ENVÍOS GRATIS A PONTEVEDRA CIUDAD A PARTIR DE 10€

Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

Temas

Cómo cuidar a tu cobaya.

24/02/2021 · Roedores

Cómo cuidar a tu cobaya.

ORIGEN:

Cavia porcelus es su nombre científico pero a nivel informal se la conoce más como cobaya o conejillo de Indias. Fuera de nuestras fronteras y más concretamente en Latinoamérica, de donde procede, este pequeño roedor recibe el apelativo de cuy.

Cerdo de Guinea: Aunque las cobayas también reciben el nombre de cerdo de Guinea, no proceden de esta región sino de los Andes.

En Latinoamérica también se les conoce con el nombre de “cuy”, que es la onomatopeya del sonido que emiten.

Usadas para investigación médica: Desde antiguo, más concretamente desde el s.XVII, las cobayas han sido usadas para experimentos médicos, recibiendo el tan conocido apodo de conejillos de Indias. Hoy en día se emplean más las ratas y los ratones para la investigación.

Se comen en algunos países: En Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú se come carne de cobaya. Se crían tres razas de cobaya: la Perú, la andina y la inti y son consideradas por muchos un manjar.

ÍNDICE:

1.- COMPORTAMIENTO.

2.- CARACTERÍSTICAS.

3.- CLASIFICACIÓN.

4.- NUTRICIÓN.

5.- PRECIO.

6.- CUIDADOS.

7.- SALUD.

1.- COMPORTAMIENTO:

En la actualidad se le cría cada vez más para tenerlo como mascota, al poder convivir con niños pequeños. Como tal se ha preferido el denominado cuy del tipo 3; es decir, las cobayas de pelo largo y lacio llamadas «cobayas de Angora». Aunque algunas especies de pelo corto también son preferidas como animal de compañía.

La cobaya es un animal gregario, esto es, prefiere vivir en comunidad acompañada de otros animales de su especie. En la naturaleza vive en colonias de 5 a 10 individuos y, por lo tanto, será más feliz si convive con otras cobayas, dado su carácter sociable. No obstante, es también muy territorial, por lo que hay que tener cuidado a la hora de buscarle un compañero.

Aunque en el entorno salvaje son activos día y noche, en el ámbito doméstico se acostumbran al horario del dueño, y mantienen una vida principalmente diurna.

Son muy afectuosos y necesitan mucha atención por parte de los dueños. Son animales de un solo dueño, por lo que es probable que se muestren notablemente más cariñosos y mimosos con una sola persona, que consideran uno más de su clan, y bastante desconfiados con extraños y personas con las que no tienen confianza.

Tienen muy buena capacidad de aprendizaje, y pueden llegar a aprender algunos trucos como dar las patitas o girar, aunque generalmente debe haber comida de por medio.

Emiten unos ruiditos muy característicos cuya onomatopeya es similar a "cuy, cuy", de ahí el nombre recibido en Latinoamérica para estos pequeños roedores. Estos sonidos agudos son una forma de expresión con diferentes significados: necesidad de atención, hambre, miedo, enfado...

Además, las cobayas también ronronean cuando las acariciamos, rascamos, hacemos mimos y se sienten a gusto con nosotros.

Las cobayas son unos animalitos sociables y amigables, por eso se llevan genial con niños a partir de los 6 años. Les gusta descansar y por eso a menudo las veremos durmiendo durante el día aunque, como decíamos anteriormente, sean diurnas.

Aún ser sociables, hay que tener mucho cuidado con ellas porque son animales muy asustadizos y nerviosos, así que hay que vigilar de no hacer ruidos fuertes, ni movimientos rápidos o bruscos cerca de ellas.

Nunca agarres a ningún roedor por el lomo ya que por aquí es por donde los atacan los depredadores y se asustan mucho.

Generalmente las cobayas no muerden, pero sí que chillan a menudo, ya sea por alegría o por miedo.

Es importante tener en cuenta que se trata de un mamífero gregario, eso quiere decir que en la naturaleza las cobayas viven en colonias y tienen una jerarquía. De eso podemos aprender que sienten una gran necesidad de compañía y socialización.

Al igual que nos pasa a los humanos, necesitan la compañía de otros ejemplares de su especie para ser felices. Si acabas de adoptar una cobaya, puede que se sienta triste al separarse de sus cobayas amigas. Si no te es posible tener más de una cobaya te recomendamos que le dediques mucho tiempo y atención para que sea feliz.

Eso sí, si vas a juntar a dos o más cobayas es importante que tengas en cuenta su sexo, ya que si adoptas una hembra y un macho acabarás con una camada no deseada (a menos que el macho esté esterilizado).

También es importante tener en cuenta el sexo de las cobayas para evitar posibles peleas.

Los primeros días, es bueno que no saques a la cobaya de su jaula para que tenga tiempo a acostumbrarse al olor del lugar sintiéndose segura. Una vez se vaya familiarizando y permitiendo que la toques, entonces puedes tenerla fuera de la jaula para interactuar con ella.

Para seguridad de tus cosas y de su vida, debes tener mucho cuidado con los objetos que tiene a su alcance cuando esté fuera de la jaula porque pueden morderlos, como por ejemplo los cables.

No te preocupes ni te impacientes si al principio tiene miedo, porque es lo normal, ten paciencia y dale tiempo para que te conozca y te coja confianza.

Una vez familiarizada, deberemos dejarla suelta bajo supervisión en una zona más amplia, acondicionada y segura durante varias horas al día.

Cómo cuidar a tu cobaya. - Imagen 1

2.- CARACTERÍSTICAS:

Existen varios tipos de cobayas:

  • Cobayas de pelo corto: Las razas de pelo corto son; la de pelo liso, la roseta, la americana, la inglesa, la rex y la teddy.
  • Cobayas de pelo largo: Las de pelo largo son; sheltie, coronet, angora, peruana, texel, merino, alpaca y mohair. Además de darse una gran variedad de colores, estas razas también existen con pelajes satinados.

Las cobayas forman parte de la familia de los cavídos o cávidos (Caviidae), que se caracterizan por tener la cabeza rectangular y grande y una cola no visible, pero notable al tacto como una pequeña extensión de la columna.

Dependiendo de la raza las cobayas tendrán un tamaño más grande o menudo, pero normalmente su peso en la época adulta sobrepasa unos 1,200 gr.

Las cobayas tienen 4 dedos en las manos y 3 dedos en los pies, y sus uñas son largas, huecas y en forma de tubo, y es necesario cortárselas periódicamente con unas tijeras para uñas de animales pequeños. Al igual que con los perros, debemos tener cuidado de no cortar demasiado, ya que las cobayas también poseen una vena en el interior de la uña que sangra mucho si se corta de más.

