encuentra casi en toda Australia y solo evita los bosques tropicales húmedos del nordeste y algunas regiones costeras.

También se halla en las islas menores de la Sonda.

No queda claro cuándo ni cómo exactamente llegó el diamante mandarín (Taeniopygia guttata castanotis) a Europa como ave doméstica.

Lo que sí sabemos es que a principios del siglo XX ya era una de las aves ornamentales más frecuentes.

El diamante mandarín es una especie de pájaro de pequeño tamaño.

Los machos tienen un plumaje de colores gris, marrón y blanco moteado y con un característico pico color coral.

Las hembras tienen un pico de tono más suave y su plumaje es mucho más claro.

Este pequeñín puede llegar a medir 13 centímetros de alto y su origen es australiano.

Pero su físico no es lo único llamativo del pájaro diamante.

También se trata de una especie muy sociable y acostumbrada a vivir en colonia, así que si decides traer a uno a tu casa lo mejor será que lo hagas con compañía.

En Glu Glu Pet te recomendamos que cuando lo lleves por primera vez a casa dale el espacio y tiempo suficiente para que se acostumbre a tu presencia.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 1

ASPECTO DEL DIAMANTE MANDARÍN CEBRA:


El diamante cebra es un ave ornamental pequeña con una constitución compacta.

Mide unos 12 centímetros de largo y pesa 12-14 gramos.

Tiene los ojos a los lados de la cabeza y con ellos puede procesar hasta 120 imágenes por segundo.

De este modo, como presa tiene a sus depredadores siempre a la vista.

El pequeño y fuerte pico rojo anaranjado es perfecto para comer granos.

Gracias a sus alas cortas y angulosas también es muy rápido y ágil, algo importantísimo para las aves en libertad.

Las coberteras superiores son negras con grandes manchas blancas y llegan casi hasta el extremo de las timoneras gris oscuro.

El plumaje del vientre es blanco.

Una característica típica es la mancha naranja de la mejilla en los machos, así como la raya en forma de lágrima bajo los ojos y el dibujo de cebra del pecho, al que debe uno de sus nombres.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 2

DIFERENCIAS ENTRE LOS MACHOS Y LAS HEMBRAS DEL DIAMANTE MANDARÍN:


Los machos y hembras adultos del pájaro diamante mandarín silvestre son muy fáciles de distinguir.

El color del plumaje del macho es más intenso y la hembra no presenta la mancha naranja de la mejilla.

La cría de estos populares pájaros domésticos ha dado como resultado muchos otros colores, aparte de la preciosa forma salvaje. Actualmente hay más de 50 formas de cría reconocidas.

Las aves jóvenes no muestran ninguna característica distintiva típica al principio.

Tienen las plumas blancas grisáceas y estas adquieren color después de la primera muda.

El pico es negro y va tiñéndose paulatinamente de rojo durante los primeros cuatro meses.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 3

COMPORTAMIENTO DEL DIAMANTE MANDARÍN:


Junto con el periquito y el canario, el diamante cebra es uno de los pájaros domésticos más populares.

Y con razón, ya que es un placer contemplar a esta pequeña y graciosa ave ornamental.

Desde vuelos acrobáticos hasta la diligente construcción del nido, pasando por saltitos enérgicos: el vivaracho diamante mandarín siempre tiene algo que enseñar.

Esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. Eso sí, son muy pocos los que se dejan domesticar fácilmente. Por naturaleza, a los pinzones les cuesta crear confianza.

Al pinzón cebra le gusta socializar y se siente bien en la bandada.

Por eso, es mejor que tengas uno o varios pares.

Te lo pasarás en grande con la convivencia social de las parejitas.

Las parejas de diamantes mandarines suelen permanecer juntas durante años y disfrutan de la compañía de sus congéneres.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 4

¿CUÁNDO ALCANZA EL DIAMANTE MANDARÍN LA MADUREZ SEXUAL?



A los tres meses aproximadamente ya son maduros sexualmente, pero antes de aparearse por primera vez deberían tener al menos seis meses.

Al diamante mandarín le gusta reproducirse.

Si te estás planteando tener diamantes mandarines, también tendrás que pensar pronto en la descendencia y la cría.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 5

LO NECESARIO PARA INCUBAR AL DIAMANTE MANDARÍN:

Estas aves son constructoras de nidos apasionadas y construyen nidos redondos con varios materiales y mucha pericia.

En ellos, las hembras ponen entre cuatro y seis huevos.

Los polluelos salen del huevo tras unos 12 días de incubación.

Otros 21 días después, las aves se independizan y abandonan el nido.

Asegúrate de tener suficiente material para el nido o una cestita para los pájaros.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 6

COMPATIBILIDAD DEL DIAMANTE MANDARÍN CEBRA:



El pájaro diamante mandarín también se puede tener con otras especies de aves.

La socialización suele ser muy fácil con las ninfas.