Al tratarse de roedores, poseen únicamente de 4 incisivos, dos arriba y dos abajo, y a diferencia de los hámsters, sus dientes son blancos. Las cobayas tienen multitud de molares no visibles aparentemente y los últimos rozan con la parte superior del cuello. Las piezas dentales de las cobayas, como los del resto de roedores (y lagomorfos) no paran de crecer nunca, por lo que una alimentación a base de productos duros y heno de hebras largas es imprescindible.

Se trata de animales diurnos, es decir, suelen dormir por la noche y estar activos durante el día. Una característica sumamente importante de las cobayas es que son animales sociables y deben estar en compañía de otros de su misma especie.

Estos animalitos pueden llegar a medir entre 20 y 35 centímetros en su edad adulta.

El peso de las cobayas varía en función de si son hembras o machos:

  • Hembras: cuando llegan a la edad adulta las hembras pesan entre 800 y 1.200 gramos.
  • Machos: pesan entre 1 kg y 1,5 kg, siempre y cuando tengan una alimentación adecuada.

Los machos de esta especie llegan a la madurez sexual a los 3 meses y las hembras a las 6 – 8 semanas.

Su temperatura corporal es de 38 ºC, por lo que la temperatura ambiente ideal para ellos es de 20-22 ºC.

Estas son las características principales de las cobayas:

  • Clase: mamífero.
  • Longitud: entre 20 y 35 cm.
  • Peso: entre 800 y 1.500 gramos.
  • Longevidad: entre 5 y 8 años.
  • Madurez: machos a los 3 meses y hembras a las 6-8 semanas.
  • Reproducción: vivípara.
  • Crías por parto: 3 a 5 crías.
  • Gestación: 65 a 70 días.
  • Edad del destete: 3 a 4 semanas.
  • Hábitos: diurnos.
  • Alimentación: herbívora.
  • Carácter: asustadizo, gregario y sociable.

La orina como arma arrojadiza: Si alguna cobaya está molestando a otra de forma insistente, puede que la que se sienta agobiada lance un chorro de orina a la otra.

Se comen sus excrementos: Las cobayas generan dos tipos de excrementos, uno de ellos lo ingieren porque su organismo necesita determinados nutrientes presentes en las heces.

Oído fino: Las cobayas son capaces de oír sonidos de hasta 40000 a 50000 hz y pueden emitir vocalizaciones por encima de los 20000 hz.

La reproducción: Las cobayas pueden procrear a partir de los dos meses y las crías nacen con los ojos abiertos y cubiertas de pelo. Son capaces hasta de beber agua y comen heno a las pocas horas de vida. El embarazo de la cobaya dura entre unos 60 y 70 días aproximadamente.

Sus dientes no dejan de crecer: Al igual que les ocurre a los conejos, los dientes de las cobayas no dejan de crecer. Por eso, deben tener acceso ilimitado al heno, para que vayan limándose.

Las cobayas son animales pequeños que pueden alcanzar el kilo de peso y llegar a vivir entre 5 y 8 años.

Se trata de una mascota que no requiere grandes espacios, complicados cuidados o una enorme cantidad de tiempo, por lo que es una opción perfecta si se quiere tener un animalillo en casa.

Además tiene un carácter muy afable y sociable que enamorará a niños y mayores.

Las cobayas son animales inteligentes que, con un poco de paciencia, pueden aprender a hacer unos cuantos trucos.

Las cobayas son muy sociables y adoran vivir en grupo para poder jugar con los demás. Existe un jefe de la manada que es el encargado de cuidar de todos. Cuando caminan juntas, lo hacen en fila india, siguiendo a la cobaya de mayor tamaño.

3.- CLASIFICACIÓN:

Existen multitud de razas de cobaya según el pelaje, el tamaño y el color, aunque las razas más populares son las siguientes:

  • Cobaya salvaje: La cobaya salvaje posee un pelaje corto, áspero y de color pardo grisáceo para poder escabullirse entre la maleza.
  • Cobaya común de pelo corto: Es la raza más extendida y menuda de tamaño. Posee un pelo corto y liso y puede combinar un pelo de diferentes colores.
  • Cobaya abisinia: Las cobayas abisinias son una de las razas de mayor tamaño, y poseen un pelo largo y suave que destaca por nacer en forma de remolinos o rosetones. Teóricamente, la cobaya abisina debe tener al menos ocho rosetones para ser de raza pura, aunque se considera abisinia también a las cobayas con menos remolinos. Además, según expertos veterinarios, las cobayas abisinias son la raza de cobaya más inteligente.
  • Cobaya Teddy: Las cobayas teddy nacen de una modificación genética, y destacan por ser una de las razas más grandes (rondan un peso de 1,800 gr) y por tener un pelo rizado y muy sedoso similar al de un osito de peluche.
  • Cobayas Rex: Las cobayas Rex son la raza más grande y poseen por tener un pelo grisáceo y rondar casi los 2 kg. de peso.
  • Cobaya Himalaya: Las cobayas Himalaya (o Cobaya Himalayo) son una de las razas más exóticas y originales. Su aspecto es muy curioso y característico, ya que poseen una única mancha marrón alrededor de la nariz y el resto del cuerpo es de color blanco-grisáceo. Además tienen los ojos rojos como consecuencia de ciertos generes relacionados con el albinismo.
  • Cobaya skinny: Las cobaya skinny, como su nombre indica, no posee pelo en todo su cuerpo, salvo un pequeño mechón en la parte superior de la cabeza, y tienen hocico más alargado que la de una cobaya común.

Existen diversas clases de cobayas que, generalmente, se distinguen por la longitud de su pelo así como por el tipo de pelaje que tienen.

Existen cobayas de:

  • Pelo corto.
  • Cobayas de pelo largo.
  • Cobayas de pelo rizado.
  • Cobayas sin pelo.

También hay Cobayas según el color de su pelaje:

  • Cobayas unicolor.
  • Cobayas bicolor.
  • Cobayas tricolor.
  • La Cobaya americana: es la cobaya ideal para tener como mascota si no tienes experiencia pues no necesita cuidados especiales del pelo como por ejemplo la cobaya coronet.

Podemos clasificar los distintos tipos de cobaya de la siguiente forma:

  • Según el color del pelaje (cobaya unicolor, cobaya bicolor, cobaya tricolor, cobaya holandesa, cobaya himalaya y cobaya dálmata).
  • Según la longitud del pelaje (cobaya de pelo corto, cobaya de pelo largo, cobaya de pelo rizado y cobaya sin pelo).

Según el color del pelaje encontramos las siguientes razas:

  • Cobaya unicolor: La cobaya unicolor es una cobaya que tiene el pelaje de un solo color, que generalmente es marrón o negro.
  • Cobaya bicolor: La cobaya bicolor es una cobaya que tiene el pelaje de dos colores. Suelen tener una combinación de dos de los siguientes colores: negro, blanco o marrón.
  • Cobaya tricolor: La cobaya tricolor es una cobaya de pelo corto que, como indica su nombre, tiene el pelaje de 3 colores. Estos colores son el blanco, el marrón y el negro.
  • Cobaya holandesa: La cobaya holandesa es una cobaya de pelo corto que destaca por tener una gran franja de color blanco de lado a lado del cuerpo. Debe su nombre al gran parecido que tiene con la bandera holandesa. Podemos encontrarla en distintos colores como marrón, marrón claro, negro,… La cobaya holandesa es la cobaya más pequeña que podemos encontrar.
  • Cobaya Himalaya: La cobaya himalaya es una cobaya de pelo corto que es el equivalente a la raza siamesa en los gatos. Esta cobaya tiene el pelaje de color blanco o tostado y las puntas de las patas, orejas y hocico de color negro o marrón. Esta raza de cobaya tiene los ojos rojos. La cobaya himalaya al nacer es completamente blanca y es en sus primeras semanas de vida que sus extremidades se vuelven oscuras. Este fenómeno es provocado por el gen Himalaya. La cobaya himalaya, nace siendo completamente blanca, es una cobaya albina porque tiene los ojos rojos. Si la cobaya vive en un país frío se le activa el gen y las extremidades empiezan a oscurecerse. Por el contrario, si la cobaya vive en un ambiente cálido, entonces el gen no se activará nunca y la cobaya seguirá siendo completamente blanca. La explicación de este fenómeno es que en ambientes fríos, evolutivamente hablando, es lógico que los extremos del cuerpo, que son los más propensos a la congelación, se oscurecen para recibir más el calor del sol.
  • Cobaya dálmata: La cobaya dálmata es una cobaya de pelo corto que el color de fondo de su pelaje es el blanco y tiene un jaspeado o manchas de color gris o marrón repartidas uniformemente por todo el cuerpo. Las patas y la cabeza de la cobaya Dálmata son negras o marrones. Este tipo de pelaje es muy poco común, ya que normalmente cuando se cruzan dos colores de cobaya estos colores se mezclan, no forman manchas. Podemos encontrar cobayas Dálmata con manchas negras o grises y cobayas Dálmata con manchas marrones.

Tipos de cobaya según el tipo de pelaje, encontramos las siguientes razas:

  • Cobayas de pelo corto: Estas cobayas tienen el pelo corto y liso, además de muy suave. Entre las cobayas de pelo corto encontramos las siguientes razas:
    • Cobaya americana: La cobaya americana es el tipo de cobaya más común como mascota y más habitual en tiendas. Es la raza de cobaya más popular. La cobaya americana es la raza más antigua que existe de su especie y se empezó a domesticar a mediados del siglo XVI. Por aquel entonces, la cobaya americana era conocida como cobaya inglesa, nombre que aún recibe hoy en día en algunos países. La cobaya americana tiene un cuerpo redondeado y el pelo corto y liso. Se puede encontrar en una gran variedad de colores así como en muchas combinaciones de color distintas. Esta raza de cobaya es muy dócil y cariñosa, carácter que la ha hecho muy popular como mascota. Es una cobaya muy amigable con las personas y llega a desarrollar un fuerte vínculo hacia su cuidador. Tiene un carácter muy juguetón, le encanta emitir sonidos y pedirte que le hagas caso; disfruta mucho de las caricias y los mimos. Es una persona ideal para todo el mundo y también para familias con niños, aunque nunca se debe dejar a la cobaya sin vigilancia si está con un niño. El pelaje de la cobaya americana no requiere muchos cuidados, ella misma se limpia bien y sólo necesitará que la cepilles de vez en cuando. No debemos bañar a las cobayas para no destruir la capa protectora que tienen en la piel, si está muy sucia podemos usar un paño humedecido con agua.
    • Cobaya teddy: La cobaya teddy es una raza de cobaya que recibe su nombre por su parecido con un osito de peluche. Es una de las razas de cobayas más nuevas que han surgido y ha ido creciendo en popularidad en los últimos años. El pelaje de la cobaya Teddy es muy especial, pues tienen un pelo corto y muy denso que es muy suave. Tienen un pelaje frondoso y sin rosetas. Aunque la mayoría de cobayas Teddy tienen el pelaje con una textura muy suave, existen cobayas Teddy que tienen un pelaje menos suave. En cuanto a su color, se pueden encontrar en cualquier color típico en cobayas: marrón, blanco, negro o gris, aunque el patrón Agouti es el más común. La cobaya Teddy tiene un bigote liso. Las cobayas Teddy son animales cariñosas y curiosas, a quienes les encanta explorar. Tienen una naturaleza juguetona que los hace buenas mascotas para niños. Aunque este tipo de cobaya no necesita excesivos cuidados, sí que es necesario cepillarla cada dos semanas con un cepillo suave para controlar su pelo y ayudarla a estar más limpia. Las cobayas Teddy tienen una piel mucho más seca que otras razas así que es especialmente importante nunca bañarlas, si la cobaya está muy sucia usaremos un paño húmedo. Esta raza, además, tiende a acumular bastante cera en las orejas, por lo que deberemos limpiarle las orejas de vez en cuando. Si no sabemos cómo hacerlo es mejor acudir a un veterinario en busca de consejo.
    • Cobaya crestada o cobaya corona: La cobaya crestada o self es una raza de cobaya curiosa y difícil de encontrar debido a la dificultad de producirlas. La cobaya crestada se caracteriza por tener el pelo corto y liso a excepción del pelo de la cabeza, que es más largo, formando una especie de corona o cresta.