También pueden convivir perfectamente con otras aves domésticas, como canarios, periquitos o capuchinos del Japón. Para ello debes tener una pajarera grande. De lo contrario, podrían pelearse por el material del nido y el territorio.

CUIDADOS NECESARIOS DE LA JAULA O LA PAJARERA:

El lugar ideal para que el pájaro diamante pueda vivir cómodo es una jaula amplia para que pueda volar sin problemas.

Cuantos más diamantes mandarines tengas más grande tendrá que ser la jaula.

La jaula es fundamental que cuente siempre con agua, una bañera en el interior le permitirá chapotear cómodamente en el agua como lo suele hacer en su hábitat natural.

También debe contar con dos palos de diferente grosor con los que pueda ejercitar sus patas y, por supuesto, también con comedero y bebedero.

Coloca su jaula en un lugar luminoso, un buen acceso a la luz solar es ideal para el diamante mandarín.

Lo mejor es que lo coloques junto a una ventana o en una terraza.

No sólo disfrutará, sino que además estimulará su metabolismo.

Con unos buenos cuidados, estos pájaros pueden vivir hasta diez años.

Además, con un hábitat adecuado a la especie, contribuirás en gran medida a su bienestar.

Donde mejor se siente el vivaracho diamante mandarín es en una jaula espaciosa.

La jaula debe medir como mínimo 80 x 60 x 40 cm por pareja.

Si dejas que tu pinzón cebra vuele libremente a diario, una jaula compacta con cajón extraíble para excrementos es ideal.

El diamante mandarín necesita sentirse seguro.

Cuando compres la jaula, asegúrate de que tenga una cara cerrada de madera para que se sienta bien protegido.

Además, es conveniente colocarla en un lugar tranquilo.

Si quieres tener una pequeña bandada, una pajarera amplia es lo mejor para estas aves.

En nuestros grados de latitud, los diamantes mandarines no presentan requisitos especiales respecto a la temperatura ambiente.

Puedes tener a los pájaros en una pajarera de exterior desde abril hasta octubre.

Evita sacarlos en días fríos y húmedos.

Las temperaturas de hasta 15 °C son inocuas para el diamante mandarín.

A estos amantes del sol australianos les encanta disfrutar de 12 a 14 horas de sol al día.

En los meses de invierno, te recomendamos que utilices iluminación artificial que les ofrezca un ritmo cotidiano regular.

La luz no debe titilar y tiene que estar regulada a niveles adecuados para aves.

Las lámparas se han que poder atenuar.

El lugar ideal para que el pájaro diamante pueda vivir cómodo es una jaula amplia para que pueda volar sin problemas.

Cuantos más diamantes mandarines tengas más grande tendrá que ser la jaula.

En esta jaula es fundamental que cuente siempre con agua, una bañera en el interior le permitirá chapotear cómodamente en el agua como lo suele hacer en su hábitat natural.

También debe contar con dos palos de diferente grosor con los que pueda ejercitar sus patas y, por supuesto, también con comedero y bebedero.

Coloca su jaula en un lugar luminoso, un buen acceso a la luz solar es ideal para el diamante mandarín. Lo mejor es que lo coloques junto a una ventana o en una terraza.

No sólo disfrutará, sino que además estimulará su metabolismo.

LO NECESARIO PARA MONTAR LA JAULA PARA EL DIAMANTE MANDARÍN:


En Glu Glu Pet te indicamos lo más básico.

Cualquier jaula debe estar equipada con un comedero y un bebedero.

Por motivos de higiene, son mejores los comederos de barro o metal que los de plástico.

Compra también una piedra caliza u otro bloque mineral para pinzones como fuente de minerales adicional.

También es importante tener un cuenco con arena para pájaros para la digestión del diamante mandarín.

A estas aves tan vivarachas les encanta bañarse.

El pájaro diamante mandarín necesita estímulos para moverse.

Le encanta ir a explorar, saltar de palo en palo y la diversidad.

Ponle muchos palos para posarse y cámbialos de posición regularmente.

Los columpios y las espirales también son muy adecuados.

Hay una serie de materiales de construcción que le puedes ofrecer al diamante mandarín para construir el nido.

Van muy bien las esteras de paja o pleitas, que se pueden fijar a la reja de la jaula.

También son prácticas las tiras de papel, los hilos de lana cortos y las hilas para su creatividad.

Los diamantes mandarines necesitan ruido de fondo para sentirse bien y el silencio les provoca estrés.

El gorjeo de sus compadres y el ruidito de las campanitas proporcionan el barullo de fondo necesario.

Si no vas a estar en casa, pon música a un volumen suave para tranquilizarlos.

Por la noche, estas pequeñas aves ornamentales buscan la protección del nido-dormitorio con su pareja.

CÓMO SE LIMPIA LA JAULA DEL DIAMANTE MANDARÍN:


Para mantener la salud del diamante mandarín, la limpieza es absolutamente imprescindible.