Existen dos tipos de cobaya crestada:

  • Cobaya crestada americana: su cresta es blanca, contrastando con el color del resto del cuerpo.
  • Cobaya crestada inglesa: el color de la cresta es el mismo que el del resto del cuerpo.
    La cobaya crestada se puede encontrar en distintos colores pero sobretodo en marrón y negro. A estas cobayas les encanta jugar y necesitan hacer mucho ejercicio, pero siempre en temperaturas cálidas, pues no soportan el frío. Les encanta explorar, por lo que necesitan salir de su jaula mínimo una hora al día bajo supervisión. Son cobayas bastante tímidas pero les gusta recibir afecto.
  • Cobaya rex: La cobaya rex el pelo de aspecto semejante al de la cobaya teddy pero estas tienen el pelo más áspero y grueso. Su pelaje, de no más de 1 cm de longitud, es algo parecido a la lana que le sirve para protegerse del frío. La cobaya Rex es una buena opción si se tiene alergia al pelo de las mascotas. Este tipo de cobaya tiene también las orejas más largas y caídas. Además, la cobaya Rex tiene los bigotes rizados. Recibe su nombre, “Rex” debido a que tiene un tamaño mayor al de las demás razas. A pesar de su nombre de temible depredador prehistórico, son especialmente tranquilas y afectuosas. Son cobayas muy dóciles y cariñosas, que necesitan que se les preste atención y se las mime.
  • Cobaya agouti: La cobaya agouti es una cobaya de pelo corto que tiene el pelaje de color gris, parecido al de una chinchilla, aunque a veces también puede ser gris amarronado. Estas cobayas no son habituales y son más bien raras de encontrar. Cuando son pequeñas suelen tener problemas de intestino por lo que se les deberá dar un pienso especial para problemas intestinales y no deberemos abusar de los premios con ellas.
  • Cobayas de pelo largo: Estas cobayas tienen el pelo largo y la longitud así como el tipo de pelo varía en función de la raza. Entre las cobayas de pelo largo encontramos las siguientes razas:
    • Cobaya abisinia: La cobaya abisinia es la más popular de entre las cobayas de pelo largo. Este tipo de cobaya es originaria de América del Sur, de los Andes, como todas las cobayas. Aunque no tiene el pelo excesivamente largo, su pelaje tiene una peculiaridad: crece formando rosetas o remolinos dándoles un aspecto voluminoso. Estas rosetas, alrededor de 6 a 8, están distribuidas por todo su cuerpo a excepción de la cabeza y la barriga.

Existe una gran variedad de colores en las cobayas abisinias, los más curiosos son:

  • Atigrado: es una mezcla por todo el cuerpo de pelos largos de color negro y de color rojizo. La atigrada de luz tiene más pelos rojizos que negros y la atigrada oscura, por el contrario es al revés, tiene más pelos negros que rojizos.
  • Carey o concha de tortuga: tienen manchas de colores en el pelaje.
  • Roan: su pelaje está formado por mezclas de color blanco. El Roan fresa tiene entremezclados pelos rojizos entre los blancos y el Roan azul tiene una mezcla de pelos blancos y negros.
  • La cobaya abisinia: tiene un carácter un poco diferente al de las demás razas, pues estamos hablando de una cobaya un poco traviesa. Son cobayas muy movedizas, enérgicas y curiosas, pero eso no quita que les encante estar con sus cuidadores y disfrutar de mimos y atenciones. Esta raza de cobaya es bastante abierta a ser entrenada y aprenden las cosas con bastante rapidez, sobre todo los cachorros. Los machos de esta especie suelen ser de carácter un poco más intenso que las hembras. Las cobayas abisinias, como el resto de cobayas, no se deben bañar para no destruir la capa protectora que tienen en la piel. Para mantener un pelaje limpio y sano debemos cepillarlas de vez en cuando con un cepillo suave, eso les encanta. Debemos poner especial atención en la parte trasera que es donde suele tener más nudos.
  • Cobaya peruana o cobaya peruviana: La cobaya peruana o cobaya peruviana no es un tipo de cobaya muy común pero su pelaje la hace muy especial. Esta raza de cobaya suele ser bastante grande, más que el resto de razas, pero tienen una cabeza bastante pequeña en comparación con otras razas. La característica que las hace tan únicas es su largo pelaje a modo de abrigo que suele llegarles hasta los pies. A diferencia de las cobayas silkie, tienen una división del pelo en la parte superior de la cabeza que va a lo largo del lomo. La cobaya peruana tiene dos rosetas. Podemos encontrar cobayas peruanas en distintos colores y patrones aunque será raro ver a una tricolor. Las cobayas peruanas son muy curiosas y les encanta explorar. También disfrutan de la compañía de sus cuidadores por lo que deberemos dedicar tiempo para jugar con ellas y mimarlas. Esta raza de cobaya es de las más difíciles de mantener por el gran crecimiento de su pelo. Será especialmente importante mantener su entorno limpio; al tener el pelo tan largo, irán recogiendo toda la suciedad al pasar. Es necesario cepillarlas cada día e incluso dos veces al día, no solo para limpiar su pelo sino para mantenerlo libre de nudos. Si dejamos que su pelo se enrede esto supondrá un gran estrés para ella porque le resultaría muy incómodo. Para facilitar el mantenimiento de su pelaje, también deberemos recortárselo cuando empiece a llegarles al suelo, eso además las ayudará a estar más cómodas cuando haga calor.
  • Cobaya coronet: La cobaya coronet es una combinación de la cobaya crestada y la cobaya silkie. Esta cobaya tiene el pelo muy largo y le crece cabello en forma de espiral en la frente, tiene una especie de corona o roseta en medio de la cabeza que puede ser de igual o distinto color que el resto del pelaje. El pelo de la cobaya coronet cae por los lados marcando una raya en medio del lomo, haciéndola llamativa. Este tipo de cobaya es muy juguetona, curiosa y cariñosa; siempre busca atención. En esta clase de cobayas el cepillado debe ser diario para eliminar la suciedad que van arrastrando y eliminar los enredos, pues si se acumulan los enredos eso estresaría mucho a la cobaya. También se le debe ir recortando el pelo a medida que crece para evitar que lo arrastre por el suelo.
  • Cobaya sheltie o silkie: Anteriormente conocida como cobaya angora, la cobaya sheltie o sheltand es una cobaya de pelo largo y liso y no tiene rosetas. Debe su nombre a que tiene un pelaje muy sedoso, el cual le empieza a crecer muy rápidamente desde que nace. La cobaya sheltie tiene gran parecido con la cobaya peruana pero a diferencia de esta, su pelo crece des de la cabeza hacia el torso, por lo que no tienen pelo sobre la cara. La cobaya sheltie tiene un carácter muy relajado y tímido, por lo que al principio tardará un poco más en acostumbrarse a nosotros. Es, además, muy sensible al baño por lo que evitaremos dentro de lo posible bañarla, podemos usar champú seco para limpiar su pelaje o limpiarla rociándola con un spray con agua. Esta cobaya no es capaz de llevar una rutina de limpieza igual que las demás razas debido a su pelaje, por lo que deberemos ayudarla a estar limpia. Su pelaje requiere de un cepillado diario para mantenerlo sano y bonito.
  • Cobayas de pelo rizado: Estas cobayas tienen el pelo rizado y no son muy habituales en tiendas de animales. Este tipo de cobayas, por el pelaje que tienen, requieren de especiales cuidados.

Dentro de las cobayas de pelo rizado encontramos las siguientes razas:

  • Cobaya texel o cobaya tissilar: La cobaya texel es un tipo de cobaya muy solicitada por su único y rizado pelaje. Se trata de una raza de cobaya relativamente nueva que es el resultado de un cruce entre cobaya silkie y cobaya rex. La cobaya texel es una cobaya parecida a la cobaya sheltie pero tiene el pelo largo y rizado. El cuerpo de la cobaya texel, además, tiene una especie de falda de pelo rizado en la parte posterior. El pelo de la zona de la cara es mucho más corto que el del resto del cuerpo. Este tipo de cobaya necesitará, como las demás razas de pelo largo, de un cepillado diario para eliminar la suciedad y los enredos. También deberemos cortárselo a medida que crezca para que no lo arrastre por el suelo, sobretodo la parte trasera es necesario que esté bien recortada para evitar que se ensucie de orina. También son propensas a acumular cera en los oídos, por lo que deberemos limpiar sus orejas cada cierto tiempo.
  • Cobaya alpaca: La cobaya alpaca es una cobaya de pelo rizado y tupido que crece hacia delante y sobre la cabeza de la cobaya. Se caracteriza por tener dos remolinos en la parte trasera. Requieren muchos cuidados constantes para que su pelo quede esponjoso y sano. No debemos bañarla regularmente porque eso puede provocar que acabe con la piel reseca.
  • Cobaya merino: La cobaya merino es una cobaya que tiene el pelo largo y rizado, aunque con rizos menos definidos que la cobaya texel. Su principal característica es que tiene un remolino en la frente.
  • Cobayas sin pelo: Existen también dos razas de cobaya que no tienen nada de pelo, las cuales son fruto de una modificación genética creada por el humano. Al no tener pelo, necesitan superficies suaves y con pelo para estar cómodas y abrigadas. Existe una diferencia esencial entre estas dos clases de cobayas:
    • Cobaya skinny: La cobaya skinny es una raza modificada genéticamente. Su principal y obvia característica es que no tiene pelo en todo el cuerpo. Aunque no tienen pelo, se pueden encontrar en distintos colores de piel: unicolor, bicolor y tricolor. Esta característica, la hace especialmente sensible y vulnerable al frío y a los cambios de temperatura. Esto implica que su piel requiere de cuidados especiales. Si adoptamos una cobaya skinny para que esté sana, lo mejor es que sea en una estación cálida para evitar que cojan un resfriado durante el viaje a casa. En invierno, debemos colocar su jaula en una superficie elevada y cerca de una fuente de calor para evitar corrientes de aire y que coja frío. Tampoco debe tocarle directamente el sol porque al no tener pelo podrían quemarse la piel. La cobaya skinny es la cobaya ideal para personas que tienen alergia al pelo de mascota porque no sueltan nada de pelo.
    • Cobaya baldwin: A diferencia de la cobaya skinny, la cobaya baldwin sí nace con pelo, pero lo va perdiendo hasta que alcanza la edad adulta. Igual que con las cobayas skinny, las cobayas baldwin son sensibles a las alteraciones de temperatura y hay que tener también cuidado de no exponerla al sol directo ni al frío.

Cómo cuidar a tu cobaya. - Imagen 2

4.- NUTRICIÓN:

Son herbívoras y necesitan aportes de vitamina C (procedentes, por ejemplo, de trocitos de pimiento rojo, mandarina o naranja), para no enfermar y morir.

Su alimentación se compone principalmente de heno e incluye verduras, frutas y pienso especialmente diseñado para ellas. Para que estén muy sanas, lo mejor es que el veterinario te recomiende un alimento seco de buena calidad.

Son animales herbívoros, por lo que el aporte de fibra en el alimento es indispensable. Por otro lado, el aporte de vitamina C es altamente necesario, pues las cobayas, los primates y los murciélagos son las únicas especies que no sintetizan esta vitamina y si no se les proporciona vitamina C, pueden llegar a presentar escorbuto y morir, así que se debe incluir en su dieta pimiento, guayaba (se debe de administrar en pocas cantidades debido a su alto contenido de azúcar), y nunca productos altamente cítricos, como la naranja, el pomelo o el limón.

Una dieta bien equilibrada deberá componerse de verduras y hortalizas frescas, heno, agua, todo ello complementado con croquetas o comida comercial.

Para prevenir deficiencias hay que procurar a la mascota una dieta variada. El heno sirve para cubrir las necesidades de hidratos de carbono y de fibra. La alfalfa les otorga calcio para sus huesos y es fundamental.

La fruta y la verdura ayudan a satisfacer sus necesidades de vitaminas y gran parte del líquido necesario.

Para la comida conviene utilizar recipientes de barro cerámico pesados que resistan la inclinación y consiguiente caída del alimento. Sus lados deben ser lo bastante altos para mantener el material de cama y las heces lejos de la comida. Por otro lado, es muy importante que toda la comida fresca que demos a nuestras cobayas esté a temperatura ambiente; nunca puede estar recién sacada del refrigerador.

Gran parte de sus necesidades de líquidos quedan cubiertas por la ingestión de alimentos frescos.

Deben tener siempre a su disposición un bebedero con agua limpia y fresca. Si se utilizan unas botellas de agua equipadas con tubo para beber, será más fácil mantener el agua libre de contaminación. Las cobayas tienden a contaminar y obstruir sus botellas de agua más que otros roedores domésticos, ya que mastican el tubo con el fin de obtener el agua, introduciéndose partículas de comida en la botella. Por estas razones, toda comida y los contenedores de agua en particular, deben limpiarse de forma habitual.

Al ser animales herbívoros, no se les debe dar carne, productos lácteos o pellets para conejos (no contienen vitamina C y algunos incluso pueden incluir antibióticos tóxicos para cuyes).

Las cobayas son animales cecotrofos, forma de coprofagia específica de ciertos roedores donde tras sufrir una primera digestión el alimento, se generan unas heces blandas (cecotrofos) que son consumidas directamente desde el ano antes de que lleguen al suelo. Tras una segunda digestión y tras terminar de absorber todos los nutrientes en el intestino delgado, se forman unas heces duras que son eliminadas definitivamente. Esta es una adaptación para aprovechar los nutrientes cuando es necesario el concurso de bacterias para hacerlos asimilables (de forma parecida a como ocurre en los rumiantes), ya que en este caso la actividad microbiana tiene lugar en el ciego, situado tras el intestino delgado. Esta disposición del conducto de absorción de nutrientes antes de la cámara de actividad microbiana hace necesario esta segunda vuelta para poder asimilar el alimento procesado.