Por eso, límpiale el bebedero, el comedero, el arenero y la bañera a diario.

Pásale un paño a la jaula por dentro y fuera una vez a la semana y límpiala a fondo mensualmente.

VUELO LIBRE DEL DIAMANTE MANDARÍN:


Si es posible, deja que el pinzón cebra vuele libremente una vez al día.

El vuelo libre es un momento estelar para estos ágiles acróbatas.

Procura minimizar los peligros que acechan a estos curiosos exploradores.

Los cristales de las ventanas, las puertas y las velas podrían ser muy peligrosos para ellos.

En Glu Glu Pet te recomendamos algunos requisitos de tenencia más importantes para el diamante mandarín:

  • Tamaño de la jaula: 80 x 60 x 40 cm por pareja.
  • Pajarera de exterior: temperaturas de hasta 15 °C.
  • Ubicación: protegida y luminosa.
  • Horas diurnas ideales: 12-14 horas (iluminación necesaria en invierno).
  • Palos, columpios y espirales para mantenerlos activos.
  • Material para construir el nido.
  • Nidos protegidos para dormir.
  • Limpieza diaria del comedero, el bebedero y la bañera.
  • Vuelo libre a diario.

Diamante mandarín: esta ave es muy fácil de cuidar y un animal perfecto para niños. - Imagen 7

NUTRICIÓN DEL DIAMANTE MANDARÍN:

Al igual que los periquitos es esencialmente granívoro.

Mijo blanco, mijo amarillo, semillas de lino, semillas de nigeriana o incluso colza son algunas de las más apropiadas para su dieta por su aporte rico en hidratos de carbono, proteínas, minerales y grasas.

Pero además los pájaros diamante necesitan un aporte de proteína animal.

Este es el que consiguen comiendo lombrices, pero también otros alimentos como el huevo cocido o el queso.

La escarola, la lechuga, el apio, las peras o las manzanas son algunas de las hortalizas y frutas más beneficiosas para ellos.

Lo ideal es que las coman 2 o 3 veces por semana.

Un extra de minerales que podrán conseguir gracias al hueso de sepia al igual que hacen otras especies como los loros.

Además de la comida básica a base de granos de diferentes tipos de mijo y semillas de hierba, al diamante mandarín le gusta comer forraje fresco a diario, como perejil o dientes de león, así como verdura y fruta. Dale también pasta de cría regularmente.

PÁJARO FELIZ, PÁJARO CANTARÍN:


El diamante mandarín también canta.

Es su forma de comunicarse con los demás y no dejan de hacerlo en todo el día.

Cuando llegan a la pubertad su canto se asemeja cada vez más al de sus padres, y te aseguramos que te sorprenderá.

EDUCAR A UN DIAMANTE MANDARÍN:

Los diamantes mandarines son aves un poco difíciles de educar, a parte por su reducido tamaño, también por su comportamiento nervioso.

Aunque con paciencia se puede conseguir.

La manera más fácil de educar a un diamante mandarín es que hayan nacido en cautividad y si puede ser que sea en nuestra propiedad.

Desde pequeñitos les alimentamos nosotros con papilla, y la madre también les va dando de comer, hasta los 20 días que ya los podemos separar de la madre.

Es bueno porque así desde que nacen, están en contacto con humanos no nos tendrán miedo de mayores a que los cojamos o los toquemos.

Eso si, no hay que olvidar nunca que por instinto natural saldrá volando si dejamos la las ventanas abiertas, así que siempre que practiquemos debe ser en un espacio cerrado.

Para enseñarle a que se suba a nuestra mano, solo hace falta que desde pequeños los subamos a nuestra mano y les demos algún premio, como comida.

Si nuestro pajarito no ha nacido en nuestra propiedad, sera bastante más difícil educarlo.

Primero hay que poner la jaula a la altura de nuestros ojos porque si está muy baja el pájaro esta en inferioridad y nos coje miedo, si está más arriba de nuestros ojos el pájaro coje superioridad.

Así que si lo mantenemos en un punto intermedio estaremos en igualdad de condiciones.

Otro punto sería poner la jaula en un lugar transitado de la casa para que se acostumbre a nuestra presencia.

Después nos acercaremos a la jaula y si el pájaro no se pone nervioso, es que nos ha cojido un poco de confianza.


El paso anterior lo repetiremos varias veces durante varios días, hasta que el pájaro se acostumbre totalmente a nuestra presencia.

Una vez se hay acostumbrado totalmente a nuestra presencia meteremos la mano en la jaula y la dejaremos quieta durante 2 minutos, así hasta que no se ponga nervioso cuando metamos la mano en la jaula.

Una vez completado el paso anterior, cojeremos un poco de la comida que más le guste con los dedos y se la acercaremos hasta que la coja.

Así seguiremos hasta que un día pongamos la comida a la palma de nuestra mano y el tenga que ir a buscarla colocándose encima de nuestra mano.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.