La cobaya es un roedor herbívoro con un sistema digestivo de arrastre, por lo que el heno es muy importante en su dieta. Las cobayas deben estar comiendo heno continuamente para un correcto funcionamiento digestivo, por lo que deben tener su henera llena siempre.

La Vitamina C también es esencial para este roedor, ya que su organismo no la sintetiza, al igual que los humanos tampoco la sintetizamos. La mejor manera de que nuestras cobayas tomen esta vitamina es a través del pimiento (especialmente el pimiento rojo) ya que posee mucha vitamina C, por lo que deben consumirlo a diario en cantidades adecuadas (una tirita de pimiento una vez al día es una ración correcta), dentro de su ensalada.

La vitamina C es la encargada del crecimiento capilar de la cobaya. Una cobaya bien alimentada poseerá pelo en la parte superior de manos, pies y detrás de las orejas.

Las cobayas pueden consumir fruta fresca en pequeñas cantidades únicamente cada 15 días y siempre sin pepitas ni huesos, ya que el exceso de azúcar perjudica gravemente la salud de los roedores.

Además, debemos complementar su alimentación con pienso especial para cobayas, que consistirá en el 10% de su dieta.

Hay que evitar algunos alimentos como el repollo, el perejil, los lácteos o la cebolla, y tener en cuenta que la comida fresca debe estar a temperatura ambiente. El agua debe estar fresca y limpia en todo momento.

En cuanto a la alimentación de estos animales, hay que darles una vez al día una ración de verdura y de fruta fresca. También se le puede dar una ración de pienso de buena calidad cada día. Debes tener en cuenta que las cobayas son animales de costumbres y agradecerán que sigas un horario para las comidas. Puedes darle la comida en dos momentos del día distintos, siempre a las mismas horas.

No debemos descuidar su peso, podemos pesar a nuestra cobaya semanalmente en una báscula de cocina. De esta manera, podrás controlar el sobrepeso y te darás cuenta de si baja o sube de peso considerablemente, en ese caso, deberás llevarla a un veterinario.

En Glu Glu Pet te aconsejamos lo que le debes de dar a tu cobaya para una nutrición de calidad como:

  • Heno para cobayas: El heno o alfalfa para cobayas es una mezcla de hierbas naturales que tu cobaya debe tener a su disposición siempre. La cobaya masticará lentamente el heno, protegiendo su sistema digestivo y sus dientes. Junto con el pienso y los complementos nutricionales, forma parte de la dieta indispensable de tu cobaya. El heno estimulará su metabolismo, ayudará a su tránsito intestinal y lo mantendrá en forma. Una cobaya que no coma heno regularmente puede llegar a tener problemas graves de salud.
  • Verduras frescas: Se les debe dar mínimo una ración al día mezclando diferentes verduras. Si es la primera vez que tu cobaya come verdura, deberás seguir la regla de los 3 días.Regla de los tres días; Iremos introduciendo las verduras de una en una para poder distinguir qué verdura no le sienta bien. Cada verdura le será dada durante tres días consecutivos, empezando por una cantidad muy pequeña e ir aumentando la cantidad el segundo y tercer día. Si aparece algún síntoma de que no le sienta bien (diarrea, gases,…) dejaremos de darle esa verdura y esperaremos a que el animal se recupere antes de empezar con otra verdura. Más adelante, cuando acabemos de introducir las verduras, podemos volver a intentarlo con aquellas que no le sentaron bien o simplemente no dársela. Hay que empezar con verduras y frutas que generalmente no dan problemas como la manzana, la escarola, etc.
  • Vitamina C: Las cobayas necesitan un gran aporte de vitamina C en su dieta porque su organismo no es capaz de producirla por sí solo de forma natural. Cuando nuestra cobaya tiene una falta de vitamina C, puede tener distintos síntomas como pueden ser resfriados, debilidad, diarrea, inmovilidad, hemorragias musculares e incluso la caída de los dientes. Para darle a nuestra mascota el aporte de vitamina C necesario para su buena salud, incluiremos en su dieta diaria al menos una verdura rica en vitamina C como el pimiento rojo o el pimiento verde. Las fresas son muy ricas también en esta vitamina así que podemos también complementar el pimiento con alguna fresa. Los piensos específicos para esta clase de animal llevan generalmente vitamina C, pero esta se degrada rápidamente una vez abierto el envase.
  • Verduras permitidas:
    • Acelga.
    • Apio.
    • Berros.
    • Canónigos.
    • Escarola.
    • Judías verdes sin semillas.
    • Pimiento.
    • Endivias.
    • Borraja.
    • Alcachofa.
    • Achicoria.
    • Rúcula.
    • Pepino.
    • Hojas de zanahoria y remolacha.
    • Col china.
    • Trébol y diente de león.
  • Verduras que se pueden dar con moderación:
    • Espinacas.
    • Repollo.
    • Tomate.
    • Brócoli.
    • Zanahoria: Se les puede dar muy de vez en cuando hojas de lechuga pero solo las partes más verdes. La zanahoria tiene mucho azúcar y se dará con la misma frecuencia y cantidad que las frutas.
  • Frutas frescas: A las cobayas les gusta mucho la fruta pero hay que tener cuidado de no abusar ya que contienen mucho azúcar y les puede hacer engordar. Se debe dar en cantidades muy pequeñas y sólo 2 o 3 veces a la semana. Las frutas más adecuadas son:
    • Manzana.
    • Pera.
    • Kiwi.
    • Fresas.
    • Sandía y piña.
    • Se les puede dar cítricos pero en pequeñas cantidades.
  • Pienso para cobayas: El pienso se les debe dar para complementar la dieta, no como base. Debe tener mucha fibra y ser pienso en pellets (pienso prensado). Hay que evitar las semillas y el pienso que tenga distintos elementos entre los que la cobaya pueda elegir (queremos que se lo coma todo, no sólo las partes que más le gustan).
  • Alimentos prohibidos para cobayas: Los alimentos de origen animal como;
    • La carne.
    • Los lácteos.
    • Los huevos son muy poco aconsejables dado que las cobayas son animales herbívoros y se alimentan sólo de vegetales.

Algunas plantas o especias pueden resultar tóxicas para los animales, así que no debemos dárselas bajo ningún concepto.

Finalmente, todos los productos que lleven azúcar (para el consumo humano) no son adecuados para ellas. Pueden causarles trastornos intestinales y ceguera, entre otros.

Estos son los alimentos que nunca debes darle a tu cobaya:

  • Frutos secos.
  • Legumbres.
  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Puerro.
  • Patata.
  • Boniato.
  • Derivados animales.
  • Azúcar.
  • Aguacate.
  • Lechuga iceberg.
  • Coliflor.
  • Alimento para perros o gatos.
  • Alimentos cocinados.
  • Carne.
  • Café.
  • Sal.
  • Menta.
  • Avena procesada (para consumo humano).
  • Quesos y lácteos en general.
  • Fruta en conserva o en almíbar.
  • Chocolate.
  • Hojas del tomate.
  • Flor de pascua.
  • Hojas o tallos de bambú.
  • Hojas de té.
  • Esparraguera.
  • Belladonna.
  • Hongos.
  • Orquídeas.
  • Rodadendros.
  • Hiedras.
  • Helechos.
  • Cactus.
  • Clavel.
  • Geranio.
  • Ricino.
  • Muérdago.
  • Prímulas.
  • Ficus.
  • Narciso.
  • Enebro.
  • Roble.
  • Amapolas.
  • Cannabis.
  • Aloe vera.
  • Bulbos.
  • Violeta.
  • Tejo.

Cómo cuidar a tu cobaya. - Imagen 3

5.- PRECIO:

Si queremos comprar una cobaya podemos acudir a Glu Glu Pet tu tienda de confianza, sólo en los sitios autorizados y legales podrán comprar un animal en buenas condiciones.

Deberá tener como mínimo entre 6 y 7 semanas de edad y que no haya sido destetado antes de tiempo .

Tendremos que comprobar que su pelo está suave y sin calvas y que no tenga parásitos.

Debe tener unos ojos brillantes que indiquen que está sano y mostrarse activo.

Deberás también revisar sus patas, que no tengan heridas ni malformaciones.

Revisa también su dentadura, que sea recta y fuerte.

Comprar una cobaya cuesta entre 20 y 50 euros aproximadamente y dependerá de la raza. Si estás interesado en adoptar una cobaya te aconsejamos que preguntes en Glu Glu Pet, tu tienda especializada de confianza.

6.- CUIDADOS:

Con unos cuidados adecuados, estos animales pueden llegar a vivir de 6 a 8 años. Sin embargo, existen referencias de cobayas mayores, pero esto es menos frecuente. Normalmente viven de 6 a 8 años, aunque pueden llegar hasta los 10 años en algunas ocasiones.

En Glu Glu Pet te aconsejamos lo mejor para el bienestar y la salud de tu cobaya, para que crezcan sanas y felices, como:

  • La jaula o parque: Debe ser muy espacioso para que la cobaya pueda moverse con libertad. Lo mejor es dejar que corretee por la habitación al menos dos horas al día para que se ejercite correctamente. Debe contar con una especie de caseta donde pueda retirarse a dormir y un recipiente de barro para la comida, que sean pesados para que no pueda volcarlos. Tanto los comederos como los bebederos hay que limpiarlos diariamente.El recinto necesita una limpieza diaria y una desinfección mensual.

    Las cobayas deben tener un espacio adecuado, acorde al número de inquilinos. Eso se traduce en una jaula de, como mínimo, 120 centímetros de largo, 60 centímetros de ancho y 45 centímetros de alto. No es recomendable que tengan más de un piso porque se pueden caer. Puedes también tenerlas en un recinto acotado con paneles, siempre y cuando estén a salvo tanto de posibles huidas como de ser alcanzadas por otros animales. En este caso, las medidas mínimas para dos cobayas es de 2 metros cuadrados. El suelo de la jaula no puede ser de reja porque las cobayas tienen las patas delicadas y podrían lastimarse.

    Es importante que dispongamos la jaula en un sitio bien estudiado ya que este debe reunir las siguientes condiciones:

    • Estar en el interior.
    • En una zona luminosa pero sin darle la luz directa del sol.

    • No haya corrientes de aire.

    • A temperatura no oscile a menudo.
    • No esté al alcance de otros animales.

    • Esté en una zona tranquila sin ruidos fuertes (por ejemplo que no esté cerca de la cocina) pero cerca de ti, para que os hagáis compañía mutua.

    • Esté a una altura de unos 70 u 80 centímetros de altura (si está a ras de suelo tardará más en acostumbrarse al propietario y además interpretará cualquier movimiento que viene de arriba como el ataque de un ave rapaz).

    • Limpieza de la jaula: Deberemos limpiar la jaula como mínimo una vez a la semana y desinfectarla (con desinfectantes específicos para animales) una vez al mes.
  • Deberemos colocar un sustrato: en el suelo del recinto para que absorba la orina de la cobaya. El sustrato debe estar recubierto de una lámina escurreplatos de goma para que sus pies no sufran, ya que tienen una piel bastante sensible. El mejor sustrato es el de maíz y los pellets prensados de papel reciclado. En el fondo de la jaula deberemos poner un sustrato. Este debe ser de pellets de papel prensado o celulosa. No hay que ponerles pellets de serrín prensado porque es demasiado duro para sus delicadas patas y podrían dañárselas. Podemos usar también sustrato de maíz o de cáñamo. No debemos usar tampoco arena de gato, virutas de madera ni serrín porque les puede provocar graves problemas de salud. Tendremos que cubrir el suelo de la jaula con al menos 2 dedos de grosor. Deberemos renovar el sustrato una vez a la semana, al limpiar la jaula. Podemos quitar diariamente heces o zonas del sustrato húmedas o muy sucias.
  • Accesorios para cobayas: Puedes añadir diferentes accesorios aptos para cobayas en su jaula para mejorar su calidad de vida y hacerla más feliz, así como cuidar de su salud.
  • Cama para cobayas: Facilitar un refugio o caseta para tu cobaya es de suma importancia ya aquí que es donde se sentirá segura y donde dormirá. Puede ser un nido abierto, en ese caso cúbrelo con una gran cantidad de heno para que se sienta como en su hábitat natural. Si es cerrado, puedes ponerle una caseta de madera y añadirle sustrato en la base para que se acomode. No hay que ponerle algodón ni fibras porque se lo pueden comer y ahogarse. Podemos ponerles una pequeña toalla para darles calor.
  • Comedero para cobayas: Es aconsejable ponerles un comedero de cerámica pesado para que no se volque. El comedero no debe ser más alto que la cobaya y es recomendable tener dos; uno para el pienso y otro para las verduras. Deben limpiarse cada día.
  • Bebedero para cobayas: La cobaya debe tener siempre agua limpia y fresca disponible. Para mayor higiene es mejor ponerles un biberón de agua para roedores de mínimo 250 centilitros. Hay que lavar el bebedero semanalmente.
  • Dispensador de heno: Es importante colocar una henera o dispensador de heno con una buena cantidad de heno y que esté siempre disponible. Debemos cambiarles el heno cada ciertos días, cuando veamos que se ha empezado a secar. No es recomendable cambiárselo cada día porque puede pasar que entonces sólo elija las partes menos fibrosas y por su salud nos interesa que también coma de las más fibrosas.
  • Maderas para roer: Es importante que las cobayas desgasten sus dientes. Para ello, podemos poner en su jaula maderas para roer. Estas maderas no deben ser tratadas (puedes comprar madera de pino sin tratar). No es recomendable poner piedras de minerales.
  • Juguetes para cobayas: Hay que tener cuidado al proporcionarles juguetes ya que pueden tragarse algunos elementos pequeños del juguete.
  • Higiene: Las cobayas, como suele pasar con los roedores, son animales que se lavan ellos mismos continuamente. Lo hacen acicalándose y lamiéndose el pelaje varias veces al día. Aun así, debemos saber sus hábitos y cómo podemos mejorar su calidad de vida.
  • Bañar una cobaya: Estos animales son muy limpios, por lo que evitaremos el baño a menos que sea muy necesario. Para lavarlas podemos usar toallitas de bebé. En caso de que sea estrictamente necesario bañarlas, debemos hacerlo a una temperatura adecuada (ni muy fría ni muy caliente, debe estar templada) y con especial cuidado de no mojarle la cabeza ni las orejas. Como champú, usaremos uno especial para roedores. Podemos encontrar también en las tiendas champú seco para roedores, que son unos polvos que podemos aplicar en su pelaje sin mojar al animal en ningún momento. Para retirarlo basta con cepillar su pelo con un cepillo suave. El champú seco absorbe la suciedad, la grasa y los malos olores dejando el pelo perfumado. Nos aseguraremos de que quede bien seca (para que no coja un resfriado) usando una toalla de algodón muy suave. En ningún caso usaremos el secador porque puede ser peligroso para el animal. Una vez seca, podemos ofrecerle un cepillado del pelo con un cepillo pequeño y suave para eliminar los posibles enredos y el pelo muerto.
  • Uñas de la cobaya: En un ambiente doméstico, las uñas de las cobayas suelen no desgastarse. Es por eso que hay que ir controlando sus uñas y cortar las uñas de la cobaya en caso de ser necesario. Se debe utilizar un cortauñas para cobayas o para gatos (no para perros) sin tocar la zona rosada de la uña. Es aconsejable acudir a un veterinario para que nos enseñe a hacerlo de forma segura ya que es una tarea delicada en la que podemos causarle una hemorragia a la criatura en caso de hacerlo mal.

7.- SALUD:

Para tener cuyes sanos y evitar enfermedades se debe:

  • Alimentarlos bien.
  • Mantener limpias las jaulas.
  • Evitar la presencia de alimento en mal estado.
  • Poner en cuarentena durante cuatro días a los animales nuevos que se adquieran, para observar su comportamiento antes de juntarlos con los que ya se tienen.
  • La presentación de un animal nuevo se debe hacer siempre en un territorio neutral y libre de olores, para facilitar la integración.
  • Un cuy sano es un animal alegre, con pelo brillante, gordito, bien desarrollado y que come bien.
  • Un cuy está enfermo cuando se separa de los demás, se arrincona, está decaído, no quiere comer, se le eriza el pelo, se le hunde la barriga, tiene diarrea y baja de peso rápidamente. En este caso hay que separarlo rápidamente de los demás para que no los contagie y acudir a un veterinario especializado en animales exóticos.

Las enfermedades más comunes de los cuyes son las siguientes:

  • Infección con parásitos externos: piojos, pulgas, garrapatas y sarna. Esto se puede controlar con una buena higiene de la jaula.
  • Disbiosis cecal: es muy grave porque puede producir la muerte de los animales. Puede ser producido por diversos factores, como bacterias (Clostridium piriforme), bajo nivel de fibra y excesivos carbohidratos de fácil fermentación, que generan una hipomotilidad cecal. Se recomienda higiene y desinfección periódica de las jaulas.
  • Neumonía: usar antibióticos específicos y evitar el frío y las corrientes de aire.
  • Escorbuto: se produce por la falta de vitamina C, y genera hemorragias internas. En este caso, hay que administrar 2 gotas de Redoxón (vitamina C en gotas) por cada 100 g de peso. El tratamiento debe durar hasta que la cobaya mejore.

Cuando compramos una cobaya es aconsejable llevarla al veterinario para una revisión para comprobar que tiene buena salud y para desparasitarla en caso de ser necesario.

Es recomendable acudir al veterinario mínimo una vez al año.

Es difícil percibir si nuestra cobaya está enferma, por lo que nuestra primera señal de alarma será ver a nuestra mascota escondida y triste. Ante esta situación, debemos llevarla a un veterinario de exóticos en seguida. Si nos es imposible llevarla a un especialista de animales exóticos (eso incluye a los roedores) podemos llevarla a un veterinario convencional para que la atiendan con un mínimo de conocimientos.

Síntomas que nos indican que nuestra cobaya está enferma:

  • Heridas en la piel o patas.
  • Diarrea.
  • Rascado excesivo.
  • Sobrepeso.
  • Pérdida de peso o de dientes.
  • No come o no bebe.
  • Enfermedades comunes en cobayas.

Las cobayas pueden ponerse enfermas debido a diversos factores como por ejemplo una mala alimentación, falta de cuidados o accidentes.

  • Deficiencia de vitamina C: Es causa de muchas enfermedades ya que la vitamina C es esencial. Para evitarlo, es importante proporcionar a nuestra cobaya una fuente de vitamina C como es el pimiento.
  • Enfermedad respiratoria: Es muy peligrosa porque puede derivar en una neumonía. Si nuestra cobaya tose, estornuda o tiene mucosidad, lo más probable es que esté tu cobaya resfriada. En ese caso, deberemos acudir al veterinario de inmediato, no podemos esperar.
  • Ácaros: La cobaya suele rascarse y provocarse heridas. Es importante llevarla al veterinario para aplicarle un antiparasitario.
  • Heridas, abscesos y fracturas: Puede ser necesario tratarla con antibióticos y hacerle curas.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos o escríbenos

¡Síguenos en las redes!

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.